Crítica de ‘Kotaro vive solo‘: Conmovedora y bella historia de un solitario niño

Las críticas de David Pérez «Davicine»:
Kotaro vive solo

Un niño pequeño y solitario se muda a un apartamento destartalado por su cuenta y se hace amigo del artista de manga sin un duro que vive en la puerta de al lado. Kotaro vive solo es el anime dirigido por Tomoe Makino y basado en el manga de humor de Mami Tsumura —considerado «el manga más conmovedor de Japón» y con más de 1,4 millones de ejemplares vendidos—. La serie se estrena en Netflix el 10 de marzo de 2022.

Un niño muy maduro que nos emocionará

¡Din, don! Un niño pequeño llama a la puerta. Entrega una bonita caja de pañuelos a modo de regalo y dice: «Me llamo Sato y acabo de mudarme al número 203. Encantado de conocerle». Es Kotaro Sato, el nuevo inquilino de los Apartamentos Shimizu. Vive solo. Y tiene cuatro años.

Todos los días va a hacer la compra, también solo, con una espada de juguete amarrada a la cintura. Maduro e infantil a un tiempo, el pequeño Kotaro empieza a influir en las personas que lo rodean con su sabiduría. Kotaro vive solo es la historia de un niño de cuatro años decidido a vivir por su cuenta hasta que pueda vivir al fin con sus padres.

Kotaro vive solo es una comedia animada que nos hará reír y llorar, y es algo que tenemos claro desde el primer instante, pues tan sólo con leer la trama y el encantador diseño de personajes sabemos que esta serie nos pondrá las emociones a flor de piel. Con una delicadeza increíble, la serie nos cuenta las vivencias de este maduro y solitario niño, logrando destacar por encima de casi cualquier anime de Netflix, siendo una auténtica joya con la que sentir emociones que incluso parecían olvidadas.

Un auténtico drama familiar

Con tan solo cuatro años, y una forma de hablar muy peculiar, influenciada por su anime favorito, la serie evoluciona a través de las travesuras de Kotaro, permitiendo poco a poco que aprendamos más sobre su pasado, consiguiendo equilibrar el tono de tragicomedia. Mientras nos hace sonreír con cariño por su comportamiento, también nos hace conmovernos según descubrimos que su pasado no es para nada agradable y nos muestran los motivos por los que se vio obligado a crecer más allá de su edad.

Kotaro se culpa de sus problemas, a pesar de no ser el culpable de su trauma personal, habiendo sobrevivido a unos padres abusivos y al hambre. Las malas experiencias que nos desvelan de su pasado son difíciles de superar, y la serie se encarga de mostrar la evolución psicológica de este niño que debe madurar demasiado deprisa y volver a confiar en las personas que tiene a su alrededor.

Cuando la serie retrata ciertos problemas como el abuso, el abandono de la familia, las relaciones tóxicas o la soledad, los vemos de la forma en la que los ve este niño. Somos conscientes que está mal, y todo lo que nos cuentan es triste y grave, pero como lo vemos desde la perspectiva del pequeño, lo apreciamos bajo una nueva luz. Sin relación en el estilo de animación ni en la trama, no puedo dejar de pensar en La tumba de las luciérnagas al ver retratados los oscuros momentos por los que ha debido pasar este niño, dejando patente la obligación de no subestimar a los más pequeños.

Los niños pueden ser molestos… pero también inolvidables

Alfred Hitchcock dijo en su momento: «Nunca trabajes con niños, ni con animales…» pero cuando se trata de animación se puede sacar lo mejor de los personajes infantiles sin marcarse límites. Los niños a veces pueden desesperar por ser retratados como críos molestos a ojos de los adultos, pero cuando un personaje está bien escrito, puede llegar a nuestros corazones y no salir de ahí.

La pequeña Setsuko me sigue emocionando con tan sólo recordar sus penurias en el Japón de la Segunda Guerra Mundial, y Kotaro logra ser retratado de forma perfecta en esta emotiva historia, siendo para mi uno de los mejores personajes infantiles que se han escrito en una serie de animación actual, un niño que ha tenido que aprender a vivir por sí mismo. Prefiere hacer todo por sí mismo antes que molestar a los demás porque tiene miedo de ser considerado una carga, pero aún con su peculiar forma de hablar feudal y los traumas del pasado, es un niño dulce, amable y capaz de cambiar a la gente a su alrededor. Sin destripar nada, tengo que admitir que hacía mucho que no me emocionaba tanto como con una de las escenas de esta serie que implica unos globos, gestionando las emociones no sólo de Kotaro sino también las de los espectadores.

Kotaro es el protagonista principal de la serie, pero alrededor tenemos múltiples personajes adultos, entre los que hay que destacar a todos sus vecinos, personajes muy bien escritos y sobre quienes se reflejan con acierto los cambios que sufren a raíz de conocer a este impredecible niño. La relación de Kotaro con sus tres vecinos más cercanos, cómo se ayudan mutuamente y se hacen compañía es lo mejor de la serie. Hay muchos más personajes secundarios que pasan poco tiempo en pantalla, pero todos aportan a la historia y refuerzan la imagen que quieren mostrarnos de Kotaro.

Animación al servicio de los personajes

Acostumbramos a ver anime de calidad, con un diseño de personajes detallado y una fluida animación que sorprende por la calidad visual con la que nos deleitan. En esta ocasión, Kotaro vive solo no requiere de una impecable animación, empleando una animación sencilla, para nada memorable, pero que funciona muy bien con la historia que nos cuenta.

El diseño de los personajes y sus movimientos están al servicio de las emociones, especialmente para personajes como Kotaro, que no es precisamente un niño que muestre sus propias emociones con facilidad. Para ser sincero, me chocaba de inicio el diseño de los ojos de Kotaro, pero ha sido una decisión artística para mantener el estilo del manga original, y una vez me sentí conmovido por él, sus ojos pasaron a un segundo plano. Igual que la animación, la música cumple con su objetivo, con melodías sencillas de piano, aunque mucho más amenas y divertidas son las correspondientes de los créditos y finales.

Kotaro vive solo es una experiencia emocional animada de obligatorio visionado para quienes quieran disfrutar de una delicada escritura de personajes y una conmovedora historia alrededor del crecimiento, la paternidad y los traumas.


Listado de episodios de ‘Kotaro vive solo

La serie Kotaro vive solo está compuesta por 10 capítulos de entre 27-28 minutos de duración cada uno.

Episodio 1

Kotaro, un niño de cuatro años bastante raro, se muda a un apartamento completamente solo. Parece que no tiene padres ni familiares con él.

Episodio 2

Karino descubre por qué Kotaro habla de una forma tan peculiar: está copiando a Tonosaman, su personaje favorito de una serie de dibujos a punto de terminar.

Episodio 3

Cuando Kotaro ve a alguien que regala globos, trata de conseguir tantos como le es posible. Pero los necesita para algo muy concreto.

Episodio 4

Kakeru, el amigo de Kotaro, tiene una asistenta que se encarga de todo por él, así que Kotaro decide enseñarle cómo hacer las cosas por sí mismo.

Episodio 5

Por alguna razón, Kotaro es muy selectivo en lo referente a pañuelos: solo le gustan los caros y suaves porque son «dulces». Luego, Karino descubre lo que quiere decir.

Episodio 6

Un hombre llamado Aota se muda al edificio durante un mes. Cuando le pide a Kotaro que sea su amigo, Karino empieza a sospechar… y se pone un poco celoso.

Episodio 7

Una niña llamada Kana empieza a ir a jugar a casa de Kotaro todos los días después del parvulario, pero nunca parece que se lo esté pasando bien.

Episodio 8

Karino lleva a Kotaro y a todos sus amigos al cine. Kotaro quiere ver la nueva película de Tonosaman, pero los demás niños no están por la labor.

Episodio 9

Cada vez que Kotaro va al dentista del barrio, el doctor Ohba se toma la molestia de hablar con él y hacerle un montón de preguntas.

Episodio 10

Un día, una mujer que Kotaro no reconoce llega para recogerlo a la salida del parvulario. Afirma ser la exnovia de Karino.


¿Qué te ha parecido la serie?

Kotaro vive solo

9

Puntuación

9.0/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: