Crítica de ‘Star Wars: los últimos Jedi’: Ruptura con el pasado

Las críticas de Óscar M.: Star Wars: Los últimos Jedi

Romper con el pasado es la idea que se ha propuesto Rian Johnson desde la misma escritura del guión y la dirección de la octava aventura galáctica, titulada Star Wars: los últimos Jedi. Dicha premisa la repite verbalmente varias veces en los diálogos de los personajes y lo demuestra con una historia continuista que aúna la revisión de acontecimientos ya vistos en El imperio contraataca y El retorno del Jedi, mezclándolos con nuevos planteamientos y detalles que a nadie que conozca la saga original al dedillo se le van a escapar.

A estas alturas de la franquicia nadie puede negar que Star Wars: El despertar de la fuerza era una entrega muy complaciente para los seguidores galácticos, que prácticamente revisitaba en el fondo y en la forma la película original llamada La guerra de las galaxias (o Star Wars: Episodio 4 o Star Wars: Una nueva esperanza, esa película tiene nombres a gusto del consumidor). JJ Abrams retomaba esquemáticamente las mejores ideas de esa primera entrega, sentaba las bases para un nuevo futuro alejado del abusivo ordenador de la segunda trilogía (Episodios I, II y III) y donde los elementos digitales volvían a estar al servicio de la historia.

Johnson tenía la titánica tarea de ofrecer una secuela coherente, que se deshiciera del lastre que cargaba y reforzar todo lo que JJ se había encargado de plantear hace sólo dos años. Y lo consigue con bastante esfuerzo y extendiéndose en exceso durante dos horas y media. Hablo de exceso de metraje no porque la trama sea aburrida ni porque la historia no sea interesante, pero recuperar esquemas argumentales y situaciones de dos películas anteriores, mezclándolos y al mismo tiempo continuar con una historia y no ponerle un fin definitivo es un trabajo muy difícil que no ha escatimado en minutos.

Por el camino, hemos perdido los toques humorísticos que hacían a la primera trilogía tan disfrutable y menos “pesada”. Esos momentos de relajación son totalmente necesarios en la trama (y al igual que se perdieron en la segunda trilogía, aquí son bienes escasos) y en esta ocasión se han centralizado (y han abusado en exceso) en los nuevos muñecos (Disney se va a hinchar a vender cobayas estas navidades, como ya lo hizo hace dos años vendiendo robots-pelota). Y lamentablemente (al igual que en Star Wars: El despertar de la fuerza), la música de John Williams no deja un residuo tan memorable como en anteriores entregas (habrá que darle otra oportunidad en solitario para apreciar su trabajo como es debido).

Star Wars: los últimos Jedi sufre por su duración, pero no por su argumento, el cual nos vuelve a ofrecer escenas para la memoria (como ya han quedado las de anteriores entregas) y una oscuridad dramática en una historia que elimina sistemáticamente en cada escena la posibilidad de un final feliz para todos los personajes. Aunque la chispa de la esperanza (otra de las constantes del guión es la repetición de este mantra) se mantiene brillante y titubeante, el espectador la pierde de vista y duda de su existencia en muchas ocasiones durante las batallas, persecuciones y asedios múltiples. Incluso la esperanza del regreso de Luke a escena, de una brutal batalla contra el mal se resiste y el guión no da al espectador lo que quiere sin que haya un sufrimiento previo.

La evolución de los personajes que ya conocemos está al servicio de la historia, aunque ni unos ni la otra avanzan tan rápidamente como desearíamos. Los personajes principales continúan con la situación en la que estaban en la anterior película y no hay una diferencia destacada (con una excepción clara, que no desvelaré para no destripar la historia). El único contrapunto positivo a tanto dramatismo oscuro es la esperanza del poder del pueblo dormido, un pequeño detalle que hace que recuperemos la esperanza y afrontemos el futuro de la saga con expectación.

Los constantes guiños a El Imperio y El Jedi harán las delicias de los seguidores, buscando detalles (como el condensador de fluzo, de Regreso al futuro) o estableciendo paralelismos argumentales y situaciones similares a las vistas anteriormente. Como si se tratara de un universo alternativo o como si la vida volviera a dar una nueva versión del pasado, porque quien no aprende de sus errores pasados está condenado a repetirlos, Lucas no aprendió en Star Wars: La amenaza fantasma y lo repitió dos veces más en las secuelas posteriores. Johnson en Star Wars: los últimos Jedi, sin embargo, aprende bien de los Episodios 5 y 6, y se desvincula rompiendo y aniquilando todo lo que puede a su paso, y dejando una historia sin final, (como pasó en El imperio) con preguntas aún sin respuesta, y un futuro desconocido y lleno de incertidumbres.

También te puede interesar

4 comentarios sobre “Crítica de ‘Star Wars: los últimos Jedi’: Ruptura con el pasado

  • el 15 diciembre, 2017 a las 11:54 am
    Permalink

    A mí me gustó el episodio 7, a ver si no me defrauda el 8

    Respuesta
  • el 15 diciembre, 2017 a las 8:34 pm
    Permalink

    Abro hilo con SPOILERS! SPOILERS! SPOILERS! SPOILERS! SPOILERS! SPOILERS! SPOILERS! SPOILERS! SPOILERS! SPOILERS!

    Me gusta la serie de FX ‘Archer’. Lo que no me ha gustado es que en los primeros minutos han imitado la bromita del teléfono. Una película de Star Wars no debería empezar nunca así. Menos mal que después lo arregla con todas esas muertes y pium pium.

    Me han encantado absolutamente todos los personajes, sobre todo la evolución que han tenido a lo largo de la historia. Son todos más maduros, incluso Kylo Ren, el único que me ha tocado las narices ha sido el General Hux. Su discurso en El Despertar de la Fuerza a lo alemán estreñido, fue algo que me pareció digno del personaje, sin embargo aquí se ha desinflado. Tengo que decir que me han gustado incluso los Porg (ya estoy mirando Amazon para comprar a mi sobrino ejemyparamiejemejem)

    En cuanto a la duración. No me sobra tiempo de la película porque disfruto de todas y cada una de las películas de SW, pero sí que se me ha hecho muy somnolienta la primera parte, era tan lenta como la persecución. Menos mal que ha mejorado con la segunda parte. Por ahí he leído que Johnson se ha basado en películas clásicas como ‘Tres samuráis fuera de la ley’ de Hideo Gosha para las luchas con espada y ‘Atrapa a un ladrón’ de Alfred Hitchcock, por lo que le paso esa primera parte tan lenta. Y hablando de Johnson, no tenía esperanzas en él a pesar de ser seguidor de su trabajo, pero normal que Disney le haya dado una trilogía para él solito. El resultado lo dice todo.

    Es una estupidez, pero me ha gustado el uso del rojo en esta película. Es la primera o de las pocas veces que no he sentido en una película un odio a ese color, sino que me ha relajado mucho.

    Voy con tu crítica Óscar. Has spoileado desde la primera línea (para quien haya visto la película). Pero me parece muy bien lo que está haciendo Disney. Se está desmarcando paulatinamente de su toque infantil y, en vez de matar al villano desde lo alto de un precipicio, se está cargando a todos lo héroes para abrir una nueva era. En teoría en El Despertar iba a morir Han Solo, en Los últimos Jedi Luke y en el episodio IX (espero que no se llame la chispa de la vida) se iban a cargar a Leia, o al menos la iba a protagonizar a saco y darle importancia absoluta a su personaje. Tengo curiosidad de ver que hacen.

    En todas las pelis de SW hay romanticismo, pero el de Finn y Rose… mmmmmmmeh. Y el de Rey y Poe… ffffff odio últimamente que todo se base en ese romanticismo que a veces en innecesario. Es decir, acaban de matar a un montón de gente y lo primero que haces es irte hacia la chica y decirle Hola, soy Poe mientras tiene esto en su cabeza para hacerlo con ella https://youtu.be/o6HXmYi6Jw8?t=42s

    Estoy muy cabreado con Disney porque ya se cargaron los cómics de Marvel con tanta ñoñería, pero después de esta película, he de decir que, salvo dos cosas, han hecho un buen trabajo dando libertad a Rian Johnson.

    Resumiendo. Que maravilla de película y de historia.

    Ah. Cierto es que John Williams no crea lo que debe crear, pero si lo mete donde lo debe meter. Muy acertada la música. Star Wars: Los últimos Jedi se va a llevar Oscars en Sonido y Efectos Visuales este año.

    Respuesta
  • el 29 diciembre, 2017 a las 9:20 pm
    Permalink

    Siento discrepar.
    Para mí, el nivel de los episodios I, II y III ya no es alcanzado por VII ni VIII.
    Que me gusta más ROGUE ONE!!!!!!!!, necesito ir al médico?? 😉 .
    Será que como no sale Darth Vader, ya nada es lo mismo 🙁 porque el nuevo villano no tiene carisma alguno………
    Saludos cinéfilos.

    Respuesta

Deja un comentario