SUNDANCE 2023. Crítica de ‘Eileen’: La fascinación de una chica de provincias por Lady Rebecca

Las críticas de Daniel Farriol en el Festival de Sundance 2023:
Eileen

Eileen es un drama estadounidense con elementos de thriller psicológico que está dirigido por William Oldroyd (Lady Macbeth, In Mid Wickedness), con guion de Luke Goebel (Causeway) y Ottessa Moshfegh adaptando la novela homónima «Mi nombre era Eileen» de ésta última. La historia nos traslada a los años 60 para seguir a una joven que se siente atrapada en su vida en un hogar en el que cuida de su padre alcohólico y en un trabajo en un correccional de menores donde es condenada al ostracismo por parte de sus compañeros. Todo cambia cuando una misteriosa mujer que trabaja como psicóloga se une al personal de la prisión y se siente atraída por ella.

Está protagonizada por Thomasin McKenzie (Última noche en el Soho, El poder del perro), Anne Hathaway (Armageddon Time, WeCrashed), Shea Whigham (El taller, The Quarry), Marin Ireland (The Empty Man, The Dark and the Wicked), Owen Teague (Abandonada (Desaparecido a medianoche), Montana Story), Siobhan Fallon, Jefferson White y Sam Nivola. La película se ha podido ver en Enero de 2023 dentro de la Sección Premieres de la programación del Festival de Sundance 2023.

Una chica que sueña con escapar

Eileen es la atractiva, incompleta e insegura adaptación que hace William Oldroyd de la novela homónima «Mi nombre era Eileen» de Ottessa Moshfegh. El irreverente texto llega mutilado a la pantalla para no resultar demasiado ofensivo ni explícito, dejando una extraña sensación de insatisfacción de lo que podría haber llegado a ser.

La historia está ambientada en la Nueva Inglaterra de los años 60 y está protagonizada por una joven extraña, Eileen Dunlop (Thomasin McKenzie), cuya madre murió y ahora cuida de su padre alcohólico al tiempo que trabaja en las tareas administrativas de un correccional de menores. Si el personaje en la novela es descrito como una chica repugnante y poco agraciada físicamente, la elección de la encantadora McKenzie para el papel nos hace empatizar con ella desde el inicio y convertir su periplo emocional en una especie de coming of age de descubrimiento sexual como puro acto liberador de la opresión que le impide desarrollarse como persona.

La joven se siente atrapada en una vida que no quiere, por eso utiliza a menudo su imaginación como vía de escape, ya sea pensando en actos violentos contra su padre o en tórridos encuentros sexuales con un joven funcionario de la prisión. La sexualidad incómoda de una mujer que no se siente a gusto con su cuerpo se transforma en la película en el reflejo de la sexualidad reprimida de una época aún lastrada por el sentimiento religioso del pecado.

Dos mujeres y el resto del mundo

La extrañeza del primer acto de Eileen resulta sugestiva por un humor inesperado y un planteamiento que maneja lo sórdido con suma elegancia. Todo cambiará en la vida de la protagonista cuando una nueva psicóloga, Rebecca Saint John (Anne Hathaway), comience a trabajar en la prisión de menores y Eileen se sienta profundamente fascinada por ella. El personaje de Rebecca, el cuál toma prestado su nombre de la película de Alfred Hitchcock, está descrito físicamente y en su comportamiento como la típica femme fatale de una novela negra. Rubia, sofisticada, atractiva, manipuladora… Eileen caerá rendida a sus encantos convirtiendo esa curiosidad inicial en una atracción sexual que encenderá la luz de la esperanza en su apagada monotonía.

Esta parte del relato es la que mejor construida está por parte de William Oldroyd en una suerte de remake del romance lésbico de Carol (Todd Haynes, 2015) y que tiene secuencias tan evocadoras como el baile agarrado de las dos mujeres en un bar repleto de miradas masculinas. Pero la película tiene más sorpresas por el camino y no se quedará ahí. El realismo sucio de la novela de Moshfegh hará aparición con cuentagotas y, a menudo, es suavizado para no escandalizar demasiado al personal.

No hay que olvidar que la afilada prosa de la escritora está influenciada por la poesía salvaje de Charles Bukowski, la provocación de Vladimir Nabokov o el surrealismo de Gary Lutz, es una pena que todo eso quede en saco roto dentro de una película que tiende a embellecer o simplificar los momentos más escatológicos del libro, tan solo aparecerá el momento en que Eileen despierta en el interior de su coche junto a un vómito congelado tras pasar una noche de borrachera, emparentándose con el estilo de vida de su propio padre al que odia.

Un viraje poco satisfactorio hacia el thriller criminal

Pese a sus vaivenes argumentales, Eileen funciona bastante bien durante gran parte del metraje y se ve con interés al menos hasta llegar el giro argumental que nos conduce al tercer acto. El drama psicosexual y el coming of age de una chica invisible que se viste con la ropa de su madre muerta adquiere, entonces, visos de un thriller criminal absurdo y poco probable que no encaja bien sus piezas para que resulte emocionante o inquietante. La sombra de Joyce Carol Oates o de James M. Cain sobrevuela en un giro de guion tan abrupto que descolocará al más pintado aunque eso también sirva para dar mayor sentido a la presentación inicial de novela negra que había tenido la introducción del personaje de Rebecca.

Por suerte, cuando todo parece que ya está perdido, el poético desenlace nos regresará al mundo interior de Eileen tan apegado a la fantasía y a la necesidad que tiene de liberarse de sus cadenas (no es casualidad que trabaje en una prisión). Es cierto que su fuerza surgirá de una decepción, pero con la convicción de haber encontrado su propia voz en un mundo que no la entiende. Eileen es un filme interesante y, por momentos, hipnótico, que posee una narrativa tan deslavazada y tantos tumbos genéricos que es imposible darle la coherencia necesaria al conjunto, sin embargo, la relación romántica central de las dos mujeres es tan cautivadora como la propia interpretación de Thomasin McKenzie.


¿Qué te ha parecido la película?

Eileen

7

Puntuación

7.0/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: