Crítica de ‘Cómo meterse en un jardín’: Gary Cooper, que estás en los cielos

Las críticas de Daniel Farriol:
Cómo meterse en un jardín
(Landscapers)

Cómo meterse en un jardín (Landscapers) es una miniserie británica inspirada en hechos reales dirigida por Will Sharpe (The Electrical Life of Louis Wain, Flowers) que también co-escribe los guiones junto a Ed Sinclair (Screenshot). Es la historia de Susan y Christopher Edwards, un matrimonio acusado de asesinar a los padres de ella y enterrarlos en el jardín de su antigua casa. Sin embargo, ellos siempre se declararon inocentes. A medida que avanza la investigación policial van descubriéndose secretos al mismo tiempo que la afición por el cine de Susan le hace confundir la realidad con lo imaginado. Está protagonizada por Olivia Colman (El padre, La favorita), David Thewlis (Invitado de honor, Wonder Woman), Samuel Anderson (Sweetheart, Otra vida), Felicity Montagu (Miss Marx, Brief Encounters), Karl Johnson, Kate O’Flynn, Dipo Ola y Daniel Rigby. La serie se ha estrenado en HBO Max España el día 9 de Diciembre de 2021.

Una pareja de asesinos atípica

Tengo sensaciones encontradas hacia la miniserie Cómo meterse en un jardín, traducción nada literal del original Landscapers (Paisajistas), que se sirve de una frase hecha en castellano para ironizar sobre un episodio criminal bastante oscuro en un acercamiento similar al que hacen los propios autores de la serie. En 2014, el matrimonio formado por Susan y Christopher Edwards, fue juzgado y declarado culpable del asesinato de Patricia y William Wycherley, los padres de ella. Tras enterrar los cadáveres en el jardín de su antigua casa, huyeron a Francia y pasaron 15 años sin ser descubiertos hasta que él confesó lo sucedido a su madrastra durante una llamada telefónica. La policía no tenía pruebas suficientes para solicitar la extradición, así que fueron ellos mismos los que se entregaron a la justicia para esclarecer unos hechos de los que siempre se han declarado inocentes.

Lo que diferencia a esta serie de otras crónicas negras o true crimes es esencialmente la extraña personalidad de la pareja protagonista. No son asesinos al uso. Susan era una mujer obsesionada con el cine del Hollywood dorado como vía de escape para olvidar un pasado traumático. El Lejano Oeste y el mito del héroe encarnado por el actor Gary Cooper fueron su verdadera pasión, algo que estando en la ruina le hizo gastar miles de euros para adquirir carteles cinematográficos, autógrafos y otras reliquias relacionadas con el séptimo arte que en realidad carecían del valor pagado. Christopher también compartía esa afición por el cine y mantenía una curiosa amistad por correspondencia con el actor francés Gérard Depardieu. Cómo meterse en un jardín es una intriga policial que dedica sus mayores esfuerzos a la escenificación del peculiar mundo de ingenuidad e imaginación onírica en el que vivían los protagonistas para alcanzar a comprender sus motivaciones. En realidad, se trata de una historia de amor como las de antes, al menos así es como la vivieron en su cabeza los Edwards.

Montarse películas

El tono que emplea Cómo meterse en un jardín para acercarse a esa historia me plantea dudas o, al menos, algunos cuestionamientos éticos. No partimos de una ficción cualquiera si no que estamos ante el relato de unos hechos trágicos que sucedieron en realidad de manera reciente, así que no sé hasta que punto es adecuada la utilización de un humor que oscila entre lo absurdo y lo guiñolesco. El fondo de la historia es muy triste, la pareja protagonista la componen dos almas quebradas que necesitan estar juntos para sobrevivir a la violencia de la vida. Se habla de asesinato, abusos sexuales en el ámbito familiar o discriminación social, temas muy serios que quedan desenfocados bajo la luz de la comedia y de la extravagancia escénica (con ruptura de la cuarta pared incluida). Durante los cuatro episodios de la miniserie existe un desequilibrio evidente en el guion a la hora de asociar en un mismo plano narrativo el drama con el humor o el realismo con la fabulación.

Aún así, la imaginativa puesta en escena del director británico-japonés Will Sharpe ofrece suficientes motivos de interés para que la serie no se quede en el olvido. El mundo interior de Susan y Christopher toma forma de manera explícita a través de la utilización del punto de vista. Se incorporan dentro de la historia secuencias que relatan hechos acontecidos de verdad pero que son escenificadas en pantalla como si fueran parte de las películas con las que los protagonistas se evaden de su triste realidad. De ese modo, su historia de amor y los flashbacks en los que ambos se conocen, parecen sacados de El último metro (François Truffaut, 1980) o cualquier otra película francesa romántica. Christopher se transforma a veces en la reencarnación de Gary Cooper como símbolo del héroe que rescata a Susan de sus padres, mientras que la confrontación dialéctica con la policía acaba siendo un compendio de cine negro y de un tiroteo clásico del wéstern. Por todo eso, Cómo meterse en un jardín acaba siendo una experiencia sugestiva y desconcertante a partes iguales donde lo que sí nos llevamos con nosotros es la gran interpretación de Olivia Colman y de David Thewlis, muy bien secundados por Kate O’Flynn, con intérpretes de ese calibre todo fluye más fácil.

 

Listado de episodios de ‘Cómo meterse en un jardín (Landscapers)’

La miniserie Cómo meterse en un jardín (Landscapers) está compuesta por 4 episodios de unos 50 minutos cada uno.

Episodio 1

Después de vivir en Francia con su esposa Susan durante los últimos 15 años, Christopher Edwards hace una llamada desesperada a su madrastra en Inglaterra para pedir ayuda financiera, lo que provocará una reacción en cadena al tener que justificar su petición desvelando un siniestro secreto que les convertirá en fugitivos de la justicia.

Episodio 2

Mientras continúa la investigación sobre el doble asesinato de Mansfield de los padres de Susan, el pasado de la mujer se revela dolorosamente y salen a la superficie algunos secretos inconfesables.

Episodio 3

Christopher se sincera sobre su pasado cuando la relación de la pareja con los padres de Susan se convierte en el centro de atención. Lancing y Wilkie logran un gran avance en la investigación para poder encarcelar al matrimonio.

Episodio 4

Verdad y fantasía chocan cuando Susan y Christopher Edwards se enfrentan a un juicio donde son expuestos ante la opinión públicos como una pareja de locos asesinos. Al encontrarse por primera vez desde su arresto, viejas dudas y nuevos lamentos ponen a prueba su amor.


¿Qué te ha parecido la serie?

Cómo meterse en un jardín (Landscapers)

6.3

Puntuación

6.3/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: