Crítica de ’El culto de Chucky’: Un soplo de aire fresco con la misma esencia

Las críticas de David Pérez «Davicine»:
El culto de Chucky

El muñeco diabólico está de regreso en esta terrorífica entrega de horror. En El culto de Chucky, Chucky está desesperado por matar a Nica, la única superviviente de su último asesinato por diversión. Para llegar a ella, Chucky debe infiltrarse en el psiquiátrico de máxima seguridad donde Nica se encuentra internada. Jennifer Tilly regresa como la voz de Tiffany, la muñeca homicida y amor de Chucky. Don Mancini de nuevo escribe y dirige esta película que cuenta en su reparto con Fiona Dourif, Michael Therriault, Adam Hurtig, Alex Vincent, Brad Dourif, Summer H. Howell, Grace Lynn Kung, Elisabeth Rosen, Zak Santiago y Ali Tataryn. La película se estrena en Netflix el 1 de julio de 2022.

Para el plástico no pasan los años

Los años 80 fueron gloriosos por la gran originalidad de todas las películas que llegaban a nuestras pantallas en prácticamente todos los géneros, aunque las películas de fantasía y terror son las que más nos han marcado. En aquel momento no teníamos películas repletas de efectos por ordenador, sino que se empleaban trucos visuales y decorados reales donde se movían «muñecos» que, a pesar de a veces notarse que eran falsos, daban una sensación de realismo que adorábamos.

De aquella época surgió el temor de muchos adolescentes y adultos, Ckucky, también conocido por todos como el muñeco diabólico, para quien no han pasado los años, y ha continuado teniendo secuelas con el paso de las décadas, e incluso convirtiéndose en serie de televisión. Lo mejor del personaje es que no han querido adaptarlo a los tiempos que corren y crearlo íntegramente por ordenador, por lo que, incluso en películas recientes, nos lo presentan como un muñeco real, aunque ahora dotado de más movilidad y gestos. Casi 30 años después de su primera aparición en pantalla, este muñeco asesino aún sigue dando guerra, pues no logran matarlo, a pesar de haber sido triturado, cortado, quemado y despedazado, pero regresa una y otra vez para deleite de los fans del personaje.

Cuando te adentras en una franquicia está claro que debes haber visto las entregas predecesoras, y para poder ver El culto de Chucky es necesario haber visto su entrega anterior, La maldición de Chucky, continuando exactamente donde terminó esta película. En la séptima película del personaje Chucky, han pasado cuatro años desde los eventos ocurridos en su anterior entrega. Nica Pierce se ha convencido de que ella asesinó a toda su familia en lugar de Chucky, pero cuando su psiquiatra usa una nueva “herramienta” para facilitar su recuperación, tras una serie de asesinatos en el centro psiquiátrico donde está recluida, Nica comienza a cuestionar la existencia de Chucky. Mientras tanto, Andy Barclay, el némesis de Chucky desde hace 30 años, guarda la cabeza de este en una caja fuerte para torturarlo. Descubrimos que Chucky de alguna manera ha logrado transferir su alma a múltiples cuerpos a la vez, llevando a cabo asesinatos con sus múltiples cuerpos.

Un nuevo horizonte para Chucky

Cuando te planteas ver una séptima entrega de una saga de películas, lo normal es que comiences con miedo ante lo repetitiva que puede resultar o la esperable falta de creatividad de los guionistas que no saben qué hacer para crear algo nuevo. Para nuestra alegría, El culto de Chucky abre nuevos caminos, dirigiendo la saga hacia una nueva dirección, pues nuestro muñeco favorito ha encontrado una manera de meterse en otros cuerpos y ya no tiene que vivir encerrado en el viejo muñeco que tantos sustos nos ha dado. De esta forma, no solo tenemos un nuevo horizonte por delante, sino que también es un auténtico soplo de aire fresco a esta saga de terror que parecía estancada pero que captó la atención de millones de fans gracias a la originalidad de su premisa en su momento.

Esta nueva dirección no implica que perdamos la esencia de la saga, pues se mantiene fiel en su línea de terror cargado de salpicaduras de sangre y aderezada esta vez con una lúgubre atmósfera psiquiátrica. Don Mancini sabe que esta saga casi pertenece a los fans, que son quienes volvemos una vez tras otra a ver las nuevas películas, y por eso se agradece que haya respondido a todas las peticiones que a lo largo de los años le han hecho para volver a reunir en esta película todo lo que adoramos, encontrando desde rostros familiares de anteriores entregas hasta las alusiones de películas anteriores que hacen que todo encaje a la perfección.

Una producción menor pero disfrutable

A pesar de conseguir darnos lo que esperamos de ella, lo que no se puede evitar afirmar es que estamos ante una película menor dentro de la franquicia, que no llegó ni a estrenarse en los cines, dando el salto directamente al formato físico, y acabando en plataformas para una mayor audiencia. No estrenarse en salas obviamente produce que tenga un nivel inferior de calidad, aunque una película que nos evoca tanto a los 80 no necesita de una impecable producción para engancharnos y atemorizarnos.

Otro de los cambios notables más allá del formato en el que la vemos, es que el muñeco ha perdido la riqueza de detalles que lucía en sus primeros años, consiguiendo un muñeco repleto de cuidadas expresiones faciales y con gestos que hacían del muñeco lo más humano posible. En esta séptima entrega no había tanto presupuesto, luciendo Chucky como una versión más barata del muñeco asesino, lejos de la calidad cinematográfica, pero igualmente funcional para sus objetivos, dado que no dejan de darnos lo que esperamos de la película.

El culto de Chucky es un soplo de aire fresco para una saga que necesitaba un lavado de cara y una nueva dirección, abriendo un nuevo horizonte para tener por delante muchas más entregas, siempre y cuando, independientemente del presupuesto, nos den lo que hizo de Chucky un personaje con el que sentir pavor nada más verlo. Aunque muchos lleguen a ella por las plataformas, se recomienda verla cuando se hayan visto todas las películas previas para disfrutar de todas las referencias que incluye, sobre todo al estar dirigida claramente a los acérrimos fans de este asesino. Si se ve de forma independiente, al menos se tendrá hora y media de sangre para deleite de cualquier amante del terror.


¿Qué te ha parecido la película?

El culto de Chucky

6.8

Puntuación

6.8/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: