Crítica de ‘Red Christmas’: ¡Un slasher provida!

Las críticas de Daniel Farriol:
Red Christmas

Red Christmas es un filme de terror australiano que está escrito y dirigido por Craig Anderson. La historia está ambientada en el día de navidad, cuando una madre tendrá que proteger a su familia de un perturbado encapuchado que pretende despedazarlos a todos en una especie de venganza relacionada con su nacimiento. Está protagonizada por Dee Wallace (Cujo, Critters), Sarah Bishop (Crushed, Find Your Voice), Geoff Morrell, David Collins, Janis McGavin, Bjorn Stewart, Gerard Odwyer, Sam Campbell y Deelia Meriel. La película nunca llegó a estrenarse en cines en España. En la actualidad puedes verla en Amazon Prime Video.

Navidades de color rojo sangre

Red Christmas es una de esas desconocidas películas de Serie B que si no te la explican nunca te creerías que existen. El bueno de Craig Anderson es un director australiano que en su perfil de twitter afirma tener en casa una colección de más de 10.000 cintas VHS que incluyen joyitas del calibre de The Terror of Tiny Town (Sam Newfield, 1938) o Basket Case (¿Dónde te escondes, hermano?) (Frank Henenlotter, 1982), algo que puede ayudarte a entender el tipo de película al que nos enfrentamos.

Su película está ambientada en Navidad, pero no desprende el edulcorado espíritu navideño habitual, si no que busca emparentarse más con la perversidad de Noche de paz, noche de muerte (Charles E. Sellier Jr., 1984) o Navidades infernales (Lewis Jackson, 1980), con la salvedad que aquí los infames protagonistas no tendrán que lidiar con un Santa Claus asesino, ya que el psicópata de turno adquirirá una dimensión inesperada que le convertirá incluso en alguien con quien el espectador llegará a empatizar en su venganza.

Lo más descabellado del asunto y entrando de lleno en el territorio de los spoilers, es que Cletus (Sam “Bazooka” Campbell), un hombre deforme que arrastra sus pies y oculta el rostro bajo una capucha, es el resultado de un aborto practicado a Diane (Dee Wallace), la cuál quiso renunciar de joven al bebé del que estaba embarazada tras descubrir que iba a nacer con síndrome de Down. Ahora, ya adulto, Cletus regresa a la casa familiar en busca del amor que nunca tuvo, pero tanto su madre como sus hermanos lo rechazan por considerarlo un bicho raro. El amor se transforma entonces en un odio sangriento hacia todos ellos…

Una contradictoria ozploitation sobre el aborto

La película tiene una grave problema de posicionamiento ideológico ante un tema tan delicado como el aborto, algo precisamente de plena actualidad en el debate político y social abierto en los Estados Unidos. Red Christmas comienza con unos créditos donde resuenan proclamas anti abortistas de predicadores y mentalidades conservadoras, pero la exageración de las palabras que pronuncian los hacen ver como fanáticos reaccionarios ante los que la película parece querer posicionarse en contra. De hecho, en algunas entrevistas que he podido leer, el director asume para sí un discurso a favor del derecho de la mujer a tener un acceso seguro a la sanidad para casos así, sin embargo, acaba siendo contradictorio con lo que transmite su película que es una crítica rotunda a la eugenesia y al aborto en sí mismo. Un lío, vamos.

Se nota la falta de presupuesto y de medios en cada uno de los planos. Anderson asumió un complicado rodaje en tan solo 11 días, a una sola toma por escena, en el que fuerza los encuadres mediante posiciones de cámara extrañas en pos de una originalidad escénica que destaque por encima de sus carencias. Casi nunca lo consigue. Muchos planos afean la imagen, la fotografía vira a rojo de manera efectista, se pierde el eje de las miradas o se entorpece el ritmo del montaje con encuadres picados/contrapicados que no vienen a cuento, eso sí, la película rezuma pasión videoclubera por los años 70-80 y se adivina un intento de acercamiento al giallo de los maestros italianos. De alguna manera, Red Christmas podría considerarse como un cruce bastardo entre Black Christmas (Bob Clark, 1974) y ¡Estoy vivo! (Larry Cohen, 1974), bajo el prisma de una ozploitation australiana.

Una bizarrada que podría tener secuela

Pese a la mala factura técnica y contar con unos personajes odiosos de los que se disfruta viendo morir, la película contiene algunos aciertos reseñables. Por ejemplo, los asesinatos son bastantes creativos y ofrecen un festín gore para los hambrientos del género. Además, Cletus es una curiosa combinación entre «El fantasma de la ópera» y el John Merrick de El hombre elefante (David Lynch, 1980), alguien que merecía un mejor desarrollo en el guion. Su encuentro inicial con el granjero y la llegada posterior a la casa familiar donde quiere leer una carta a los presentes, nos muestran a un ser lastimero que ha sido maltratado por lo peor de la condición humana. Tan solo busca el cariño de una madre y se vuelve un asesino despiadado cuando es rechazado nuevamente. Si la película hubiese optado por utilizar su punto de vista hubiera sido más interesante.

En definitiva, Red Christmas es un filme de bajo presupuesto, cutre y bizarro, que contiene graves problemas ideológicos en su planteamiento y que solo es apto para degustadores de la Serie B, la sangre fácil y, en especial, para todos aquellos que odien vivir unas navidades perfectas en familia. También está la curiosidad de tener en pantalla a una madura Dee Wallace, musa del terror en los años 80. Eso sí, advierto que si no has tenido suficiente con esta majadería hemoglobínica, el director amenaza con realizar una secuela de la que ya tiene el guion escrito, Red Christmas: Coffin Birth, historia que estaría ambientada 20 años después en una Universidad de ambiente misógino en la que se están cometiendo asesinatos contra estudiantes masculinos, promete barullo ideológico nuevamente.


¿Qué te ha parecido la película?

Red Christmas

4

Puntuación

4.0/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: