Muere Alan Rickman a los 69 años

Ni siquiera las nominaciones a los premios Oscar han podido acallar la noticia de la muerte del actor británico Alan Rickman tras su lucha contra el cáncer, fallecimiento que ha sido anunciado por la familia a los medios ingleses a primera hora de la mañana.

Londinense de nacimiento, aunque de madre galesa y padre irlandés, comenzó a participar en producciones teatrales desde que entrase a estudiar en la prestigiosa Latymer School. Pero la interpretación siempre le pareció un hobbie y decidió estudiar diseño gráfico, profesión que ejerció poco tiempo mientras estudiaba becado en la Royal Academy of Dramatic Art. En los setenta comenzó su carrera como actor profesional y una década después ya era una laureada cara en el West End y en Broadway.

El salto al cine lo dio directamente a un taquillazo, aunque poco tuvo que ver con sus actitudes. “Resultaba muy barato”, bromeaba él al relatar como consiguió el papel de Hans Gruber en Jungla de cristal, película que casi rechaza por no considerarse un actor de cine de acción. Afortunadamente para él, lo interpretó y eso le abrió las puertas a nuevos títulos de pantalla, si bien nunca abandonó el teatro.

A Jungla de cristal siguieron papeles secundarios en películas mediocres como Un vaquero sin rumbo o El asesino del calendario, Y Rickman tuvo que esperar a otro malo para que volviésemos a fijarnos en él: el malo malísimo Sheriff de Nottingham en Robin Hood, príncipe de los ladrones. Y entonces llegaron los papeles protagonistas en películas como Con mis ojos cerrados, Mesmer o Una insólita aventura.

Su buena amiga Emma Thompson le ofreció ser uno de los galanes más encantadores de Jane Austen; el noble Coronel Brandon en Sentido y Sensibilidad, novela adaptada a guión por Thompson y dirigida por Ang Lee. Dos años después Rickman le dio a Emma Thompson el papel protagonista de su primera inmersión en la dirección con la genial El invitado de invierno. Volvieron a trabajar juntos en El beso de Judas y Love Actually, y hoy la actriz, uno de los amigos que le vieron antes de morir, le ha dedicado un escrito en el Newsweek.

El actor quiso tocar todos los géneros y probó la comedia en Héroes fuera de órbita o en Dogma donde interpretaba al ángel Metatron. Pero, sin duda, su último personaje popular fue el del profesor de pociones, Severus Snape, en la saga de Harry Potter.

Hoy el director de la Royal Shakespeare Company, Gregory Doran, destacaba todo lo que ofreció al mundo del teatro como actor, director y compañero. Aquellos que trabajaron con él le recuerdan en las distintas redes sociales. Y nosotros… bueno, nosotros tenemos sus películas para sentir viva esa voz que parecía hecha para declamar.

También te puede interesar

3 comentarios sobre “Muere Alan Rickman a los 69 años

  • el 14 enero, 2016 a las 6:44 pm
    Permalink

    No sabía que La jungla de cristal fue su primer papel en el cine, creo que Hans Gruber es mi malo de película de acción favorito. Nunca olvidaré lo que acojonaba de pequeño en Robin Hood amenazando con arrancar corazones con cucharas o su papel en Dogma (de lo mejor de la película). No he visto las otras películas que hizo con Emma Thompson, pero la química que tienen en Love Actually es increíble. De repente tengo muchas ganas de ver La jungla de cristal.

    Respuesta
  • el 14 enero, 2016 a las 9:32 pm
    Permalink

    Un día muy triste. Era un actor impresionante. No quiero ni pensar lo que tenía que ser verle sobre el escenario de un teatro. No puedo quedarme solo con un papel suyo, es de los pocos actores que siempre estaba bien. Lo que es una lástima es que no se prodigara más como director porque 'El invitado de invierno' es maravillosa.

    Respuesta
  • el 15 enero, 2016 a las 4:11 pm
    Permalink

    Sweeney Todd. Fue un papel que me pareció muy muy muy interesante el que hizo en la película. Volvería a trabajar con Tim Burton en la próxima de Alicia.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *