Crítica de ‘La cumbre de los dioses‘: Una oda a las alpinistas

Las críticas de David Pérez «Davicine»:
La cumbre de los dioses

Su búsqueda obsesiva de la verdad sobre la primera expedición al Everest pone a un fotoperiodista tras la pista de un respetado alpinista desaparecido. Dirigida por Patrick Imbert, La cumbre de los dioses es una arrebatadora adaptación del manga dibujado por Jirô Taniguchi con guion de Baku Yumemakura. Esta película de animación cuenta en su reparto de voces en versión original con Lazare Herson-Macarel, Éric Herson-Macarel, Damien Boisseau, Elisabeth Ventura, Kylian Rehlinger y François Dunoyer. La película se estrena en Netflix el 30 de noviembre de 2021.

Una oda al alpinismo y los alpinistas

La cumbre de los dioses es una película que gira alrededor del alpinismo y en especial de esos alpinistas que lo arriesgan todo por una grandeza que solo los propios alpinistas comprenden verdaderamente. Basada en el manga de Jirô Taniguchi, que nos deleitó con impresionantes ilustraciones ambientales y diseños de personajes impecables, esta adaptación animada francesa es un auténtico testimonio de automotivación a través de las historias entrelazadas de dos hombres: el escalador Joji Habu y el fotoperiodista Makoto Fukamachi.

El protagonista es Fukamachi, un joven fotoperiodista japonés que encuentra una cámara que podría cambiar la historia del alpinismo. La cámara lo lleva al misterioso Habu, un alpinista marginado al que se daba por desaparecido. Fukamachi se adentra en un mundo de montañeros obsesivos hambrientos de gestas imposibles en un viaje que lo llevará, un paso tras otro, hasta la cumbre de los dioses.

Además del misterio que rodea a la expedición que se investiga, está la obsesión de Habu por escalar el Everest, quien triunfa donde otros han fallado, yendo por caminos imposibles en condiciones extremas. La película se desarrolla en el presente y amplía la historia del alpinista a través de flashbacks, siendo con esos recuerdos del pasado cuando la historia adquiere una profundidad psicológica y un toque que eleva la película hacia lo poético en vez de quedarse en la mera proeza deportiva.

El sacrificio de quienes llegan a lo más alto

La cumbre de los dioses se puede ver como una película de periodismo pero aún más como una gran película de alpinismo, funcionando cada una de forma independiente pero juntas hacen que todo encaje como las piezas de un puzle, planteando preguntas que no siempre son fáciles de responder: ¿Por qué alguien se implica hasta el límite por encontrar todos los detalles de una historia? ¿Por qué un alpinista arriesga su vida por llegar a la cima?

La claridad de la animación respalda estas dos grandes preguntas, con unos colores majestuosos como se pueden ver en las zonas de montaña donde la nieve acapara todo lo que nuestra vista alcanza, y es que son las expediciones las que abarcan la mayor parte de la historia, a través de los ojos de las personas que viven por y para ello. Las secuencias de escalada son presentadas de forma realista, apreciando desde el crujido al clavar contra la piedra y el hielo, hasta los detalles visuales de los nudos de cuerda y la tensión muscular de los alpinistas.

La animación 2D juega un papel destacado en la historia, gracias al cuidadoso trabajo realizado para que tanto personajes y escenarios lucieran con un enfoque realista, trasladando con precisión la imagen que vimos en el manga de Taniguchi, aunque existen diferencias obvias entre los dibujos en papel y las escenas animadas, pero ni afeca a la historia ni a la calidad final. Y así, destaca de forma magnífica este estilo de animación único que crea escenarios realistas, logrando que los paisajes y las montañas, es decir, la naturaleza, sea un personaje en sí mismo.

Gracias a esta belleza visual podemos apreciar lo maravilloso de la naturaleza y ayuda a que comprendamos algo mejor la obsesión que alimenta a los alpinistas a ir siempre más lejos, más alto y con menos ayuda. Este realismo se une a la intensidad de los dibujos de Taniguchi, acompañado con una música atmosférica y conmovedora de Amine Bouhafa.

La cumbre de los dioses no es una historia reconfortante, de hecho es bastante triste, pero esa tristeza refuerza el poder de la naturaleza y la búsqueda del triunfo del hombre sobre la montaña, una auténtica lucha contra la naturaleza en la que los mayores logros parecen perderse en el tiempo al intentar ser superados de forma más rápida y peligrosa por los alpinistas venideros. Una película recomendable para cualquier amante de la animación, y en especial para quienes disfruten en la montaña.


¿Qué te ha parecido la película?

4.5/5 - (6 votos)

La cumbre de los dioses

8.5

Puntuación

8.5/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: