Crítica de ‘Entre dos mundos‘: Amor adolescente más allá de la vida

Las críticas de David Pérez «Davicine»:
Entre dos mundos

Tras perder al amor de su vida en un trágico accidente, una adolescente con el corazón destrozado empieza a creer que él le envía señales desde el más allá. Dirigida por Arie Posin, Entre dos mundos está dirigida por Arie Posin (La mirada del amor) y basada en la novela juvenil de Marc Klein (Serendipity), autor del guion, estando protagonizada y producida por Joey King (Mi primer beso). También cuenta en su reparto con Kyle Allen (West Side Story), Kim Dickens (Perdida), John Ortiz (El lado bueno de las cosas) y Celeste OConnor (Cazafantasmas: Más allá). La película se estrena en Netflix el 8 de abril de 2022.

Amor más allá de la vida y la muerte

Entre dos mundos es una historia de amor sobrenatural que gira en torno a Tessa (Joey King), una adolescente que ha pasado casi toda su infancia de hogar de acogida en hogar de acogida y no cree merecerse su propia historia de amor. Todo cambia cuando el azar la lleva a conocer a Skylar (Kyle Allen), estudiante de un pueblo vecino y un romántico empedernido.

Sin embargo, cuando el corazón de Tessa empieza a abrirse, la golpea la tragedia: Skylar muere en un accidente de coche. Ella sobrevive, pero cree que él intenta comunicarse con ella desde el más allá. Con la ayuda de su mejor amiga y armada con la nueva creencia de que el amor nunca muere, Tessa intenta contactar con Skylar una última vez para darle a su historia de amor el final épico que merece.

Joey King cumple con un papel típico

La idea de una amor más allá de la vida no es algo nuevo, y no son pocas las películas y series que han mostrado como los amantes intentan reencontrarse incluso después de la muerte. Obviamente nos viene a la mente Ghost, más allá del amor a casi todos los espectadores, pero hay muchos más ejemplos actuales, y muchos de ellos también centrados en amores adolescentes.

En una amplia variedad de escenas, y a pesar de ser tramas y personajes diferentes, Joey King hace que nos venga a la memoria su papel en la saga Mi primer beso, con algunas similitudes en su estilo, y es algo que juega en su contra, pues tenía la idea de poder ver a la actriz en un papel diferente. De hecho, ella ha tenido implicación en la producción de esta película, lo cual iba a su favor, pero al final no ha logrado la repercusión que King esperara, siendo un estreno directo para Paramount+ en Estados Unidos, y en Netflix en otros países, como España.

Ahora bien, incluso sin salirse de sus registros, la actriz no defrauda. En esta ocasión, Joey King interpreta a una joven fotógrafa en ciernes capaz de tomar fotografías únicas lejos de la fotografía actual digital. Sus fotografías carecen tanto de color como de personas, en parte por no haber desarrollado ningún vínculo especial con las personas al haber pasado su infancia de hogar de acogida en hogar de acogida, lo que se refleja en su fotografía. Ella es claramente lo mejor de la película, y consigue elevar el guion que tiene para que luzca mejor el conjunto global.

Kyle Allen continúa con papeles románticos y, tras haber destacado en West Side Story, vuelve a nuestras pantallas con otro papel con el que enamorará al público más joven con ganas de una película de romance adolescente, jugando con su atractivo para que el romance encandile a su público objetivo. Por desgracia, la película depende más del atractivo de sus protagonistas que de su química.

Saltos en el tiempo y en la vida

Entre dos mundos tiene un enfoque narrativo no lineal, ya que los eventos anteriores al accidente van adelantando lo que serán los eventos posteriores. Aunque realmente no hay nada que objetar, el desorden narrativo no aporta nada nuevo, pues tampoco hay nada especial en la relación de Tessa y Skylar que merezca esta planificación.

Y, curiosamente, aunque no se abran nuevos caminos según se nos muestra el trauma posterior al accidente, en el tercer acto hay un giro ciencia ficción que puede descolocarnos y sin el cual igualmente podría haber funcionado la película. Se nota introducido con calzador, sin necesidad alguna, apareciendo como si solo se introdujese para ampliar la duración de la película y poder encajarla en una mayor cantidad de géneros. Pero, independientemente de la necesidad de ese giro, la película no se nota alargada en exceso.

Entre dos mundos es otro romance adolescente con protagonistas atractivos que intenta generar algo de debate alrededor de las consecuencias de los traumas en los jóvenes, una historia de amor sobrenatural para una nueva generación que partía de una idea sólida y acaba destinada para su consumo en casa. ¿Es mala? Por supuesto que no. ¿Es buena? Tampoco nos pasemos. Se deja ver, tiene algo de intriga, mucho de romance, y un gran nivel de producción como para captar a su propio público.


¿Qué te ha parecido la película?

Entre dos mundos

6

Puntuación

6.0/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: