Crítica de ‘Cangrejo Negro‘: Una historia sobre la moralidad en medio de la guerra

Las críticas de David Pérez «Davicine»:
Cangrejo Negro

Para poner fin a una guerra apocalíptica y salvar a su hija, una soldado emprende una misión desesperada: transportar un cargamento ultrasecreto por un mar helado. Noomi Rapace (Prometheus, Siete hermanas) protagoniza Cangrejo Negro, dirigida por Adam Berg. Completan el reparto de este thriller de acción Jakob Oftebro, Erik Enge, Dar Salim, Ardalan Esmaili, Aliette Opheim y David Dencik. La película se estrena en Netflix el 18 de marzo de 2o22.

La guerra en la vida real y en la ficción

Si recientemente Netflix se aventuraba a estrenar una película sobre los horrores de la guerra y las consecuencias en la población civil, como es Una sombra en mi ojo, de nuevo vuelven a la carga con otra película que nos hace recordar los fatídicos acontecimientos que están teniendo lugar en Ucrania. No se si es el momento perfecto para estrenar estas películas, pero lo que está claro es que estos estrenos ya estaban planeados mucho antes por parte de Netflix, y lo que vemos en ambas películas no puede compararse con la guerra actual, aunque claramente hay paralelismos de una u otra manera.

Cangrejo Negro es un thriller sueco de acción ambientado en un mundo postapocalíptico machacado por la guerra. Durante un largo y crudo invierno, seis soldados emprenden una misión secreta por un archipiélago helado y se juegan la vida para transportar un misterioso paquete que podría poner fin a la guerra. Mientras se adentran en hostil territorio enemigo, ignoran por completo qué peligros los aguardan ni en quién pueden confiar, si es que pueden fiarse de alguien. Pero, para Caroline Edh, que antes de soldado fue patinadora, esta misión es algo muy distinto.

El frío como enemigo invisible

Una ambientación helada siempre es idónea para los thrillers nórdicos, ya que la mera necesidad de exponerse a estas temperaturas se convierte en una lucha por la supervivencia. Muchas películas ya han recurrido a estos escenarios para ver la capacidad de supervivencia del ser humano, como la reciente Perdidos en el Ártico, donde además de la temperatura todo giraba alrededor de una carrera contrarreloj.

En esta ocasión, Cangrejo Negro narra las vicisitudes de esos seis soldados en su desesperada misión a través del hielo. Mientras se dejan la piel en ella, tienen que decidir qué precio están dispuestos a pagar por su propia supervivencia. Por lo tanto, no tenemos en esta película la misma presión de luchar contra el tiempo, pero no es algo que sobre dado que sobre ellos recae el peso de llevar un cargamento que pondría fin a la guerra, y eso es más que suficiente presión para que se den prisa. Además, como novedad, los seis marchan sobre patines de hielo, lo que reduce significativamente el riesgo de romper el hielo.

Una misión irreal y muy real

Bajo la premisa de no poder desplazarse en vehículos sobre el hielo, pues un tanque, o incluso un coche, haría ceder el hielo por su peso, y tampoco poder viajar en barco dado el grosor del hielo en algunas zonas, la historia innova con la idea de una misión de patinaje sobre hielo en plena guerra. Ciertamente es algo que no genera de por si excesiva emoción, pero han sabido capturar la sensación de viajar por un terreno inhóspito con la guerra de fondo para que cada plano resulte trepidante.

Estando en medio de placas gigantes de hielo estás expuesto al enemigo, sin nada que sirva de escondite, por lo que una vez descubierto tienes pocas opciones de protegerte. Es por eso que el equipo decide viajar casi siempre de noche, para aprovechar la oscuridad, y ahí entra en juego el fabuloso trabajo de fotografía qué ha realizado Jonas Alarik para dotar a la película de una atmósfera increíblemente realista de algo que de inicio podría sonar irreal.

Hay planos sorprendentes que nos hacen buscar un «Cómo se hizo» y comprobar de primera mano si ha sido realizado con cromas o realmente se fueron a rodar a alguna zona helada donde patinar. De la misma manera, la sensación de patinar sobre endebles placas de hielo es muy realista, apreciándose desde el desgaste producido por los patines al pasar sobre el hielo hasta lo que esconde el agua bajo esa delicada pista de patinaje.

Sin entrar en spoilers, hacer mención especial a una escena en la que se encuentran con un pareja excesivamente desagradable y truculento en el hielo, una escena de las que te ponen los pelos de punta al recordar que, aunque estemos viendo una película de ficción, algo así podría llegar a convertirse en realidad en estos tiempos que nos está tocando vivir.

Un futuro cercano en un lugar poco concreto

Cangrejo Negro evita mojarse en temas bélicos que pudieran generar hostilidad por parte de cierto sector del público, por eso sabemos que los protagonistas se podrían encontrar en Suecia, dada la nacionalidad de la película y el reparto, así como por las referencias de ciudades que se dicen, pero oculta exactamente dónde tiene lugar la historia. De la misma forma, tampoco se revela quién pelea contra quién, y ni siquiera los motivos. ¿Los personajes principales son parte de los defensores o de los atacantes?

El contexto es pobre, tan sólo sabemos que hay una guerra en un futuro apocalíptico y que para ganarla, o al menos poner fin, hay que llevar un cargamento de un punto A a un punto B. Podríamos haber empatizado menos al ser algo tan abierto, pero quizás también por eso en nuestra mente podemos imaginarnos cómo hemos llegado hasta ahí y eso nos pone la piel de gallina.

Lo único que nos permite tener algo de contexto son los flashbacks que nos ofrecen pequeños fragmentos de las vidas pasadas de los protagonistas, en concreto del personaje de Noomi Rapace, pero sigue siendo demasiado pobre para que sepamos cómo hemos llegado hasta ahí, no proporcionando casi información sobre el trasfondo de la historia ni sobre los personajes. Lo que podría ser un defecto, convierte a la película en algo más universal, siendo mucho más que una historia sobre la guerra.

Cangrejo Negro es un thriller que podría no permitir que nos metamos en su historia por la falta de contexto, pero lo suple con una increíble atmósfera y una magnífica Noomi Rapace que es capaz de mostrarse como una luchadora innata y como una madre desesperada. Más que una película bélica es una película sobre la moralidad y la falta de decencia a la hora de intentar ganar una guerra.


¿Qué te ha parecido la película?

Cangrejo Negro

7

Puntuación

7.0/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Un comentario en «Crítica de ‘Cangrejo Negro‘: Una historia sobre la moralidad en medio de la guerra»

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: