Hoy es el 10º aniversario de ‘Love Actually’, y el reparto recuerda los mejores momentos

Hoy hace exactamente diez años del estreno en España de Love Actually, del cineasta Richard Curtis. Desde entonces esta amable comedia romántica, con su entramado de diez historias que exploran los diferentes aspectos del amor, y con uno de los repartos más elegantes de la historia del cine, no ha dejado de crecer en popularidad.
Love Actually se filmó un año después del 11-S y fue, con su incansable emoción y su buena voluntad, un gran éxito cinematográfico.

La película, primordialmente londinense, comienza cinco semanas antes de Navidad con una escena en la que parejas se saludan y abrazan en el aeropuerto de Heathrow. El primer ministro, interpretado por Hugh Grant, narra en voz en off: “Siempre que me siento triste con el estado del mundo, pienso en la puerta de llegadas del aeropuerto de Heathrow. La opinión pública está empezando a darse cuenta de que vivimos en un mundo de odio y avaricia, pero yo no lo veo así. A mí me parece que el amor está en todas partes. A menudo no es particularmente digno o interesante, pero siempre está ahí: padres e hijos, madres e hijas, maridos y mujeres, novios, novias, viejos amigos. Cuando los aviones se estrellaron contra la Torres Gemelas, hasta donde yo sé, ninguna de las llamadas de las personas que iban a bordo de los aviones fueron de odio o venganza: eran mensajes de amor. Si buscas, tengo la oculta sensación de que verás que el amor, realmente, nos rodea”.
Entre las diez historias de amor están la del rockero maduro Billy Mack (Bill Nighy) y su manager de toda la vida (Gregor Fisher), que graba una absurda versión de la canción navideña de los Troggs “Love Is All Around” con la esperanza de que se convierta en un número uno esas Navidades; los recién casados Peter (Chiwetel Ejiofor) y Juliet (Keira Knightley), y su padrino de boda, Mark (Andrew Lincoln), quien suspira por Juliet; el escritor Jamie (Colin Firth), quien, después de pillar a su mujer en cama con su hermano, se escapa a una casa de campo en Francia y se enamora del ama de llaves portuguesa Aurélia (Lúcia Moniz); Harry (Alan Rickman), el director de una agencia de diseño gráfico, que babea por su secretaria, Mia (Heike Makatsch) con el absoluto desconocimiento de su devotamente enamorada esposa Karen (Emma Thompson); la empleada de Harry, Sarah (Laura Linney), que está enamorada como una chiquilla de su compañero de trabajo, Karl (Rodrigo Santoro); David (Hugh Grant), el recientemente elegido Primer Ministro, que va enamorándose también de Natalie (Martine McCutcheon), un miembro de su servicio; el viudo Daniel (Liam Neeson) que ayuda a su hijastro, Sam (Thomas Sangster), a conquistar a su compañera de colegio, Joanna (Olivia Olson); Colin (Kris Marshall), quien cree que su “britanidad” le ayudará a conquistar chicas americanas, y esto resulta ser cierto cuando atrae la mirada de un grupo de bellezas interpretadas por Elisha Cuthbert, January Jones, Shannon Elizabeth, y Denise Richards; y John (Martin Freeman) y Judy (Joanna Page), quienes trabajan como dobles en escenas de sexo y terminan enamorándose.
Con motivo del aniversario, la mayor parte del reparto de Love Actually han compartido sus preciados recuerdos del rodaje de este clásico moderno:

  • Lúcia Moniz: Mi mejor recuerdo de la película es el día que rodamos la escena en la que me despedía de Jamie (Colin Firth). Celebraba mi 26 cumpleaños y nunca olvidaré aquel día.
  • Laura Linney: Hubo un día en el que un montón de escenas se rodaban a la vez y había un montón de trailers aparcados en el set. Nunca había visto tanto tráiler en un aparcamiento. Era como una ciudad, como si fuera “Actorville.” Liam Neeson era mi vecino, Emma Thompson a la vuelta de la esquina, Alan Rickman dos puertas más abajo, Hugh Grant enfrente, igual que Colin Firth. Era surrealista. Y el encantador Rodrigo… Ambos teníamos el corazón roto por aquella época y acabábamos de salir de una relación tempestuosa. Fue encantador.
  • Rodrigo Santoro: Había roto una relación hacia un par de meses cuando nos conocimos, y Laura y yo estábamos en la misma zona. Laura es un ser humano muy especial, tan dulce, humilde y con los pies en la tierra. Me llevarnon a Londres para la lectura del guion con el reparto al completo. Así que yo llegué y ahí estaban Alan Rickman, Emma Thompson, toda esta gente con la que crecí, lleno de admiración y respeto, Liam Neeson se sentaba enfrente de mí, Rowan Atkinson a un lado y Laura Linney al otro. Yo era un simple jovencito brasileño. ¡Guau!
  • Richard Curtis: Fue maravilloso en Francia, la historia de Colin y Lúcia. Tenía mucha fé en esa historia, un sitio precioso, los actores portugueses eran encantadores. Filmamos esta parte al principio ya que era el final del verano y el resto, de vuelta en Inglaterra. También recuerdo el día de la extraordinaria escena de Emma [Thompson] llorando en su habitación. Eso era todo lo que tenía que rodar ese día. Decidimos que lo haríamos como Mike Newell en Cuatro bodas y un funeral: un plano medio amplio y sin mover la cámara. Dejamos que simplemente pasara. Emma entró doce veces seguidas en la habitación y lloró. ¡Que capacidad de actuación más increíble!
  • Lúcia Moniz: Esa escena todavía me conmueve. Sin palabras, solamente su poderosa interpretación
  • Craig Armstrong (Supervisor musical): Pusimos la canción de Joni Mitchell, “Both Sides Now”, que de hecho es una muy hermosa canción. La música pop para Richard es como su música clásica.
  • Laura Linney: Me parto con Bill Nighy. Es tan, tan bueno. Y ese video de él [interpretando desnudo]. Creo que es mi parte favorita de la película, es divertidísima.
  • Bill Nighy: Supongo que lo recuerdo con cariño, el hecho de estar desnudo solo con una guitarra y unas botas de cowboy, intentando hacer como si tocara el instrumento mientras en productor, Duncan Kenworthy, gritaba: “¡Baja la guitarra! ¡Baja la guitarra!”, cada vez que se me veía todo y es que me dejaba llevar demasiado por la canción.
  • Craig Armstrong: Bill Nighy, de alguna manera, no está muy lejos de su personaje en Love Actually. Tiene un increíble sentido del humor.
  • Laura Linney: El rodaje de la escena de la boda en la capilla nunca se me olvidará. Era el año después del 11-S y todo el equipo mantuvo un minuto de silencio porque la capilla estaba muy cerca de la embaja de los Estados Unidos. El 11-S se respiraba en el ambiente.
  • Andrew Lincoln: Disfruté mucho en los estudios Pinewood rodando la escena final del aeropuerto de Heathrow. Era la más ridículamente glamurosa cola para la silla de maquillaje que he visto nunca.
Con respecto a una posible secuela, comentan algunos de ellos:

  • Craig Armstrong: Me sorprende que no hayan hecho la segunda parte. A lo mejor hay hueco para ello. Sería muy popular, ¿no? Dile a Richard que es momento de hacer otra.
  • Rodrigo Santoro: Voy a proponer una gran reunión. Lo voy a hacer porque es una película muy especial.
  • Richard Curtis: ¿Te puedes imaginar algo tan poco factible como una reunión? Es muy difícil con gente famosa y ocupada. Sabes con seguridad que a todos nos encantaría, pero cuando la llamada se produjera, pensarían que es trabajo. Lo que si que voy a hacer es ponerme en contacto con algunos de ellos estas Navidades. Andrew siempre está fuera pero antes nos veíamos mucho. Seguro que a Liam le enviaré una tarjeta de Navidad. Con educación les voy a recordar que ya han pasado ¡diez años!
Fuente: WayToBlue

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: