64 SEMINCI. Sección Oficial. Crítica de ‘El huevo del dinosaurio (Öndög)’: Thriller, drama, comedia y romance en la estepa de Mongolia

Las críticas de José F. Pérez Pertejo en la 64 SEMINCI: 
El huevo del dinosaurio (Öndög)
 

En medio de la noche aparece el cadáver de una mujer desnuda tirado en medio de la nada, un joven policía debe permanecer de guardia custodiando el cuerpo mientras una pastora de la zona le acompaña con un rifle para protegerle de los lobos que merodean alrededor. Entre ambos habrá tensión sexual. Una lectura superficial de la sinopsis de El huevo del dinosaurio (Öndög) podría hacernos pensar que estamos ante un thriller policiaco adaptando una novela negra nórdica o estadounidense.  Pero no es el caso.

El lugar en cuestión es la estepa mongola y el director encargado de llevar a cabo la propuesta cinematográfica es el chino Wang Quan´an, autor de la célebre La boda de Tuya (Oso de Oro en Berlín en 2006), un habitual del certamen berlinés pero cuyo cine es francamente difícil de ver en los circuitos comerciales, intenten ver una película suya en alguna plataforma digital o comprarla en DVD (salvo la mencionada) y verán de qué les hablo.

Wang Quan´an parte de esta premisa de thriller para filmar una película sin género o con muchos géneros al mismo tiempo. Con un planteamiento formal bastante radical, durante el primer tercio de película, el director chino decide colocar la cámara lejos (muy lejos) de lo que está sucediendo, la mayoría de lo que ocurre está contado con planos generales que subrayan la amplitud y aridez del paisaje y nos distancian de unos personajes a los que tardaremos mucho en ver los rostros.

Este primer acto es precisamente el que más pesa en el espectador y el que corre el riesgo de dejarnos fuera de la historia, hay que poner intención para implicarte en algo que está pasando a muchos metros de lo que el plano te muestra y que está narrado con ritmo lento, tono contemplativo y, como se ha dicho, un dispositivo narrativo bastante radical que únicamente se permite la licencia de jugar en un par de ocasiones con una cuestionable ambivalencia entre la música diegética que sale del teléfono móvil del policía y la no diegética que, a modo de banda sonora convencional, suplanta la canción (el “Love Me Tender” de Elvis Presley) que el policía está escuchando. Imagino que el director tendría alguna buena razón de estilo para hacerlo o sencillamente lo hizo porque le vino en gana, pero como espectador me ha resultado un poco desconcertante.

El primer acto se cierra con el único (o uno de los pocos) primeros planos que vamos a ver durante el metraje, en el rostro del joven policía regresando a la comisaría, tras la noche pasada al raso, se dibujan los estigmas de una noche iniciática. A partir de aquí, Wang Quan´an reconduce la configuración de los planos y secuencias hacia formas más convencionales y se adentra en un segundo acto en el que la pastora (Dulamjav Enkhtaivan) asume el protagonismo reivindicándose como una mujer emancipada y autosuficiente que se resiste a “necesitar” un hombre a pesar de lo inhóspito del medio. Es decir, un leit motiv argumental muy habitual en el cine occidental de estos últimos años pero que adquiere singularidad precisamente por las peculiaridades del medio físico donde se desenvuelve su vida.

El tono de comedia dramática impregna todo este segundo acto en el que Wang Quan´an aborda temas como la maternidad, la interacción con la naturaleza y el choque generacional esbozado en el contraste entre los viejos policías a punto de jubilarse y las nuevas promociones en las que incluso hay una mujer.

El huevo del dinosaurio concluye con un acto final en el que lo argumental tiene mucho más peso que lo contemplativo y al que Wang Quan´an confiere un agradecible mayor ritmo para completar una película de notable factura estética y con mayor calado emocional del que su parsimonioso comienzo hacía presagiar.

6.5

Puntuación

6.5/10

2 comentarios en “64 SEMINCI. Sección Oficial. Crítica de ‘El huevo del dinosaurio (Öndög)’: Thriller, drama, comedia y romance en la estepa de Mongolia

  • el 22 octubre, 2019 a las 18:55
    Permalink

    Nuri Bilge Ceylan es muy buen director, que por lo que cuentas tiene un estilo similar a este director chino (aconsejo recuperar su última película EL PERAL SALVAJE), pero no sé si tengo el valor suficiente para engancharme a otro director de este tipo .

    Respuesta
  • el 26 octubre, 2019 a las 20:10
    Permalink

    Y ahora hay que verla…😭

    Respuesta

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: