El cine por dentro: Travelling compensado (Dolly zoom)

Hay efectos alucinantes y sencillos o muy complicados de
producir en el cine, pero hay uno en concreto que a más de uno (al igual que a
mí) le habrá fascinado desde siempre y ese sin duda es el travelling
compensado
.

Hay muchos nombres con el que también se llama a este
efecto, siendo éste mismo, retrozoom, Dolly zoom o efecto vértigo, entre otra variedad de concepciones que se le puede dar.


Para ésto, lo primero que hay que saber es que es un
travelling. El travelling no es más que un desplazamiento, tanto de lado a
lado, como de arriba a abajo o de atrás a delante (o viceversa en estos dos
últimos casos).
Concretamente el travelling compensado consiste en el último
caso y el objetivo de éste es que el objeto enfocado siga con el mismo tamaño
y que el fondo  cambie la perspectiva en
relación a él. El efecto se consigue combinando un zoom hacia delante junto a
un travelling hacia atrás o al contrario.
Anteriormente hemos dicho que este efecto se llamaba de
maneras múltiples, siendo efecto vértigo una de ellas. Ésto se debe a que,
gracias a Alfred Hitchcock, se pudo disfrutar de este efecto en la película
Vértigo, cuando, en dos escenas distintas, se utiliza el Dolly zoom para
mostrar la sensación de vértigo (valga la redundacia) del personaje de James
Stewart
.

Después de esta película, una gran cantidad de directores
utilizaron este efecto. Steven Spielberg con Tiburón, Tobe Hooper en Poltergeist e incluso en el videoclip de Thriller de Michael Jackson, siendo muchos más en los años venideros los que conseguirían así la sensación de suspense y en algunos casos la de terror.

También te puede interesar

Deja un comentario