lunes, junio 17, 2024

Crítica de ‘Verano en rojo’: Con la Iglesia hemos topado

Las críticas de Daniel Farriol:
Verano en rojo

Verano en rojo es un thriller dramático español que está dirigido por Belén Macías (El patio de mi cárcel, Marsella), que también coescribe el guion junto a Helio Mira (Últimas voluntades, No somos nadie), adaptando la novela de Berna González Harbour con la que inició la tetralogía sobre la Comisaria Ruiz. La historia sigue a una mujer policía que, con la colaboración de un veterano periodista, investiga un tenebroso caso que conecta los asesinatos de dos jóvenes con secretos inconfesables de una importante orden religiosa.

Está protagonizada por Marta Nieto (Edén, Feria: La luz más oscura), José Coronado (Cerrar los ojos, Entrevías), Luis Callejo (Apagón, La noche más larga), Francesco Carril, Richard Sahagún, Marc Martínez, Tomás del Estal, Zoe Arnao, Ramón Agirre y Javier Godino. La película se ha estrenado en España de la mano de DeAPlaneta el día 8 de Septiembre de 2023.

¿El inicio de una nueva saga policíaca?

Verano en rojo es la esperada adaptación cinematográfica de la novela policíaca escrita en 2012 por Berna González Harbour, con la que su autora inició una saga literaria centrada en el personaje de la Comisaria Ruiz, aquí interpretada por la siempre estupenda Marta Nieto. Las andanzas de la tenaz detective tendrían su continuidad en papel con «Margen de error» (2014), «Las lágrimas de Claire Jones» (2017) y «El sueño de la razón» (2019), así que estará por ver si el personaje también tendrá el mismo recorrido en pantalla grande a través de nuevas adaptaciones al cine de los libros, al estilo de lo que se hizo con la trilogía del Baztan, con la que esta historia guarda bastantes similitudes en cuanto a su acercamiento al género.

En esta primera aventura, María Ruiz, se enfrentará a un asesinato de apariencia común que acabará destapando todo un entramado de abusos sistemáticos practicados por sacerdotes pedófilos en escuelas católicas que actúan bajo el amparo de la Iglesia y sus dirigentes. No estará sola en la investigación y se unirá al caso un periodista veterano, Luna (José Coronado), el cuál ha sido recientemente despedido de su periódico por no saber acoplarse al reto de las nuevas tecnologías en la transmisión de la información, pero cuyo olfato de viejo sabueso sigue intacto y le llevará a descubrir nuevas pistas que ayudarán a cerrar el círculo sobre los sospechosos con sotana.

Sin duda, se trata de un tema polémico que aúna la investigación policíaca con la denuncia social y que sirve para ficcionar una realidad atroz a la que no siempre se ha puesto el foco mediático necesario para erradicar el problema.

Verano en rojo

La denuncia social que subyace bajo la intriga criminal

Verano en rojo es una adaptación pulcra que carece de la atmósfera siniestra que requería. La sensación inicial, introduciendo tantas subtramas y personajes, es que posee una concepción mucho más cercana a una serie de televisión que a una película independiente, lo que conlleva que personajes con tanto potencial como el Bedel (Javier Godino) o el propio Luna, acaben engullidos por el devenir de acontecimientos que impiden un mayor desarrollo psicológico de los mismos.

Por suerte, Belén Macías logra poner orden al caos y no embarullarse demasiado al mezclar aspectos familiares, románticos y criminales, logrando dotar de cierto carisma a personajes secundarios o que tienen una única aparición en pantalla, para ello tiene la complicidad de un reparto que incluye grandes nombres de nuestro cine. Eso sí, el querer abarcar tantas cosas en tan poco tiempo, hace que el ritmo de la película se resienta en muchos momentos, renunciando así al frenesí que debería adquirir cualquier investigación policíaca.

La directora apuesta por un thriller de cocción lenta y con pocas secuencias de acción. Los mecanismos del suspense acaban siendo una excusa perfecta para potenciar su discurso crítico hacia la impunidad delictiva que poseen las instituciones religiosas dentro de nuestra sociedad, con la connivencia de la policía, medios de comunicación y otros poderes fácticos. Es evidente que un material tan sensible es complicado de manejar, sobre todo si se quiere llevar ese mensaje a un público generalista, por eso la propuesta incluye demasiados lugares comunes y estereotipos psicológicos que acaban amortiguando el impacto emocional buscado.

Verano en rojo

La mirada de Dios

Verano en rojo se inicia con una secuencia ambientada en el cementerio de Oteiza donde vemos a un niño asistir a un funeral bajo la lluvia. Se trata de un flashback que nos pondrá en antecedentes sobre la fragilidad de la inocencia, tal y como comprobaremos más tarde cuando un sacerdote utilice la magia para acercarse a los niños de los que después abusa sexualmente. La aparición de la lluvia tiene también un componente religioso acerca de la purificación del alma. La culpa y el pecado obsesionan al traumatizado asesino al igual que sucedía con muchos asesinos en serie de los thrillers que se realizaron en los años 80/90 y donde lo místico/religioso provenía de una infancia sometida a una estricta educación moral. Sin ir más lejos, ese mismo cortocircuito se produce en la granjera psicópata de la trilogía de Ti West sobre Pearl.

Belén Macías utiliza su cámara con astucia para amplificar la vertiente espiritual del relato mediante una puesta en escena que propone constantemente encuadres picados y contrapicados que dibujan la distancia ética entre los personajes así como el falso equilibrio de poder entre ellos. Muchos planos cenitales desde los que observa a los personajes nos invitan a compartir la mirada de un Dios ausente o, en su defecto, semienterrado bajo los ideales marchitos de los que predican su palabra, tal y como parece señalar esa otra escena rodada en el Parque Juan Carlos I con la escultura «Dedos» de Mario Irarrázabal al fondo.

Verano en rojo

Un thriller que no renuncia a la intimidad de sus personajes

Son detalles de puesta en escena que sirven para desembarazarse un poco de la sensación formulaica generalizada que se desprende de la propuesta, dicho esto sin tono peyorativo y en el sentido de que se trata de una película que encajaría perfectamente como episodio de una serie policíaca de plataformas. De hecho, como decíamos antes, nos quedaremos con ganas de saber más de algunos personajes o que la trama periodística tenga el mismo peso que la policíaca.

En general, Verano en rojo es un interesante thriller dramático con trasfondo social que se maneja mucho mejor en los momentos íntimos que en todos aquellos relacionados directamente con la trama de investigación. Por ejemplo, en la película resulta mucho más emocionante una conversación que mantiene la protagonista con su hija sobre la figura del padre fallecido que cuando la policía en acto de servicio se dispone a atrapar al asesino. Está por ver si la película tendrá su continuidad con la adaptación del resto de novelas sobre la Comisaria Ruiz porque ahí habrá margen suficiente para abarcar una dimensión más completa del resto de personajes.

Verano en rojo


¿Qué te ha parecido la película?

Verano en rojo

6.8

Puntuación

6.8/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

9,670FansMe gusta
2,070SeguidoresSeguir
500SeguidoresSeguir
23,108SeguidoresSeguir
5,210SuscriptoresSuscribirte
- Publicidad-

ÚLTIMAS PUBLICACIONES