Crítica de ‘Pixels’: Entretenimiento veraniego para un público poco exigente

Las críticas de Óscar M.: Pixels
Es difícil determinar qué define realmente a un producto cinematográfico claramente veraniego. Por una parte está Jurassic world, que te divierte, te emociona, te lo pasas bien y todo con un guión solvente (por muchas vueltas que le den algunos) y por otro está el caso de Pixels, a todas luces un producto para toda la familia que tiene más defectos que un producto de mercadillo, pero que igualmente entretiene.
Pixels no puede tomarse en serio porque la propia premisa ya es una broma: unos alienígenas (a los que no se les ve la cara en ningún momento) reciben una cápsula enviada al espacio por los terrícolas en 1982 y (sin explicación alguna) deciden que es una amenaza y tienen que destruir La Tierra y sus habitantes treinta y tres años después, utilizando unas versiones malvadas de los personajes de los videojuegos terrestres que vieron en la cápsula.

Lógicamente, con semejante argumento, el espectador no puede pensar que va a ver un profundo estudio sobre la psique humana de Kielsowski, así que tiene que rendirse a la evidencia: el argumento tiene más agujeros que un colador y la película estará plagada de chistes del nivel de niños de primaria y más o menos acertados sobre semejante locura argumental.
El guión consigue aprovechar vilmente el cánon de los videojuegos y es hábil insertándolos en la vida real y, aunque es una lástima que sepamos en todo momento que todo lo que se ve en pantalla está generado por ordenador, es divertido ver ciertos juegos atacando humanos o destruyendo edificios emblemáticos y convirtiéndolos en cubitos.
Claramente el propósito es despertar añoranza en el público de más de treinta años y entretener al público más joven con una historia de aventuras irreal y poco profunda a la que no hay que hacer mucho caso y simplemente disfrutar de los efectos especiales.
Aunque a nivel técnico, Pixels tampoco lo tenía muy difícil, ya que la mayoría de los personajes generados por ordenador tenían que aparecer semi-pixelados, por lo que no era necesario esforzarse en el realismo que sí necesitaron otras propuestas (como Scott Pilgrim contra el mundo). A pesar de esto, las animaciones son divertidas (sobre todo Pac-man y Donkey Kong) y resultan medianamente convincentes.
La parte positiva de Pixels es que no se toma en serio nada, ni a sí misma, algo que se agradece y permite no exigirle mucho al conjunto. El único que se toma en serio lo que hace es Adam Sandler y lo demuestra con su constante cara de “soy el medio bobo que va a salvar al mundo” (casi repitiendo el papel de Click), algo que enerva al espectador no americano hasta un punto en el se que desea la desaparición de su personaje desde la primera escena.
El resto del reparto no hace muchos esfuerzos por sacar adelante la adaptación: quizás Peter Dinklage es quien más se aleja de su imagen en Juego de tronos, pero Josh Gad continúa encasillado (karaoke incluido) con el personaje de El gurú de las bodas y Michelle Monaghan no es más que la conveniente “chica florero” que aparece en las ocasiones más oportunas para hacer avanzar la historia.
El director Chris Columbus tampoco se complica demasiado con la realización, abusando de las clásicas imágenes de videojuegos sobreimpresas en la acción y los (reiterados) montajes musicales que resumen las acciones de los protagonistas. Arriesga poco, se le nota cómodo y casi como si estuviera haciendo la cena de cada noche, es decir, se esfuerza lo justo y su trabajo está mucho más alejado de las entregas de Harry Potter o Solo en casa.
Pixels, con todo ello, es una película veraniega refrescante y complaciente para toda la familia que requiere poco esfuerzo por parte del espectador que huye del calor y consume refrescos y palomitas hasta los títulos de crédito (que resumen la película completa en formato 8 bits) durante poco más de hora y media. Nada más. Se acabó el juego.

También te puede interesar

6 comentarios sobre “Crítica de ‘Pixels’: Entretenimiento veraniego para un público poco exigente

  • el 24 julio, 2015 a las 12:34 pm
    Permalink

    JW guión solvente? Tiene un guión y situaciones que son la risa, despropósitos totales y que parece que lo haya escrito un niño de 11 años (por mucho que se empeñen algunos). Aun así es entretenida, sin duda, te lo pasas bien, pero emocionar? En qué momento exactamente? Cuando uno de los hermanitos le cuenta la historia tan tierna al otro en el furgón? Cuando el T-Rex se despide del Velocirraptor y éste de los humanos como si de perretes estuviésemos hablando? Ni siquiera los momentos en plan remember de la 1, que son lo mejor de la peli dicho sea de paso y bastante poco dice esto de JW, sirven para emocionar. Eso sí, me alegro que haya recaudado tanto y tengamos más pelis de dinos. Visto en lo que ha decaído la saga y que ya hay que tomarse las pelis a broma, cuantas más pelis de estas de dinos mejor. Tendremos buenos momentos de risa asegurados.

    Sobre Pixels, que el penoso trailer ya echaba para atrás, pasando.

    Respuesta
    • el 30 julio, 2015 a las 9:09 am
      Permalink

      Máquina.
      Ni entiendo ni comparto las opiniones sobre JW por parte de algunos de los críticos que yo consideraba con mejor criterio en este blog.
      Jurassic World es medianamente pasable -y gracias- como película para un domingo después de comer. Cualquier comparación con Jurassic Park es un insulto a ésta y una falta de respeto hacia el cine de calidad -blockbuster o no- que cuida los detalles, engancha al espectador ofreciendo una historia honesta, preocura no tener lagunas argumentales y no desvía la atención del espectador abusando de guiños y referencias para que no sea consciente del pedazo de bodrio que le están metiendo por los ojos. En este aspecto incluso Jurassic Park El mundo perdido es mejor película que JW (y no soy ningún fanatico de Jurassic Park: vi la película el año de su estreno, con cinco años. Me maravilló y me impactó, es una de esas películas que me marcaron como futuro cinéfilo. Los años y las múltiples revisiones la han puesto en el lugar que merece en mi escala particular de películas). Por eso no sólo no comparto las espectaculares críticas de algunos compañeros de este blog, si no que no las comprendo e incluso me escama tanta alienación, por parte de algunas de las personas que yo consideraba con mayor criterio. Estos críticos han perdido crédito para mi, y ya no puedo evitar desconfiar cuando leo sus opiniones personales en algunas de las entradas de este blog. Una lástima.

      Respuesta
  • el 25 julio, 2015 a las 7:45 am
    Permalink

    Gracias por el comentario, a nuestra compañera Cris le encantó Jurassic world y comparto su entusiasmo por la película, mejor que las anteriores dos secuelas.

    Respuesta
  • el 25 julio, 2015 a las 6:02 pm
    Permalink

    La película es bastante floja, sin duda, aunque si que puede llegar a entretener. El problema es que las comparaciones son odiosas y muchos han querido ponerla a la altura de Rompe Ralph!… y no

    Saludos

    Respuesta
  • el 30 julio, 2015 a las 6:43 pm
    Permalink

    V. Mejías, en ese punto coincido contigo. Justo he coincidido hoy al fin con Óscar, y realmente en ese título estamos enfrentados. Si lo se preparaba crítica… Por ejemplo, Pixels a Oscar no le gustó, y a mi me pareció entretenida y como persona que jugaba en los 80 a Arcades, me ha traído recuerdos y me lo he pasado pipa… pero JW me defraudó. Tira mucho de jugar con el recuerdo de la original, y creen que con muchos efectos especiales pueden hacer otra película de la saga pero no llega a la suela de los zapatos de la original. Mucho mejor que las secuelas, y entretenida, repleta de aventuras y buena música, pero para mi no es suficiente como heredera digna de un clásico… Está lejos de lo que Spielberg nos ofreció, pierde sorpresa y encanto, para buscar nuevos espectadores y llamar la atención de muchos fans de la original, que por lo que veo, como Oscar y Cris, han conseguido. Un objetivo que parecía difícil, per ha hecho que enfrente a los fans de la original que ven una buena secuela en esta nueva entrega.

    Respuesta

Deja un comentario