Crítica de ‘Friendzone‘: Una comedia romántica poco cómica y menos emotiva

Las críticas de David Pérez «Davicine»:
Friendzone

En Friendzone, el romántico empedernido Thibault cree que su suerte está a punto de cambiar tras conocer a Rose. ¿Podrá pasar de ser solo un amigo a convertirse en el hombre de su vida? Dirigida por Charles Van Tieghem, está protagonizada por Mickaël Lumière, Manon Azem, Fadily Camara, Eva Danino, Constance Arnoult, Eloïse Valli, Bruno Sanches y Maxime Gasteuil. La película se estrena en Netflix el 29 de septiembre de 2021.

Sin novedades en el horizonte

Friendzone es la típica comedia romántica que poco aporta y sirve sencillamente como mera distracción para una noche sin demasiado que hacer. Una película centrada en la parte más crucial de cualquier relación: la comunicación, lo que se ha hecho en casi todas las comedias del género, que siempre se basan en los malentendidos o la incapacidad para expresar los sentimientos de los protagonistas.

En la película, Thibault (Mickaël Lumière) es el típico chico simpático que se va de despedida de soltera con sus tres mejores amigas. Un chico dulce aunque algo pusilánime y, como era de esperar, soltero. En su última noche de fiesta con sus amigas se encuentra con una inquilina del mismo hotel, Rose (Eva Danino) una joven atractiva por la que él siente algo especial de inmediato. Ella ha roto recientemente con su novio, y entre ambos saltan chispas.

Pero según la «pareja» se va acercando más, salen de fiesta, comparten secretos, disfrutan viendo películas… él pasa a la «zona de amigo» para ella, lo que hace que Rose regrese con su ex. Afortunadamente para él, sus tres buenas amigas Lulu (Fadily Camara), Maud (Manon Azem) y Alexandra (Constance Arnoult) quieren ayudar a este romántico desesperado a triunfar en el amor y deciden entrenarlo en el arte de la seducción (que no del amor).

Difícil meter más clichés por minuto

Como si el tiempo no hubiera pasado, Friendzone repite el viejo cliché por el que las mujeres no quieren hombres buenos y sentimentales a su lado, lo que normalmente se llama «calzonazos», pues ese tipo de hombres acaban como amigos que sirven de paños de lágrimas. Y si un hombre quiere conquistar a una mujer debe ser un poco imbécil y un tío duro, o ese al menos es el mensaje inicial de la película.

Esta comedia romántica también refuerza este cliché cuando Thibault no es visto como una posible pareja sexual, y eso que su primer encuentro no dejó nada a la luz. Él es amable con ella, la apoya en todo pero no se lanza a por ella desde el primer momento, motivo por el que debe aprender las reglas del juego del amor si quiere conquistar a su amada. Pero claro, tenemos clichés hasta en el desenlace, lo que no es ninguna novedad en este tipo de películas.

La necesidad de enamorar tal y como somos

No es una trama original, y podríamos pensar que el reparto ayudaría a mejorar la película en general, pero en cambio es un conjunto de actores que solo cumplen con los mínimos que se les exige, con situaciones un tanto irreales, con pocos momentos divertidos y menos emoción aún. Es una pena porque Rose y Thibault tienen química juntos, pero su historia hace que todo se derrumbe a su alrededor, con escasas ideas originales, y menos memorables aún.

Thibault es interpretado por Mickaël Lumière, que arranca como un buen chico y muy comprensivo, y evoluciona consiguiendo algo más de complejidad al conseguir aprender a ser un tipo chulo y algo idiota, que es lo que cree que gusta a las mujeres. Las amigas de Thibault le dan un cambio de imagen, transformándolo en el tipo de hombre que dejará sin aliento a Rose, un hombre que sabe bailar salsa y practica el juego de la seducción. Pero no todo será tan fácil como él piensa.

Por su parte, Rose es interpretada por Eva Danino, una actriz que sabe sacar provecho a la apariencia de una joven inteligente, emprendedora, pero a la vez sexy y sin tener que aprovecharse de ello, teniendo alguna buena escena cuando juega con la falta de química sexual con su amigo.

Lástima que con la química que tenían no consigan sacar adelante escenas divertidas de las que siempre se esperan de las comedias románticas, y aunque encuentre su público entre quienes disfruten con este género sin pedir demasiado, Friendzone queda como una inofensiva comedia romántica que no logra hacernos reír ni emocionarnos. No es la opción ideal para una tarde de domingo lluviosa, pero sí para cerrar una jornada laboral tediosa que no requiere de demasiados esfuerzos por nuestra parte.


¿Qué te ha parecido la película?

4/5 - (5 votos)

Friendzone

5

Puntuación

5.0/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: