Crítica de ‘La calle del terror – Parte 1: 1994‘: Aquí huele a… ‘Scream‘

Las críticas de David Pérez “Davicine”:
La calle del terror – Parte 1: 1994

En 1994, unos adolescentes descubren que los aterradores sucesos que han hostigado su ciudad durante generaciones podrían estar conectados… y que ellos podrían ser las siguientes víctimas. La calle del terror, basada en los espeluznantes best-sellers de R.L. Stine, narra la siniestra historia de Shadyside a través de una pesadilla que lleva 300 años acechando.

Se trata de un concepto nuevo en Netflix, dado que esta trilogía de películas de terror se estrena a ritmo de una película por semana en la plataforma. Dirigida por Leigh Janiak, La calle del terror – Parte 1: 1994 cuenta con guion de Phil Graziadei y Leigh Janiak, y está protagonizada por Kiana Madeira, Olivia Scott Welch, Benjamin Flores Jr., Julia Rehwaldfred Hechinger, Ashley Sukerman, Maya Hawke, Darrel Britt-Gibson, Jordana Spiro y Jordyn DiNatale. La primera película de la trilogía se estrena en España en Netflix el 2 de julio de 2021.

Inspirada en Scream y con toques de otros clásicos

En La calle del terror – Parte 1: 1994 nos presentan a un grupo de adolescentes que se topa accidentalmente con una fuerza maléfica, responsable de una serie de brutales asesinatos que han azotado su ciudad durante más de 300 años… Bienvenido a Shadyside, la ciudad en la que parece que nada bueno puede pasar y tenemos crímenes sin explicación cada poco tiempo. Este grupo de jóvenes tendrá que encontrar los motivos por los que todo esto sucede en su ciudad, aunque para ello tendrán que arriesgar sus vidas.

Tal y como ha declarado desde un principio la directora de la trilogía, Leigh Janiak, la cual es una amante del género, rinde homenaje a tres grandes épocas del cine de terror. Para la primera película su inspiración por encima de todo es la película Scream, una referencia de la década de los 90 y una de las cintas más brillantes que se han hecho jamás.

Nada más comenzar la película nos damos cuenta que todo lo que vemos nos recuerda demasiado a Scream, con esa risa floja que te entra por el miedo al ver a un asesino vestido de forma “similar” al del clásico de los 90, e incluso tiene un ritmo similar, pero según avanza la historia demuestra que efectivamente no es un plagio sino un homenaje.

Lo que podría haber quedado como un reinicio de la citada franquicia, consigue verse como algo totalmente diferente con personajes completamente nuevos. Y es que tiene muchas más referencias, pues nos encontramos brujas, zombis y algo de casquería aderezada con humor, no faltando los detalles que nos evocan, además de a Scream, a otros míticos títulos como La noche de los muertos vivientesEl proyecto de la bruja de Blair, sin olvidarnos de Sé lo que hicisteis el último verano, Halloween H20 y Leyenda urbana, por citar algunas. Cualquier fan del terror disfrutará de tantas referencias, lo que implica que podremos predecir algunas cosas, pero no tanto como para sentirnos ofendidos sino para estar más involucrados en la trama.

Los 90 siguen de moda

Esta trilogía de terror nos lleva en sus tres películas a tres épocas muy distintas, cada una de las cuales estará inspirada en una década mítica para el cine de terror. Está claro que si una de las películas nos lleva a los 90, su inspiración tenía que ser la del cine de la época, de ahí el claro homenaje a Scream, pero también hay muchos más motivos para llevarnos a esos años.

Ya no es extraño ver en televisión o los cines a jóvenes en bicicleta, sin móviles en la mano, y navegando con ordenadores arcaicos que usaban el modem para conectarse a la red. Gracias a series como Stranger Things o películas como Super 8, los adolescentes de nuestro tiempo no se asombran al ver una época menos tecnológica para ellos muy distante.

Los citados ejemplos nos llevaban más a los años 80, pero los 90 están muy cerca y también han tenido sus pertinentes series “fantásticas”, como la reciente Paraíso. Si en la serie española la música tenía mucha relevancia, aquí no iba a ser menos y tenemos una impecable banda sonora muy grunge que hará las delicias de los nostálgicos, con éxitos de bandas como Garbage, White Zombie, Radiohead, House of Pain y más.

Tampoco es que importase mucho que la película tenga lugar en los 90, pues aparte de las salas de chat de AOL y la banda sonora de la época, no hace muchas más alusiones a esos años y el resultado es el de un slasher suburbano que podría tener lugar en cualquier año. Pero la idea de no tener móviles ayuda, no tanto a la hora de no poder pedir ayuda sino a no tener pruebas gráficas de los asesinos que persiguen a estos jóvenes, pues ahora mismo habrían hecho un Tik Tok mientras un asesino en serie les persigue, o hubieran retransmitido en directo la cacería que sufren, lo que habría provocado que fuera más fácil para ellos demostrar lo que estaban viviendo.

Rostros más conocidos de lo que pensamos

Algo habitual en las películas de terror es introducir rostros nuevos, sobre todo para que no sepamos quién morirá antes, dado que si coges a una gran estrella lo normal es que el espectador sepa que va a durar más tiempo en pantalla. Pero incluso con tantas caras nuevas tenemos muchos actores que reconoceremos si somos asiduos a ver series de género en Netflix o Amazon Prime Video

La protagonista principal es Deena, interpretada por Kiana Madeira (serie de Netflix Trinkets), una joven inteligente y orgullosa pero con una parte oscura y un pasado marcado por una relación rota que provoca que esté siempre de mal humor. Curiosamente es lesbiana y no quiere ocultarlo, lo que no era tan habitual en 1994, y ahí es donde entra en juego otro personaje clave, Samantha, interpretada por Olivia Scott Welch (serie Panic de Amazon Prime Video), y mejor no hablar de ella demasiado pues sería difícil sin entrar en spoilers.

Completan el reparto el joven y encantador nerd Josh, interpretado por Benjamin Flores Jr. (Campamento en el fin del mundo), que es el hermano menor de Deena y quien pone un poco de coherencia en el grupo para comprender lo que sucede. Sin olvidarnos del peculiar Simon, interpretado de forma natural y divertida por Fred Hechinger (La mujer en la ventana), acompañado siempre de su mejor amiga, la inteligente y emprendedora Kate, interpretada por la recién llegada Julia Rehwald.

Cabe destacar Maya Hawke en la escena de apertura, a quien hemos visto en la última temporada de Stranger Things, y conocida especialmente por ser la hija de Ethan Hawke y Uma Thurman. Pero otro personaje importante, y siempre presente, es la ubicación, pues todos ellos viven en Shadyside, una ciudad donde la gente es asesinada a granel, mientras que su pueblo vecino es perfecto, con gente adinerada y sin crímenes, Sunnyvale (que nos recuerda mucho al “mejor” pueblo terrorífico que ha dado la ficción de los últimos años, Sunnydale, conocido por ser el centro de todos los males de la serie Buffy, cazavampiros).

Más adulta de lo que cabría esperar

Las tres películas de la trilogía de terror están dirigidas por Leigh Janiak y basadas en los libros de R.L. Stine. Por lo general, este autor es conocido por sus historias de terror para niños y adolescentes, y algunas de sus obras han ido orientadas a ese público tanto en papel como en sus adaptaciones (véase el caso de Goosebumps, que llegó a España como Pesadillas). Sin embargo, esta antología de terror no es para niños.

Netflix hace una recomendación para mayores de 18 años, lo que podría ser algo elevado dado lo que están acostumbrados a ver los jóvenes de hoy en día, pero si contamos los litros de sangre que se ven en pantalla y la originalidad de las escenas de muerte, muchas de ellas muy creativas, puede que ahí tengamos el motivo de esta calificación de edad, lo que no evitará que tenga un gran público en la plataforma.

La calle del terror – Parte 1: 1994 es un comienzo perfecto para una trilogía de terror que promete entretenimiento a raudales, al igual que altas dosis de sustos y sangre en pantalla. Tenía muchas ganas de ver esta trilogía, y no ha decepcionado su primera entrega, por lo que solo espero que las dos siguientes películas sean igual de buenas, estén plagadas de tantos homenajes y continúen desarrollando las pesadillas a las que se ha enfrentado esta ciudad maldita. Ojo, tener tantas referencias no hace que sea para nada predecible, y alguna que otra sorpresa nos depara incluso siendo muy fans del género.


¿Qué te ha parecido la película?

La calle del terror - Parte 1: 1994

7

Puntuación

7.0/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: