Crítica de ’No me mates’: Un romance más allá de la vida… y la muerte

Las críticas de David Pérez «Davicine»:
No me mates

Después de morir de una sobredosis con su amante, Mirta resucita y descubre que forma parte de un violento mundo cuya existencia ignoraba. Dirigida por Andrea De Sica (Children of the Night), con Alice Pagani (Baby) y Rocco Fasano (SKAM Italia), No me mates cuenta también en su reparto con Silvia Calderoni, Fabrizio Ferracane, Sergio Albelli, Giacomo Ferrara y Anita Caprioli. La película se estrena en Netflix el 21 de febrero de 2022.

La vida después de la muerte

Aunque muchas veces se miran de reojo, como si no fueran de la misma calidad, las películas que van directas a Netflix sin una campaña promocional por detrás, hay que aclarar que No me mates es una película italiana que en 2021 se estrenó en los cines italianos, con una buena acogida por parte de público, y ha sido adquirida por la plataforma para que se pueda ver en el resto del mundo.

Basada en el libro homónimo («Non mi Uccidere», en versión original) de la autora italiana Chiara Palazzolo, la trama gira en torno a una joven de 19 años llamada Mirta (Alice Pagani) quien junto a su novio Ronin (Rocco Fasano) mueren de una sobredosis. Enterrados juntos por petición de su madre, la joven «resucita» y logra salir a golpes de su sepultura, confusa por lo que acontece.

Pero Mirta tiene que darse cuenta de que ya no es la misma que antes de morir, y sus cambios físicos como el oscurecimiento de la piel o la caída de las uñas son solo una señal. Otra es su repentina hambre de carne humana fresca… Es en ese momento donde comienza el terror y nos van contando en paralelo el presente y pasado de la joven. Vamos viendo cómo conoció a Ronin, así como ella vaga confusa en el presente por su situación actual mientras descubre que para seguir viva deberá cambiar su alimentación. La actriz Alice Pagani convence como una chica insegura que se enamora del chico equivocado, pero carece de intensidad en las escenas en las que está sedienta de sangre y sus ojos negros delatan que va a comenzar a «comer».

Bajo la sombra madura de Crepúsculo y Crudo

La película recuerda bastante a Crepúsculo de inicio, pero poco a poco se aleja de su estela abrazando un tono más oscuro, tanto en ambientación como en el desarrollo de sus personajes, que son menos «ligeros» que los crepusculares protagonistas de la popular franquicia y se acercan más a lo que vimos en Crudo.

Andrea De Sica logra mostrar algunas escenas atmosféricas aterradoras, y emplea una lúgubre fotografía que encaja a la perfección con el nuevo estilo de vida de la joven. Curiosamente, es raro asociar al cine de terror unos tonos luminosos, y aquí no tenemos una excepción, salvo cuando nos cuentan la vida de ella antes de morir. Una vez su «vida» cambia para siempre, la fotografía se torna a una imagen bañada en tonos azules y negros, casi como si nos llevaran a un mundo paralelo. Los momentos más espeluznantes están respaldados por una impecable juego de luces y sombras, con un montaje y movimientos de cámara impresionantes. Incluso cuando localiza a su primera víctima, consiguen sin ser explícitos captar la sensación desagradable de comerse a alguien, aunque luego no faltará la sangre.

Por desgracia, a pesar de la buena ambientación, hubiera sido de agradecer un mayor ritmo en la trama, que incluso avanza despacio cuando ella encuentra una mentora que la enseña las reglas de los muertos vivientes o supramuertos. Durando tan sólo hora y media, y teniendo bastante que contar, especialmente la parte de la presencia de una una secta del siglo XVII que cazaba brujas y ahora a jóvenes no muertos, sorprende la decisión de narrar todo con tanta parsimonia, incluso la minimalista música electrónica prefiere no acelerar el ritmo y permanece en segundo plano. Y siguiendo con la banda sonora, han optado por el uso de temas conocidos, demostrando que que tenía presupuesto para hacerse con los derechos de canciones famosas, aunque ya muy usadas en otras series y películas, lo que quita la sorpresa aunque crean una buena atmósfera.

No me mates ofrece una nueva perspectiva dentro del género de terror y los no muertos, con una gran ambientación, algunas sangrientas y perturbadoras escenas, y una historia interesante de enfrentamiento entre dos poderosas facciones de vivos y muertos, pero por desgracia no son capaces de conseguir un ritmo adecuado con el que el espectador se enganche, funcionando casi como un episodio piloto de una serie que tendría mucho que contar.


¿Qué te ha parecido la película?

No me mates

5.5

Puntuación

5.5/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: