Balance cinematográfico del año. Lo peor y lo mejor del 2019

2019 llega a su fin y como es tradicional costumbre en No es cine todo lo que reluce, tratamos de repasar lo que ha supuesto la cosecha fílmica con las típicas listas de lo mejor y lo peor del año en cuanto a estrenos cinematográficos, y este año nos encargamos tres de nosotros de haceros nuestro particular balance.


Balance cinematográfico del año por Jose F. Pérez Pertejo:

En primer lugar habré de decir que no he visto todo el cine que me hubiera gustado y que, además de la lógica subjetividad con la que uno hace estas listas en las que el único criterio es el gusto personal, habrá de tenerse en cuenta la posibilidad de que no haya visto algunos de los títulos que tal vez deberían ser considerados. Esto es especialmente relevante en el caso de “las peores” películas. Estoy absolutamente seguro de que las peores películas del año no las he visto, a estas alturas uno ya tiene cierta pericia para evitarse bodrios y no perder horas de vida sufriendo memeces. Aún así, las dos horas que perdí viendo la absurda pretenciosidad de Claire Denis, High Life, no me las devuelve nadie.

En cuanto a las mejores, me ha resultado difícil reducir la lista a diez títulos y más difícil aún colocarlas por orden, pero la tradición es la tradición y me he puesto a ello. Creo que las dos mejores películas del año son las dos que más difícil se lo pusieron al jurado del Festival de Cannes para decidir a quien daban la Palma de Oro y que sin duda alguna se disputarán el Óscar a la mejor película extranjera. Decidir si ponía por delante Parásitos de Bong Joon-Ho o Dolor y gloria de Pedro Almodóvar me ha producido verdaderos dolores de cabeza pero finalmente me he decantado por la originalidad del surcoreano aunque no me parece manifiestamente mejor que la última película del manchego, su mejor obra en mucho tiempo.

El regreso de Scorsese a las películas de mafiosos con El Irlandés me ha parecido muy agradecible y me parece lo mejor del año en lo que a Hollywood se refiere, seguido de otra producción de Netflix maravillosa: Historia de un matrimonio de Noah Baumbach. Completo la lista con la cuarta entrega de una saga mítica: Toy Story 4, The Farewell (lo mejor del cine indie americano en 2019); la felizmente estrenada en Europa última película de Woody Allen, Día de lluvia en Nueva York, retrasada durante un año por la ignominiosa cobardía de Amazon; la emocionantísima película brasileña La vida invisible de Eurídice Gusmão; la española Mientras dure la guerra, regreso al gran cine de Alejandro Amenábar tras la decepcionante Regresión, y la triunfadora en Venecia y una de las sensaciones cinematográficas del año, el Joker de Todd Phillips o, no sé muy bien qué decir, de Joaquin Phoenix en una de las más turbadoras interpretaciones del año.

Con gran dolor de corazón dejo fuera del “top ten” películas que me han gustado mucho como Cafarnaúm de Nadine Labaki, La caída del imperio americano de Denys Arcand (aunque sea de 2018 se ha estrenado en España en el 19), las Mujercitas de Greta Gerwig o, en cuanto al cine patrio, el regreso al cine negro del maestro José Luis Garci con El Crack Cero o el debut de la prometedora Belén Funes con La hija de un ladrón.

No voy a hacer este año una lista de peores películas pues como he dicho, las peores me las suelo evitar, reduzco la lista a un solo título, la citada High Life que me resultó insufrible. Prefiero, sin embargo, hacer una lista de películas fallidas que, sin parecerme malas, me parece que se han quedado muy lejos de las expectativas generadas, y aquí no puedo evitar empezar por Érase una vez en Hollywood, la última película de Tarantino que, a pesar de los parabienes mayoritarios de la crítica, me pareció argumentalmente caótica e innecesariamente larga. También me pareció fallida la bienintencionada Yesterday que partía de una idea muy original y que, a pesar de ser francamente entretenida, termina naufragando por el poco carisma de su protagonista masculino. Estrepitosamente fallida ha sido la adaptación del musical Cats de la que escribí recientemente. Y finalizaré citando Identidad Borrada de Joel Edgerton, un film enormemente atractivo, con un excepcional reparto que acaba naufragando víctima de su falta de pulso narrativo y su incapacidad para generar emociones.

Ahí van las listas:

Las mejores películas de 2019:

  1. Parásitos (Bong Joon-Ho)
  2. Dolor y gloria (Pedro Almodóvar)
  3. El Irlandés (Martin Scorsese)
  4. Historia de un matrimonio (Noah Baumbach)
  5. Toy Story 4 (Josh Cooley)
  6. The Farewell (Lulu Wang)
  7. Día de lluvia en Nueva York (Woody Allen)
  8. La vida invisible de Eurídice Gusmão (Karim Aïnouz)
  9. Mientras dure la guerra (Alejandro Amenábar)
  10. Joker (Todd Phillips)

La peor película de 2019:

  1. High Life (Claire Denis)

Balance cinematográfico del año por David Pérez “Davicine”:

No voy a negar que durante el año, cuando veo una película pongo una puntuación para recordar lo que en ese momento me pareció, pero el paso de los meses hace madurar esa sensación inicial, y cuando repasas hacia atrás las películas vistas, algunas han mejorado y otras han caído en el olvido con más facilidad de lo que pensaba. Y por ese motivo es muy difícil realizar una lista de lo mejor y lo peor del año, sobre todo a la hora de poner un orden, pero sí que tengo claras cuales no deben faltar en este repaso.

Si tengo que destacar una película por encima de las demás, esa es Parásitos, de Bong Joon-ho, una de esas películas que sigue en tu cabeza incluso semanas después de su visionado, un ejemplo de cómo el mundo debe abrir sus puertas al cine de cualquier país, e incluso merecería estar en los Oscars no sólo como película de habla no inglesa, sino como mejor película. Y ahí mismo se enfrentaría con Dolor y Gloria, otra de mis películas predilectas este año, una obra perfecta y madura de Almodovar con un inconmensurable Antonio Banderas, capaz de hacernos ver en su rostro al propio cineasta manchego, pero manteniendo su propio estilo.

El cine de superhéroes, por decirlo de alguna forma, ha entrado fuerte este año, pero no sólo en taquilla con el regreso de los Vengadores, sino con una obra cumbre en lo que adaptaciones de DC se refiere, pues Joker, de Todd Phillips, no es sólo una gran interpretación de Joaquín Phoenix, es una película salvaje y cruda repleta de mensaje, que merece por méritos propios dejar de decir de ella que es una gran película de superhéroes y tan sólo decir que es una gran película, que no es poco y es mucho más.

Para terminar el año, y como regalo de Navidad, las salas de cine nos trajeron Mujercitas, un auténtico caudal de emociones destinado a inundar nuestros corazones, capaz de emocionarnos como si fuera le primera vez que vemos esta historia en el cine. A pesar de las múltiples adaptaciones, Greta Gerwig ha exprimido la esencia de la novela para llevarla a su terreno y volver a enamorarnos de las hermanas March. Y no dejo el amor, pues Scarlett Johansson y Adam Driver han brillado en la pequeña pantalla, y es que Historia de un matrimonio, de Noah Baumbach, nos ha encandilado con una cruda historia de amor donde todo parece encajar a la perfección para recrear el dolor de sus protagonistas.

Como demostró en su sorprendente debut, Kaili Blues, Bi Gan está preocupado por materializar el espacio mental y transmitir sensación física en sus obras. Sus ambiciones cinematográficas se cristalizan en Largo viaje hacia la noche, una película que merece la pena revisionar para apreciar mucho mejor sus detalles y hacernos soñar despiertos.

Pixar no suele fallar, y como siempre suele colar una película en mi lista de lo mejor del año,… y Toy Story 4 no iba a ser una excepción. Tras un final perfecto en la tercera entrega, pensábamos que seguir con estos juguetes era exprimir la franquicia, pero no, han sabido brindarnos una nueva historia con la que divertirnos y emocionarnos de nuevo. Y no dejo la fantasía, aunque con un estilo muy distinto, pues no puede faltar en mi lista Border, una película maravillosamente extraña, en ocasiones sorprendente a la par que hilarante, completamente escandinava, pero llevada a cabo con acierto bajo la forma de un drama con toques de mitología nórdica. Es, sencillamente, la historia de una persona que puede decidir y decide escoger su propia identidad.

Aitor Arregi, Jon Garaño y Jose Mari Goenaga ya nos sorprendieron gratamente con Handia y Loreak, y no quisieron bajar el nivel con La trinchera infinita, una combinación perfecta de silencios y sombras para recrear la soledad y el miedo con el que vivieron muchas personas durante la dictadura, y nos da una clase magistral de cómo contar una emotiva a la par que dura historia, con dos impecables interpretaciones, y una asfixiante ambientación que permanecerá en nuestra memoria.

Cierro mi lista con Adiós, y nunca mejor dicho, pues la película de Paco Cabezas con Mario Casas al frente del reparto es un potente drama criminal con un reparto en estado de gracia que nos atrapa y nos lleva de la mano de una dura historia de venganza donde los sentimientos fluyen como la sangre. Es una película de venganza realizada de forma elegante que no debe dejarse escapar aunque Liam Neeson no esté en ella, pues Mario Casas nos ofrece uno de sus mejores papeles hasta la fecha.

En relación a las peores películas, más que cebarme con ellas, lo que voy a citar son las que más me han decepcionado, bien por esperar mucho de ellas o bien por no tener ningún tipo de valor cinematográfico, ni tan sólo el puro entretenimiento.

Entre las que menos me han gustado está La llorona, que si bien no esperaba algo del nivel de la saga Expediente Warren, si al menos que me asustaran y no fuera un intento fallido de crear suspense en el cine con algo que lo que deseo es que me ponga los pelos como escarpias. Pero no sólo el género de terror defrauda, pues este año el cine infantil ha sido capaz de ofrecernos producciones que ni los más pequeños han disfrutado, como Playmobil: La película o Uglydolls.

Y si los superhéroes han colado Joker entre las mejores, tampoco faltan entre las peores del año, y así la nueva versión de Hellboy y la última entrega de los mutantes, X-Men: Fénix Oscura, han sido incapaces de encontrar el camino para cumplir al menos con lo que esperábamos de ellas.

Pero como estamos cerrando el año, y lo que queremos es disfrutar, confío os quedéis en el recuerdo con las películas que más os han gustado, y así os dejo mi lista de mis mejores películas de 2019:

  1. Parásitos (Bong Joon-Ho)
  2. Dolor y gloria (Pedro Almodóvar)
  3. Joker (Todd Phillips)
  4. Mujercitas  (Greta Gerwig)
  5. Historia de un matrimonio (Noah Baumbach)
  6. Largo viaje hacia la noche (Bi Gan)
  7. Toy Story 4 (Josh Cooley)
  8. Border (Ali Abbasi)
  9. La trinchera infinita (Jon Garaño, Aitor Arregi y Jose Mari Goenaga)
  10. Adiós (Paco Cabezas)

Balance cinematográfico del año por Fernando Quintero:

No me gusta poner adaptaciones de nada en el primer lugar de la lista, pero Joker es sobrecogedora. No tiene ni un pero y echaba de menos algo así desde hacía mucho tiempo. Este año ha vuelto Scorsese, De Niro y compañía, pero Todd Phillips ha hecho una película mas Scorsersiana que el propio Scorsese.

Por los mismos motivos anteriores, El Irlandés se encuentra en este segundo lugar. Está película tiene todo lo que hace bien Martin Scorsese, y tiene ese detalle que casi nadie se da cuenta. Todo el mundo se ha quejado de la duración de 4 horas de la cinta, pero esa gente disfruta más de Maléfica que de cualquier historia que pudo llegar a ser real. Y sí, tuve la suerte de verla en el cine.

Joaquin Phoenix por partida doble en esta lista en un género olvidado que cada vez se reivindica más. Curiosamente Los hermanos Sister no se ha hecho mucho eco, ni tan siquiera en su versión domestica, solo los amantes del verdadero cine han sabido disfrutarla. A pesar de tener un panel de protagonistas de élite, no ha hecho mucho ruido, gracias al eclipse Marvel/Disney.

Que sí, que los dibujos no se parecen en nada a los de la década de los 90, que parecen tener menos detalles, que sois todos unos haters los que habéis criticado Dragon Ball Super. Broly. Pues yo me lo pasé pipa. No pude verla en el cine por lo poco comercial que fue y por otros temas a parte, pero la disfrute como en mi infancia un sábado por la mañana mientras desayunaba viendo la televisión. ¿Y qué queréis que os diga? Los tíos de 30 a 40 años que crecieron viendo Bola de Dragón en Antena 3 saben que han disfrutado con esta historia como con cualquiera de la saga.

Y si pongo It. Capítulo 2 pensaréis: “Qué poco gusto tiene este” Cuando uno se sienta a ver una película en el cine, en su salón o en casa de algún amigo o amiga, lo único que se quiere escuchar es el silencio del espacio donde estéis y lo que sale de la pantalla. Pues con este silencio fui a verla con mi pareja y no pude disfrutar más con cada susto, con la interpretación de Bill Skarsgård y con todo en general. Me lo pasé como un niño chico y creo que eso es lo que cuenta a la hora de ver una peli. Sin criticar, ni spoilear, ni pensar que puede pasar después…

Lo siento. Una de las películas que marcó mi infancia va a estar en mi lista. No solo porque la vi como que tropecientas millones de veces, sino porque Jon Favreau ha hecho que vuelva a sentir toda la alegría, tristeza y amor que sentí por una película completa como El Rey León

Érase una vez en… Hollywood ha sido muy criticada y es muy criticable, pero Tarantino es así. Le da igual todo. Él está contento con su producto final y yo estoy contento de poder haber visto otra película del director en el cine. Es de los pocos realizadores por los que me muevo para sentarme en una sala de cine a ver todas y cada una de sus cintas. En esta Tarantino quizá no ha dado con la nota y ha copiado el final libre que ya hizo en Malditos Bastardos, pero solo él puede hacer algo así y que al final te dé tanto coraje como gusto por la película.

La Favorita no ha sido mi favorita, pero Yorgos Lanthimos es un director que descubrí gracias a esta página cuando tuve la oportunidad de ver Langosta en mi primer Festival de Cine de Sevilla y no he parado de ver sus películas. Me pasa igual con Tarantino: Lanthinos = Voy corriendo al cine.

Escribiendo esta lista me estoy dando cuenta que tengo un poco de fetiche por según que directores. Igual me pasa con Jordan Peele. Flipé con Déjame Salir e igual con Nosotros. No solo se trata de una historia de terror con unos doppelgänger de una familia, sino que habla de nuevo del racismo, de querer ocultar la verdad, de la política estadounidense, de todo un poco y camuflado con una historia de terror para hacer que la gente vaya a las salas y abra los ojos. Una pena que muchos de ellos se queden con la cortinilla de Blumhouse en vez de con la verdadera historia.

Con Vengadores: Endgame me bajo los pantalones y por una simple razón: disfruté. Recuerdo que fui al estreno un jueves a las 00:00, la primera proyección y de igual manera recuerdo risas, sustos, aplausos, llantos… todo eso en una película de superhéroes. ¿En serio? No me avergüenza admitir que es posiblemente la película de la década, no por números, sino porque sirve de cierre para decenas de películas de un universo creado en 2009 con un tío y su armadura, además obviamente será el principio de una nueva historia de decenas de películas más.

Si cierro mi top de 10 mejores películas con una de Marvel, abro mi top de peores con otra de la misma compañía. Y es que es una auténtico aburrimiento sentarse a ver Capitana Marvel. Me recordó tanto a otras películas olvidables de la franquicia… Películas como Thor, Spider-Man 3, Iron Man 3… Esta película solo sirvió para hacer conjeturas sobre el universo Marvel. Fin. 

Disfruto mucho con cada una de las películas de MIB, pero Men In Black: International me dejo frito. Diréis lo que queráis de Will Smith, pero da chispa a muchas películas. No me lo pasé bien, no hay mucho más que decir. A Tim Burton se le va tanto la cabeza que algunas veces parece que se le va dentro de lo que se le va. Como si fuera Origen,  la locura de Tim Burton dentro de la locura de Tim Burton. Y Dumbo es esto, los intestinos de Tim Burton.

Keanu Reeves no hace películas buenas.” Muchos que han visto John Wick. Capítulo 3 – Parabellum han tomado esa premisa para catalogarla como mala, pero yo no me baso en eso porque ahí esta Scanner Darkly, Le llaman Bodhi, Drácula de Bram Stoker, Johnny Mnemonic… Yo me baso en que no me sentí tan cómodo como en sus predecesoras. No me sirvió ni para pasar el rato, igual que 6 en la sombra. Esta la vi hace relativamente poco en uno de esos días que no te apetece pensar, te tiras en el sofá y desconectas. Pues no fue así, no pude dejar de mirar la pantalla por la cantidad de errores de raccord que vi. Hubo uno en especial que me llamó la atención en el que uno que está muerto, abre los ojos, los cierra, le quitan el cuchillo de la mano y vuelve a morirse cuando ya estaba muerto…. en fin, una basura.

Y termino con Terminator: Destno Oscuro. Pensé que vería una historia como la de Terminator 2, incluso cuando dijeron que Edward Furlong regresaría. Me imaginé que el actor perdería peso, retomaría su papel y escaparía junto a Sarah Connor. Parece que algunas veces la imaginación es mejor que cualquier película. 

Allá va la lista de mis mejores películas de 2019, que es lo que nos debemos quedar de este año:

  1. Joker (Todd Phillips)
  2. El Irlandés (Martin Scorsese)
  3. Los hermanos Sister (Jacques Audiard)
  4. Dragon Ball Super. Broly (Tatsuya Nagamine)
  5. IT. Capítulo 2 (Andy Muschetti)
  6. El Rey León (Jon Favreau)
  7. Érase una vez en… Hollywood (Quentin Tarantino)
  8. La Favorita (Yorgos Lanthimos)
  9. Nosotros (Jordan Peele)
  10. Vengadores: Endgame (Hermanos Russo)

Un comentario en «Balance cinematográfico del año. Lo peor y lo mejor del 2019»

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: