Madre sólo hay una

¿Quién es nuestra madre? ¿la mujer que nos ha cuidado desde el nacimiento, alimentado, vestido, educado y fundamentalmente amado?, ¿o aquella con la que compartimos cromosomas?. Exactamente las mismas preguntas sirven para cuestionarnos sobre nuestro padre. ¿Dónde está el asiento del vínculo materno/paternofilial, en el afecto o en la sangre?, y profundizando un paso más, las mismas cuestiones podemos plantearnos acerca de nuestros hermanos. De hecho, cuando queremos mucho a un amigo ¿no le llamamos hermano aunque no compartamos ningún material genético con él? Todas estas cuestiones, y algunas más, suponen el núcleo central de la película Madre solo hay una de la directora Anna Muylaert presentada en la sección oficial de la 61ª SEMINCI. 

Leer crítica completa aquí.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: