Crítica de ’Amor y helado’: Un triángulo amoroso en Italia

Las críticas de David Pérez «Davicine»:
Amor y helado

Para cumplir el último deseo de su difunta madre, Lina pasa el verano en Roma antes de empezar la carrera. Allí encuentra amor, aventuras y una nueva pasión: el helado. Amor y helado cuenta las aventuras y desventuras de esta joven estadounidense en busca de sí misma, de sus raíces en una Roma deslumbrante y —por supuesto— de un montón de helado. Escrita y dirigida por Brandon Camp, esta comedia romántica ambientada en Italia está basada en el bestseller de Jenna Evans Welch, y cuenta en su reparto con Susanna Skaggs, Tobia De Angelis, Owen McDonnell, Valentina Lodovini, Saul Nanni, Anjelika Washington, Alex Boniello, Luca Seta y Claudia Stecher. La película se estrena en Netflix el 22 de junio de 2022.

d

La película de Netflix Amor y helado es una historia para jóvenes adultos que sigue a Lina, una estadounidense de 17 años que viaja a Roma para honrar la memoria de su madre y leer su diario en el que le desvela muchos secretos de su pasado. Catapultada de pronto a un país desconocido, demasiado anárquico para su carácter serio, metódico y tirando a rarito, tendrá que afrontar todas sus obsesiones, miedos y ansiedades, pero también el pasado de su madre, que oculta varios secretos sorprendentes… Lina se sumergirá en sus paisajes mágicos y descubrirá bocados desconocidos y excitantes, se quedará fascinada con la originalidad de la moda italiana, sobrecogida por actos románticos inesperados y por una nueva y singular familia, y aprenderá a ver el mundo y a sí misma con otros ojos.

No hace falta ser un experimentado cinéfilo para darse cuenta de por donde irán los tiros de esta película, pues básicamente es una comedia romántica de chica conoce a chicos, y debe decidir quién es su gran amor, ambos muy opuestos entre si. El escritor y director Brandon Camp adapta el éxito de ventas del New York Times, pero sin haber leído la historia original es difícil saber si los puntos débiles de la película son por la adaptación o por el texto en el que se basa, aunque los errores de montaje sí que son claramente culpa del director.

Un gran primer amor en Italia

Susanna Skaggs interpreta a Lina de forma convincente, una chica tímida e inteligente, algo ansiosa, alguien que prefiere encerrarse con sus libros y leer sobre la vida que vivirla. Para mayor contraste, conoce a la prima de su madre, la desinhibida Francesca, interpretada por Valentina Lodovini, y personaje que abre los ojos a Lina ante el pasado de su madre. Cierto es que este diario podría haberse leído en una noche, pero la película necesitaba de cierto metraje y se toma su tiempo, cosa que en la realidad no sería muy normal.

Junto a ellas tenemos un reparto de jóvenes atractivos como reclamo para una parte del público y de la propia Lina. Por un lado, el joven de ojos soñadores Saul Nanni en el papel de Alessandro, que a pesar de pertenecer a una familia adinerada no logra encontrar su sitio ni estar a la altura de las expectativas de su padre. Curioso es que, en vez de ser el típico príncipe azul, este personaje se vuelva cada vez más manipulador y debiera haber causado rechazo en la joven desde la primera señal de alerta ante sus mentiras y engaños constantes.

Al menos, por otro lado, tenemos al dulce Lorenzo, interpretado por Tobia De Angelis, cuyo mayor sueño es convertirse en chef profesional, y es este romance el que genera a la película cierto encanto y facilita la historia de amor con su espíritu despreocupado, siendo su romance lo más interesante de la película. Claramente no faltan los clichés, pero Amor y helado no está pensada para aportar demasiadas novedades a las comedias románticas, y su único objetivo es ser entrañable y que la disfrutemos durante una sobremesa de verano.

Disfrutando de Roma a pesar del diario

Si algo sorprende, es que una madre quiera que su hija pase por una experiencia que la pueda marcar para mal, y a través del diario que la hace llegar cuenta detalles de cómo se quedó embarazada a una edad temprana y que su padre no quería tener nada que ver con ella. Son cosas que sorprenden, pues lo lógico es que un progenitor no quiere causar daños físicos o psicológicos a sus hijos, pero la madre de Lina quiere que experimente el mismo verano que ella y conozca a su padre, que no se ha preocupado jamás por conocerla.

Esta madre es un compendio de malas decisiones, y como consecuencia no tenemos claro si es una drama o una comedia romántica. Claramente, la respuesta sencilla es que es una comedia por el tono que quieren dar a la historia, pero el pasado que narran se nos presenta con un evidente tono de melodrama, lo que quizás hace que nos descoloque por momentos la trama, aunque en general consigue su objetivo de ser entrañable.

Más allá de los malos tragos que pueda causar este diario, y los descubrimientos que realiza Lina en él, Amor y helado busca ser un reclamo turístico perfecto para que nos decidamos por ir a Roma en breve, no sólo por las maravillosas vistas que nos ofrece, sino también por su ambiente y, especialmente, su comida, teniendo algunas de las mejores escenas románticas cuando surge la química entre los fogones.

Amor y helado funcionará bien en Netflix para su público objetivo, que son esos jóvenes que dan el paso a la madurez, que buscan un entretenimiento romántico bien ambientado, y no piden más que un romance idílico a pesar del desafortunado triángulo amoroso que quieren mostrarnos.


¿Qué te ha parecido la película?

Amor y helado

5.5

Puntuación

5.5/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: