65 SEMINCI. Sección oficial. Crítica de ‘Sweet Thing’: Solo se es niño una vez

Las críticas de José F. Pérez Pertejo en la 65 SEMINCI: 
Sweet Thing
 

Hace seis años se presentó en la SEMINCI Little Feet (2013), la primera película que Alexandre Rockwell filmó con sus hijos Lana y Nico Rockwell, recuerdo que alcanzaba con las justas la clasificación de largometraje (60 minutos) y que era una historia demasiado naif filmada de un modo un tanto pedestre con unos niños, los suyos, que eran muy pequeños. Tenía cierto encanto, pero no pasaba de ser el entretenimiento de un padre con sus hijos al que le había dado formato cinematográfico.

Siete años después, Alexandre Rockwell ha vuelto a escribir una historia para ser protagonizada por sus hijos y el resultado merece palabras mayores. Sweet Thing (título tomado de una canción de Van Morrison que suena casi como leitmotiv), parte de una idea similar a la premisa argumental de Little Feet para convertirse en una espléndida película sobre la infancia arrebatada y la capacidad de lucha de unos niños para permanecer en ella a pesar de que la vida les cierre las puertas de la inocencia.

Con un padre alcohólico (Will Patton) que en cuanto bebe deja de ser el buen tipo que (en esencia) es para convertirse en un miserable y una madre egoísta (Karyn Parsons) que ha escapado de los brazos de un alcohólico para caer en los de un maltratador, el panorama que se les presenta a Billie (Lana Rockwell) y Nico (Nico Rockwell) es desolador. Consiguen dinero con encargos callejeros que rozan la delincuencia (el dueño de un taller de neumáticos les paga por poner clavos bajo las ruedas de los coches) y su vida transcurre entre los sobresaltos a los que les somete su padre cuando se emborracha y el amor entre los tres cuando el maldito alcohol no está presente. Particularmente conmovedor es el amor fraternal entre ambos hermanos que, en algunas secuencias, una en particular que es mejor no desvelar, llega a partirte el alma.

La trama conduce a los niños a convivir durante una temporada con su madre (Karyn Parsons es en realidad su madre en la vida real y la esposa de Alexandre Rockwell) y las cosas van de mal en peor hasta que emprenden una huida hacia adelante con su amigo Malik (Jabari Watkins) completando el terceto de niños en busca de la felicidad arrebatada. Rockwell conduce el relato con una enorme sensibilidad, en su doble condición de director y padre saca petróleo de sus hijos, especialmente de Lana que tiene el talento natural de iluminar la pantalla cuando sonríe y encoger el alma del espectador cuando está triste. No sé si Lana Rockwell se va a dedicar al cine más allá de los proyectos que haga con su padre, pero detrás de esa mirada hay algo más que una actriz en ciernes.

Alexandre Rockwell, como ya hiciera en Little Feet, filma en un blanco y negro muy contrastado que matiza con diferentes texturas y recurre al color para subrayar algunos momentos de particular carga poética como algunas ensoñaciones de Billie o los efímeros momentos de felicidad que ambos niños atesoran en su memoria. Incorpora, además, otros elementos de estilo como unos subtítulos en color un poco arbitrarios o una puesta en escena tan espontánea que, en ocasiones, rechina, pero la narración siempre está por encima. Todo sirve para reafirmarle como lo que es, uno de los padres del cine indie americano que eclosionó en los 90 y que, a estas alturas del siglo XXI, parece vagar a la deriva entre una repetición de temas y modelos o una experimentación, no ajena a influencias de otras cinematografías foráneas, que no siempre cuaja bien.

El cine de Rockwell a pesar de su envoltorio estético es directo, honesto, comprometido con lo que está contando y capaz de conjugar una historia bien contada con una hermosa dosis de poesía. Lo que decíamos al principio: palabras mayores.


¿Qué te ha parecido la película?

8.5

Puntuación

8.5/10

2 comentarios en «65 SEMINCI. Sección oficial. Crítica de ‘Sweet Thing’: Solo se es niño una vez»

  • el 26 octubre, 2020 a las 11:52
    Enlace permanente

    Y luego hablan de que Coppola colocaba a toda su familia en todas sus producciones… Muy buena pinta y deseando verla.

    Respuesta
  • el 27 octubre, 2020 a las 18:53
    Enlace permanente

    Esperemos que tenga carrera comercial en salas, de momento no tiene distribuidora en España. Probablemente podrá verse en alguna plataforma, pero habrá que esperar para ello.

    Respuesta

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: