Ciclo ‘El planeta de los simios’: ‘El planeta de los simios’ (1968)

Las críticas de David Pérez “Davicine”: El planeta de los simios (1968)
  
La película que lo comenzó todo, y la más memorable de la saga de películas de simios que hablan, El planeta de los simios, aún sigue estando entre las películas imprescindibles de ciencia ficción después de más de 40 años.
 
Esta adaptación de la memorable novela escrita por Pierre Boulle (el mismo que escribió “El puente sobre el río Kwai”) fue llevada a la pantalla grande por el productor Arthur Jacobs, que supervisó las tareas de producción de la totalidad de la saga de los simios. Ningún estudio, excepto Fox, tocaría este proyecto a pesar de la participación de Rod Serling, quien co-escribió el guión de la adaptación de la novela de Boulle, Charlton Heston, Roddy McDowall y Kim Hunter, y el increíble maquillaje de mono del primerizo John Chambers.
 
La película nos traslada a 1974, cuando cuatro astronautas ―el coronel George Taylor (Charlton Heston), Landon (Robert Gunner), Dodge (Jeff Burton) y Stewart (Dianne Stanley, que no aparece en los créditos)― se encuentran en hibernación cuando su nave espacial aterriza y se estrella en un lago de un planeta desconocido después de un viaje de 18 meses a velocidades cercanas a la de la luz.  Antes de partir de la nave, Taylor nota que, según los cálculos de la computadora, el año actual debe ser 3978. Esto estaba previsto, ya que mientras la tripulación envejeció solo 18 meses, para el planeta Tierra han transcurrido 2006 años (contados desde el lanzamiento, en 1972) debido a la dilatación del tiempo típica de la relatividad de Einstein. Taylor y su equipo se disponen a recorrer las llanuras del desierto para encontrar a alguien o algo en este extraño nuevo mundo. Heston y su tripulación, finalmente, se encuentran con una raza de humanos mudos en un campo de maíz local. De repente, los simios parecen a caballo con rifles colgados sobre sus hombros, y el equipo de Heston es capturado durante una redada de humanos mudos.
 
Puede que estemos ante una película que muchas personas no vean de nuevo ahora, pues en la época actual muchos prefieren ver remakes con mejores decorados e impresionantes gráficos por ordenador, pero este tipo de película de aventuras es de las que realmente te ameniza, te hace disfrutar y te entretiene sin más.
 
El planeta de los simios no es una de las más grandes películas de la historia, y muestra un cliché tras otro, como por ejemplo “Para los monos, todos los hombres se parecen”, pero esto es parte de la diversión, así como el maquillaje, que siendo de la década de 1960, y tan poco acostumbrados a ver caretas como lo estábamos antaño, después de un tiempo realmente no piensas en los simios como actores detrás de una máscara.
 
Ha resistido el paso del tiempo debido a un elemento clave: su guión. Rod Serling y Michael Wilson, trabajando en el guión por separado, lograron construir una de las piezas más diversas y entretenidas del cine  de la década de 1960. Serling desarrolló un primer guion, que fue descartado porque al ser demasiado fiel a la novela implicaba una gran inversión en el desarrollo de escenarios y efectos especiales. Wilson fue el encargado de reescribir el guion de Serling, y a petición de los responsables mostraba la sociedad de los simios más primitiva para reducir los costes de producción. La combinación de la hábil capacidad de narración de Serling, mostrada con tanta fuerza en su trabajo en La dimensión desconocida, con las experiencias políticas de la vida real de Wilson hizo de esta primera película de los simios todo lo que una película de éxito necesita: diálogos inteligentes y con sentido, acción mezclada con conmovedoras secuencias, evolución de los personajes y un final apoteósico y memorable.
 
Como adaptación tiene diversos puntos en común con la novela de Boulle. Aparecen los personajes simios principales (Zira, Cornelius y el Dr. Zaius), incluso la humana Nova, y la trama es similar. En la primera versión del guion, Serling respetó la trama y los personajes de la obra literaria, sin embargo, en las siguientes versiones se fueron alterando detalles enfocando la historia más hacia la aventura que a la sátira.
 
Eso sí, la historia se ve reforzada por quien la cuenta, pues en el reparto nos encontramos una gran variedad de estrellas como Heston, McDowall, Evans, y Hunter, quienes hacen grandes a sus personajes, dejando huella en el espectador. Heston es casi el único actor de Hollywood capaz de reproducir héroes arquetípicos – Moisés, Ben-Hur, el último hombre vivo, etc – y tiene que haber una razón. En estatura y presencia es heroico y noble, siendo el adecuado para este papel y, sin embargo, por muy absurdo que sea un papel, él lo lleva a la gran pantalla sin esfuerzo y con gran dedicación. Los actores tras ese maquillaje de simio (Kim Hunter, Maurice Evans, Roddy McDowall, entre muchos) son difíciles de analizar por su interpretación, pero sin CGI ni tanta parafernaria actual, cumplen perfectamente, y el Dr. Zaius es el complemento perfecto para el personaje de Heston. El planeta de los simios ofrece dos personajes muy fuertes en oposición. Se envía a cada uno de ellos a un viaje en el que su fe es probada por los demás y, en última instancia, sus prejuicios se refuerzan. Zaius cree que el hombre es un destructor primitivo de todas las cosas, y después de tratar con Taylor, lo cree con más fuerza que nunca.
 
En términos de impacto, es prácticamente imposible cuestionar El planeta de los simios. Se ha “imitado” en películas como Hell Comes to Frogtown (1986),  una especie de planeta de las ranas, y en un sin fin de películas que se encuentran a un hombre (generalmente un científico o astronauta) fuera de su tiempo, o sólo ante un mundo o sociedad hostil. La versión de 1970 de El último hombre vivo debe mucho a El planeta de los simios, incluso la interpretación de Charlton Heston en el papel principal del último humano.
 
El planeta de los simios tiene un atractivo innegable, con diálogos (intencionadamente o no) hilarantes, roles de género muy anticuados, y trajes de simios que no han envejecido bien, pero crean un conjunto perfecto, tanto para la época como para la posteridad, como la escena final que mantiene intacto el impacto que provoca.
 
Nota: Crítica realizada para el ciclo dedicada a la saga El planeta de los simios, cuyo índice podéis encontrar aquí.

También te puede interesar

3 comentarios sobre “Ciclo ‘El planeta de los simios’: ‘El planeta de los simios’ (1968)

  • el 22 junio, 2014 a las 5:09 pm
    Permalink

    Un autentico superclásico que pasa por ser una de mis películas favoritas y que, por ende, revisito muy a menudo.

    Charlton Heston, uno de mis actores favoritos, en un auténtico papelón que, si bien para muchos, puede quedar en un argumentario simplón, yo creo que tiene mucha enjundia.

    Se tocan temas bastante sensibles,y más para la época en la que es rodada, es atrevido en muchos planos y algunos de sus diálogos son tremendamente subversivos. Bastante alejados de la corrección política habitual.

    El envoltorio, ciertamente atrayente, aunque ahora pueda pasar por cutre(a mi no me lo parece) oculta bastante dentro de si.

    Aquí no se habla por casualidad de clases sociales marcadas por las razas(orangutanes, gorilas…tienen diferentes rangos sociales por ser simplemente diferentes)

    Una declaración antibelicista total y un desprecio absoluto a la sociedad(especialmente a la que va dirigida, la americana) Es muy típico oír a gente hablar con desprecio de como los americanos siempre se ponen como libertadores del mundo en las pelis-solo jodia que haciéndolas ellos, para su publico, pusieran a otros ….aquí tampoco se hace, ni en ningún otro lado- pero en el planeta de los simios la critica de Taylor a toda la sociedad, especialmente en el speech inicial con sus compañeros, de los que se ríe(incluso se ríe de la bandera de USA, algo tremendo) es brutal.

    Al margen de todo ese contenido, también hay que remarcar lo iconico de su bso, de sus escenas de acción(los simios a caballo cazando humanos es tremendo o la ya consabida escena final es una de las IMAGENES DE LA HISTORIA DEL CINE) o frases míticas como "saca tus manos de encima mono asqueroso" hacen para mi, del planeta de los simios, una película absolutamente imprescindible. Más en una época donde la ciencia ficción era lo que era(nada)

    Las secuelas, aun teniendo algún tema interesante de tratar, son flojas, por no decir muy malas.

    La versión de Tin Burton, como el resto de su cine, apesta directamente y la reciente el origen de…me parece una película interesante y muy correcta, su secuela apunta alto. Si como parece, en el 2016 se rodará el "Planeta de los simios" veremos que enfoque toma. Debería ser totalmente diferente a la original. No deberían pretender alcanzar el grado de sorpresa de ésta, nunca lo conseguirán. Si se apartan de ahí y empiezan de cero podrán seguir con esta saga de manera muy digna.

    Es, el planeta de los simios, una pelicula que me gustaría coger sin saber nada de ella, sin saber su titulo y empezar a verla en la primera escena. Sería fantástico encontrarte todo aquello de sopetón y llegar al final sin saber como va acabar. Adoraría poder vivir esa sensación.

    Respuesta
  • el 23 junio, 2014 a las 2:47 pm
    Permalink

    Pedazo comentario!!! Así da gusto… si es que te voy a tener que fichar para el blog, jejejej me encanta leerte.

    De todo lo que dices tan sólo añadir que también disfrutaría mucho viendo por primera vez, sin conocer nada, esta película, para que la sorpresa final me dejara boquiabierto, y no como en el final de Los Serrano, sino para bien. Una fantástica película que por desgracia ha ido cayendo poco a poco hasta el remake de Burton. Las nuevas precuelas, eso sí, me están gustando.

    Respuesta
  • Pingback: Ciclo 'El planeta de los simios' - No es cine todo lo que reluce

Deja un comentario