Crítica de ‘Líneas eróticas (Dirty Lines)‘: Un poco de historia desde la obscenidad

Las críticas de David Pérez «Davicine»:
Líneas eróticas (Dirty Lines)

Ámsterdam, años 80. Una ambiciosa universitaria descubre por casualidad una nueva carrera en una línea telefónica erótica creada por dos hermanos muy dispares. La serie Líneas eróticas, creada por Pieter Bart Korthuis (Penoza), cuenta con Benja Bruijning y Joy Delima. Completan el reparto Minne Koole, Chris Peters, Charlie Chan Dagelet, Abbey Hoes, Yari van der Linden, Julia Akkermans, Joes Brauers, André Dongelmans, Laura Bakker y Michael Muller. La serie se estrena en Netflix el 8 de abril de 2022.

Una época de cambios

A primera vista, Líneas eróticas prometía ser una serie divertida, sexy y picantona, pero tras esta historia real se esconde mucho más, aprovechando a repasar todo lo que aconteció en una época marcada por los cambios sociales y políticos.

La historia de Líneas eróticas comienza en la Ámsterdam de 1987, en una época de cambios vertiginosos en la sociedad holandesa. Marly Salomon, estudiante de Psicología, acepta un trabajo a tiempo parcial en Teledutch, la nueva empresa de los hermanos Frank y Ramon Stigter, artífices de las primeras líneas eróticas de Europa. Frank y Ramon se hacen ricos de la noche a la mañana, y Marly se ve envuelta en esa impetuosa y descontrolada transformación.

Los últimos años de la Guerra Fría propiciaron un espíritu de esperanza, e inspiraron a una nueva generación para que disfrutara a tope de la vida. Ámsterdam se convirtió en el centro de esa revolución cultural con la irrupción de un género musical rompedor, el ‘house’, y de la novedosa «droga del amor»: el éxtasis. Las líneas eróticas ofrecían la oportunidad de practicar sexo de forma anónima. Esto supuso cambios en la moralidad de los consumidores, pero también —y muchos— en la de sus creadores.

Una historia de mayoría de edad

Líneas eróticas gira alrededor del sexo, tanto del físico (y real) como del auditivo (y simulado), pero realmente su historia es la de las personas que trabajan en ese mundillo, de cómo se relacionan entre ellos y con el sexo, desde múltiples perspectivas.

Por un lado trata del negocio real de las líneas eróticas, mostrando esta parte de la historia con la compañía que enriqueció a los hermanos Frank y Ramon al proporcionar un tipo de obscenidad anónima y accesible. Pero, por otro lado, también nos presenta a la estudiante de psicología Marly y cómo pudo acabar en esta compañía, primero como una forma de ganar un dinero extra pero luego como un experimento para ayudarla con su tesis, contando su historia a través del típico estilo de otras películas y series sobre la mayoría de edad.

Aunque hay muchos más personajes, la escasa duración de la serie no permite profundizar demasiado en los secundarios, por eso se vuelca concretamente en la estudiante y los emprendedores hermanos, compaginando lo explícito del negocio con la psicología que se oculta tras las llamadas.

La serie tiene ingredientes más que suficientes para mantenernos interesados ​​a lo largo de sus seis episodios, pues tiene un buen ritmo, hay estafas de todo tipo, tenemos drogas y violencia, y no falta el humor. Pero también tiene su propio mensaje, mostrando cómo nuestra sociedad siempre se las apaña para encontrar nuevas formas de mercantilizar la sexualidad.

Líneas eróticas no solo trata de drogas, sexo y dinero, sino que bajo ese telón de adicciones tenemos una historia sobre la mayoría de edad que se desarrolla en la década de 1980, con los ingredientes necesarios para mantener nuestro interés, entre ellos la nostalgia. Son tan sólo seis episodios, que se pasan volando, y con los que aprendemos algo de historia, tanto la más conocida como la que menos se ha contado. Eso si, hay que tener cuidado de no verla con niños alrededor, pero también de no tener el volumen muy alto (si los vecinos lo escuchan todo), pues puede parecer que estamos viendo algo mucho más explícito y ganarnos fama de guarrindongos.


Listado de episodios de ‘Líneas eróticas

La serie Líneas eróticas (Dirty Lines) está compuesta por 6 capítulos de entre 44-51 minutos de duración cada uno.

Episodio 1

Un hombre despreocupado y su cauto hermano ponen en marcha una empresa de líneas eróticas en los Países Bajos. Una estudiante universitaria descubre una nueva carrera.

Episodio 2

Marly necesita dinero para pagar el alquiler, las mentiras de Frank empiezan a pasarle factura y una noche de fiesta se desmadra.

Episodio 3

Marly decide que es hora de hacerse oír, Anouk tiene una gran noticia, Ramon se topa con una cara conocida y Frank amplía el imperio.

Episodio 4

El negocio prospera, ¿pero cuándo será suficiente para Frank? Una línea telefónica para insomnes resulta problemática mientras que la de las chicas empieza con mal pie.

Episodio 5

Los problemas sentimentales de Marly se complican, Johnny trata de beber más que un inglés (y contarlo), Ramon por fin se desinhibe y Frank se lleva un susto.

Episodio 6

La caída del Muro de Berlín presagia cambios. Marly mueve ficha, Ramon sopesa una decisión importante y Frank pierde el control después de recibir la visita de Hacienda.


¿Qué te ha parecido la serie?

Líneas eróticas (Dirty Lines)

6.5

Puntuación

6.5/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: