Crítica de ‘La calle del terror – Parte 3: 1666‘: Una trilogía redonda para amantes del terror

Las críticas de David Pérez “Davicine”:
La calle del terror – Parte 3: 1666

En 1994, unos adolescentes descubren que los aterradores sucesos que han hostigado su ciudad durante generaciones podrían estar conectados… y que ellos podrían ser las siguientes víctimas. La calle del terror, basada en los espeluznantes best-sellers de R.L. Stine, narra la siniestra historia de Shadyside a través de una pesadilla que lleva más de 300 años acechando.

Con esta entrega se cierra un nuevo concepto en Netflix, dado que esta trilogía de películas de terror se ha estrenado a ritmo de una película por semana en la plataforma. Dirigida por Leigh Janiak, La calle del terror – Parte 3: 1666 cuenta con guion de Phil Graziadei, Leigh Janiak y Kate Trefry, y está protagonizada por Kiana Madeira, Ashley Zukerman, Gillian Jacobs, Olivia Scott Welch, Benjamin Flores Jr., Darrel Britt-Gibson, Sadie Sink, Emily Rudd, McCabe Slye, Julia Rehwald, Fred Hechinger, Jordana Spiro, Elisabeth Scopel y Randy Havens. La tercera película de la trilogía se estrena en Netflix el 16 de julio de 2021.

El miedo a lo desconocido

En La calle del terror – Parte 3: 1666 los orígenes de la maldición de Sarah Fier se revelan y la historia cierra el círculo en una noche que cambia la vida de los Shadysiders para siempre.

La directora de la trilogía, Leigh Janiak, una amante del género, admitió que rendía homenaje a tres grandes épocas del cine de terror, siendo esta trilogía una carta de amor por las películas de terror de las últimas décadas. Mientras que para la primera película su inspiración fue por encima de todo Scream, una referencia de la década de los 90, para la segunda película se basó en las películas que hicieron de los años 70 la época culmen del género: Viernes 13, Halloween, Pesadilla en Elm Street

Ahora, para la tercera entrega de la trilogía, curiosamente admite que se inspira en el maravilloso y podrido mundo de la película El nuevo mundo de Terence Malick, pero a mi parecer rinde homenaje a una etapa del cine de horror en la que todavía nos encontramos, la del horror indie y sombrío al estilo de La bruja. Es quizás la primera vez que una película rinde homenaje a algo tan reciente y en vigor, pero funciona a la perfección.

Esta nueva película nos aleja en su primera parte de los acontecimientos que sirven de detonante de la trilogía, en 1994, para adentrarnos en el origen de la bruja que podría ser la causante de todos los problemas de la historia de este pueblo, unos recuerdos que descubren más de un secreto oculto durante cientos de años. Pero no nos dejarán sin un merecido desenlace, por eso, a su vez, esta tercera parte se divide en su interior en dos, siendo la segunda la que cierra a la perfección toda la historia maléfica que rodea Shadyside.

Siempre es difícil cerrar una historia

Siempre que se afronta una trilogía, lo más difícil suele ser el desenlace, y eso se aplica a trilogías rodadas con el paso de los años o rodadas juntas como es el caso. En esta ocasión tenemos muchas tramas abiertas alrededor de la historia de este pueblo, y para poder enlazar todas ellas y dar un digno desenlace a todas se sumergen en el pasado y origen de la maldición que acecha a Shadyside.

La calle del terror – Parte 3: 1666 tiene la responsabilidad de dejar buen sabor de boca a todos los que disfrutamos con las dos películas previas, pues claramente no se puede ver sin haber visto sus predecesoras, pero también es necesaria para disfrutar del conjunto, y si algo falla en ella, la trilogía se desmorona.

El listón estaba muy alto pues, tras dos grandes homenajes, intentar unir todo en una historia como ésta era complicado, y aunque su nivel es inferior a las dos primeras partes, aún así aporta a la trilogía, ofrece cosas nuevas y cuenta una historia de origen más que interesante, aunque falte algo de terror, que no de horror, como en otras partes.

La historia se repite

La película comienza justo donde terminó La calle del terror – Parte 2: 1978, en 1994, momento en el que Deena (Kiana Madeira) y Josh (Benjamin Flores Jr.) lograron reunir la mano cortada de la bruja Sarah Fiers con sus huesos, pero eso no pone fin a la maldición, y Deena acaba rememorando la historia vivida en 1666, metiéndose en la piel de la propia Fiers.

Durante esta tercera parte vemos cómo surgió la maldición a través de muchos flashbacks, pero no todo es lo que parece. En esta ocasión, los recuerdos de 1666 son contados con los actores de las dos primeras partes pero en nuevos roles, siendo los rostros de los antepasados ​​de los personajes que interpretaron en 1978 y 1994. La ambientación creada para esta entrega es perfecta, y mantiene el nivel de homenaje a las películas de terror clásicas de la época en las que se inspira, con un toque de la obra de Terence Malick, aunque siendo algo más predecible de lo que cabría esperar.

Lo que no falla son los paralelismos, y así tenemos a Madeira y Scott Welch interpretando a dos amantes de manera similar esta vez a como lo hicieron en 1994, vinculando la persecución de lesbianas con los juicios de brujas, algo de lo que no se suele hablar demasiado y efectivamente sucedió en la realidad, lo que se agradece sea introducido en el género.

Una trilogía que no escatima en sangre

Aunque esta vez el homenaje sea al cine de brujería, eso no impide que siga siendo una película sangriento al más puro estilo slasher, algo que de nuevo recupera en su segunda parte, cuando nos llevan de nuevo a 1994 para poner fin a la trilogía.

Y si el horror mostrado durante las dos primeras partes venía aderezado con escenas más distendidas para aliviar la tensión, en esta entrega también tenemos humor y muchas escenas cómicas, pero no rompen en ningún momento el ritmo. La primera parte, los acontecimientos de 1666, no permiten introducir alivios cómicos, pues hubiera roto la sensación de presión vivida por la protagonista en la particular caza de brujas que sufre. Por eso, durante la parte de 1994, recuperan la esencia de la trilogía salpicando todo de sangre, sustos y humor.

Después de un homenaje a Scream, y un festival de cine slasher, La calle del terror – Parte 3: 1666 cierra la trilogía atando todos los cabos que pudieron quedar sueltos en las dos primeras entregas y completa una redonda trilogía para deleite de los fans del género.


¿Qué te ha parecido la película?

La calle del terror - Parte 3: 1666

7

Puntuación

7.0/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Un comentario en «Crítica de ‘La calle del terror – Parte 3: 1666‘: Una trilogía redonda para amantes del terror»

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: