El Oscar de ‘Nader y Simin, una separación’ abre una nueva brecha entre Irán e Israel

No creo que a estas alturas quede alguien que desconozca la tensión entre Irán e Israel, con Israel en espera del momento oportuno para bombardear las instalaciones nucleares de Irán que podrían llevar a los dos países a la guerra.

Sin embargo, mientras que ésto aún no ha ocurrido, Irán está ahí fuera alegando que acaba de ganar una batalla mucho más pequeña.

Durante los premios de la Academia, los Oscars, Irán ganó su primer Oscar por la película de Asghar Farhadi Nader y Simin, una separación, quedando por encima de la película de Israel, Footnote.

En declaraciones de un locutor de Islamic Republic of Iran Broadcaster (IRIB), dijo que el premio conseguido “deja atrás” a una película del “régimen sionista”. Javad Shamaghdari, jefe de la Agencia Cinematográfica de Irán, declaró que la victoria del Oscar es el “comienzo del colapso” de la influencia de Israel que “toca el tambor de guerra” de los EE.UU..

Nader y Simin, una separación también ganó el fin de semana el premio como mejor película internacional en los Independent Spirit Awards, y Sareh Bayat, Sarina Farhadi, Leila Hatami, Peyman Moadi, Ali Asghar Shahbazi, Babak Karimi… todos ellos son los intérpretes de la película, fueron galardonados con los Osos de Plata a Mejor Interpretación Masculina y Femenina en la pasada edición del Festival de Berlín.

Curiosamente, es una película muy popular en Israel, donde fue estrenada el 9 de febrero, con subtítulos en hebreo. 

Se trata de la historia narrada por el cineasta iraní, Asghar Farhadi, que se desarrolla en el marco de la sociedad presente de Irán, y que ha sido distribuida en nuestro país por Golem.
Esta película que nos introduce de lleno en la historia de Simin, una mujer que se dispone a abandonar Irán con su marido, Nader, y su hija para buscar una vida mejor, sin saber que aquel, preocupado por su padre que está enfermo de Alzheimer, alberga sus dudas y otras intenciones.
Este acontecimiento es el detonante de una dolorosa separación del matrimonio y, por tanto, de la familia. Lo que ninguno de los dos puede prever es que este hecho traerá consecuencias irreversibles y que sus vidas se complicarán hasta niveles insospechables en los que el chantaje, la traición, la mezquindad, aflorarán.

Mientras Simin se instala en casa de sus padres, Nader se queda al cargo de su hija y del padre enfermo y decide contratar a una mujer para ayudarle con el cuidado de su padre. Un buen día, al llegar a casa, se encontrará al anciano atado y, a partir de ahí, todo dará un vuelco en su vida y en la de la pequeña Termeh.

Israel ha sido nominado cuatro veces para el Oscar desde 2007, pero aún no ha ganado. Irán, fue nominado en otra ocasión, en 1997, pero ese fue el año de Roberto Benigni y La vida es bella.

Fuente: Variety

También te puede interesar

Deja un comentario