Crítica de ‘Black Panther’: Una vibrante aventura en solitario de Marvel

Crítica de ‘Black Panther’: Una vibrante aventura en solitario de Marvel
Sin puntuación

Las críticas de David Pérez “Davicine”: Black Panther

Marvel continúa expandiendo su Universo Cinematográfico, y tras muchas películas corales con sus grandes superhéroes, y bastantes películas en solitario de personajes tan relevantes como Iron Man, Hulk, Thor o Capitán América, han dado un salto de fe para llevar a los cines el origen de Black Panther, quizás uno de sus superhéroes menos conocidos por los no lectores habituales de Marvel. Este personaje de los cómics apareció por primera vez en el Número 52 de “Los cuatro fantásticos” Vol. 1, publicado en 1966, y de esta forma Black Panther se incorpora  al catálogo de estrenos de Marvel Studios en su Fase 3 para dar a conocer al público cinematográfico nuevos héroes y continuar las aventuras de favoritos de los fans a lo largo de cuatro años y nueve películas.

Tras algunas películas bastante bien recibidas como Creed. La leyenda de Rocky Fruitvale StationRyan Coogler dirige Black Panther basándose en un guión que ha escrito él mismo junto con Joe Robert Cole (The People v. O.J. Simpson: American Crime Story), y logra la película de Marvel más radical, y es que hasta la fecha ninguna película de superhéroes se había atrevido a imaginar un futuro donde los logros de los científicos africanos eclipsan a los occidentales, o las mujeres tienen tanto peso en la sociedad actual

Black Panther cuenta la historia de T’Challa quien, después de los acontecimientos de Capitán América: Civil War, vuelve a casa, a la nación de Wakanda, aislada y muy avanzada tecnológicamente, para ser proclamado Rey. Pero la reaparición de un viejo enemigo pone a prueba el temple de T’Challa como Rey y Black Panther ya que se ve arrastrado a un conflicto que pone en peligro todo el destino de Wakanda y del mundo.

Puede que pensemos que estamos ante una película más de orígenes de un personaje, o en un producto más de Marvel para sacarnos los cuartos y estirar aún más su filón… pero ojalá realmente todas las películas que pensamos tienen esa finalidad fueran como Black Panther. Con un guión muy sólido, un ritmo trepidante, y una acción frenética, tenemos una de las mejores películas de un superhéroe en solitario de Marvel, y sí, son palabras mayores teniendo en cuenta que hay joyas como Iron Man, pero es que esta nueva película no es buena para ser un film de superhéroes, es que es buena como película en sí.

Sin tiempo para pensar, nos meten de lleno en una urbe futurista en nuestro tiempo, donde la recreación de la misma es tan convincente que en ningún momento nos planteamos que no pueda existir. La nación de Wakanda hace que las oficinas de Tony Stark parezcan el laboratorio de un colegio, pues no faltan los últimos avances, algunos de los cuales ni nos habíamos imaginado hasta la fecha, pero es que además Wakanda es el equivalente al Asgard terrestre, y lo tiene todo para que deseemos que aparezca en las mejores agencias de viaje: Unos colores muy vivos, unos edificios originales y unos habitantes que viven en paz y armonía, y que además dan especial relevancia a la mujer, estando en puestos destacados no sólo de seguridad sino también de ingeniería.

En el reparto tenemos a Chadwick Boseman, Michael B. Jordan, la ganadora del Premio de la Academia Lupita Nyong’o, Danai Gurira, Martin Freeman, Daniel Kaluuya, con la nominada al Premio de la Academia Angela Bassett y el ganador del Oscar Forest Whitaker y Andy Serkis. Otros miembros del reparto son Letitia Wright, Winston Duke, Florence Kasumba, John Kani y Sterling K. Brown.

Obviamente el peso de la película recae sobre Chadwick Boseman y Michael B. Jordan, quienes dan vida a T’Challa / Black Panther y Erik Killmonger, respectivamente. Igual de difícil es dar vida a un nuevo superhéroe como lo es hacer la réplica al mismo como villano, y ambos consiguen, tanto de forma individual como en sus enfrentamientos, crear unos personajes sin fisuras. Comprendemos los motivos por los que Black Panther quiere luchar y defender su pueblo, pero también por los que Killmonger quiere lo que cree le corresponde. No estamos ante el villano malvado que no tiene más motivos que destruir el mundo, tanto héroe como villano son presentados de forma física y psicológica, y eso aporta a la película un valor adicional, pues no estamos en la época de los 80 cuando el villano sólo quería destruir el mundo. Está claro que si tienes un reparto como el de Black Panther, puedes aprovechar para realizar una ácida crítica al racismo patente en la sociedad actual, aunque curiosamente es el villano Killmonger el que mejor simboliza la ira negra contra la opresión histórica. No faltan detalles para hacernos reflexionar sobre la discriminación racial, que centralizan en ciertas zonas de Estados Unidos pero se extrapolan a todo el mundo.

Sorprende la presencia de un hipermusculado Andy Serkis, en el rol de un auténtico villano, Ulysses Klaue, que sólo busca su bienestar a costa de lo que se le ponga por delante, y deja claro que no es sólo un rostro para captura de movimiento, sino que puede convencernos con interpretaciones reales. Martin Freeman también se deja caer por Wakanda, en el rol de un agente humano, sin poderes, pero consciente de sus limitaciones y de lo que tiene que apoyar para mantener la paz en el mundo.

Y todo eso centrándonos en el reparto masculino, pero no se puede obviar la importante presencia de mujeres en pantalla, no sólo por cantidad sino también por relevancia. Todavía tenemos fresco el recuerdo de Wonder Woman de DC, que nos presentó a un grupo de amazonas defendiendo el mundo, pero hay algo más real y revolucionario en las guardianes reales femeninas de Wakanda, encabezadas por Okoye (Danai Gurira), su líder, que dista mucho de lo visto hasta la fecha en las películas de superhéroes. Gurira no es sólo un personaje más, es un símbolo del orgullo y el poder femeninos, una destructora de los enemigos de Wakanda, que torpedea los estereotipos. Y junto a Gurira tenemos a Letitia Wright dando vida a Shuri, la hermana del superhéroe, pero que no se queda en el mero puesto de princesa de Wakanda, sino que es la genio que ayuda a que avance la tecnología, y cuyos inventos sanan heridos, defienden a los habitantes de la ciudad y potencian la urbe, dejando patente que en esta ciudad onírica las mujeres no sólo tienen coraje, sino también capacidades de liderazgo y de inventiva, algo que a veces no dejan en la sociedad actual que demuestren. Como colofón interpretativo, está Lupita Nyong’o, que interpreta a Nakia, un personaje aparentemente delicado, pero que dejan claro desde un principio que tiene claros sus objetivos en la vida, que es independiente y capaz de cubrirse las espaldas ella sola, siendo una de las espías más relevantes del país. Sorprendentemente, nos la presentan rescatando a niñas nigerianas de una milicia de Boko Haram, acercando un poco más la película a los problemas de la actualidad

Pero ni la historia ni las interpretaciones podrían disfrutarse si no nos metiéramos de lleno en la película, y gran parte de la culpa la tiene la directora de fotografía Rachel Morrison, A.S.C. (Dope, Fruitvale Station), quien nos deleita con planos imposibles, con escenas de acción donde parece que estemos viviéndolo en primera persona, y en los que la naturaleza casi es un personaje más. De la misma forma, cada traje -de superhéroe, villano o habitante de Wakanda- tiene identidad propia, y es que la diseñadora de vestuario Ruth E. Carter (Selma, El mayordomo de Lee Daniels) ha logrado un punto justo de unión entre lo que son los trajes tradicionales de algunas zonas de África con los detalles más modernos de un país con una tecnología muy avanzada.

Siendo Marvel, a nivel visual nunca se puede objetar nada, y tanto si hablamos de escenarios, de vehículos o de efectos especiales, queda claro que todo encaja a la perfección, estando detrás el supervisor de efectos visuales Geoffrey Baumann (Doctor Strange (Doctor Extraño), Vengadores: La era de Ultrón) y el supervisor de efectos especiales Dan Sudick nominado siete veces al Oscar (Capitán América: Civil War, Los Vengadores de Marvel), dos asiduos del estudio que no dejan que el nivel de espectacularidad y realismo decaiga.

Black Panther es la película en solitario de un personaje Marvel más trepidante desde Iron Man, capaz de sostenerse por sí sola sin necesidad del complejo Universo Cinematográfico creado hasta la fecha, y abre el camino para un futuro esperanzador, no sólo para el superhéroe, sino también para nuestra sociedad.

 

8.5

Puntuación

8.5/10

También te puede interesar

David Pérez

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.