Crítica de ‘¿Quién está matando a los moñecos?’: Brian Henson nos deja a medias

Las críticas de Cristina Pamplona “CrisKittyCris”: ¿Quíen está matando a los moñecos?

Tal vez si no existiesen películas como Team América: la policía del mundo, El delirante mundo de los Feebles o incluso ¿Quién engañó a Roger Rabbit?, mi opinión sobre ¿Quién está matando a los moñecos? sería más entusiasta. Sin embargo, la esperada película de Henson Alternative, sello perteneciente a Jim Henson Company que se encarga de contenidos más adultos, no logra satisfacer las expectativas que despertó su tráiler.

Phil Philips es un expolicía, convertido en investigador privado, que vive en Los Angeles dentro de una sociedad donde humanos comparten existencia con marionetas. Un día Phil se ve involucrado en un asesinato múltiple dentro de un sex shop para muñecos. Lo que en un principio parece un robo, termina por convertirse en el primero de una serie de asesinatos contra el reparto del viejo programa infantil, «The Happytime Gang». El caso es demasiado personal para que Phil lo pase por alto, y termina metiéndose de lleno junto a la que fue su compañera de patrulla en sus años como policía, la desaliñada y drogadicta Connie Edwards.

Brian Henson, hijo del venerado Jim Henson, dirige esta película entre el cine negro y la comedia gamberra, interpretada por un elenco en el que actores se ven frente a frente con marionetas.  El guion lo firma el actor y director Todd Berger, cuyo anterior trabajo, la independiente It’s a Disaster, cosechó tanto premios como críticas positivas. En esta ocasión, no obstante, Berger desarrolla una primera media hora hilarante, que va perdiendo fuelle hacia un argumento policial flojo y predecible que delega todo el peso en un humor que no es para cualquiera.

La película recuerda a ¿Quién engañó a Roger Rabbit? por su género, pero en esta ocasión no se molesta en desarrollar una trama policial de enredos, y se trata de una consecución de encuentros con posibles sospechosos para llegar a un desenlace que ves venir de lejos. Tampoco coinciden en la comedia; aunque la película de Robert Zemeckis tiene categoría PG, el humor se mantenía no infantil, pero sí bastante blanco. ¿Quién está matando a los moñecos? tiene un humor más parecido a La fiesta de la salchicha, pero sin alcanzar la irreverencia de la primera.

Y la película entretiene, eso no puede negársele. Además, los fans del humor americano, disfrutarán con su reparto. Puede que Melissa McCarthy prácticamente repita su papel en Cuerpos especiales, pero eso no le resta vis cómica. Maya Rudolph es de lo mejor de la película en su papel de la clásica recepcionista de detective privado, y tiene una interpretación gestual que roba risas. En roles muy secundarios encontramos a Leslie David Baker, más conocido por su interpretación de Stanley en la versión americana de The Office, a Joel McHale, protagonista de Community, o a Elizabeth Banks.

Phil, el protagonista, está interpretado en Estados Unidos por Bill Barretta, un actor especializado en el doblaje, y cuya relación con la Jim Henson Company comenzó a principios de los noventa, convirtiéndose además en productor de algunas de sus películas, como Los teleñecos en cuento de Navidad o Los Muppets. El trabajo de Barretta como Phil es magistral y consigue una comunión tal entre su voz y los gestos de la marioneta que a veces te olvidas de que estás viendo un trozo de paño con ojos.

En cuanto al diseño y manejo de marionetas, a ¿Quién está matando a los moñecos? no se puede poner ninguna pega. Con los créditos finales, el espectador podrá echar un breve vistazo al trabajo que supone llevar a cabo una película como esta. Varias personas para controlar un solo muñeco, trajes de croma verde para poder borrar después a los marionetistas y, en definitiva, un equipo en armonía para pulir cada escena.

Creo que el mayor error de la película está en intentar capitalizar la nostalgia de aquellos que crecimos con las creaciones de Jim Henson. Y no porque el humor vulgar y macarra pueda resultar sacrílego para los amantes de títulos como Dentro del laberinto o Cristal oscuro, sino porque sabiendo que nos tenían con el binomio «Marionetas Henson + peli de adultos», decidieron descuidar todo lo demás.

¿Quién está matando a los moñecos? te hace pasar un rato divertido. Los amantes de las gamberradas se reirán, y no hay duda del mimo que se ha puesto en su realización. Por eso es una pena que no alcance todo su potencial y se quede lejos de la película que la factoría Henson nos prometió.


¿Qué te ha parecido la película?

Crítica de ‘¿Quién está matando a los moñecos?’: Brian Henson nos deja a medias
3 (60%) 1 vote

5.5

Puntuación

5.5/10

También te puede interesar

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.