‘The Mechanic’: Sutil cambio de género de Jason Statham

Las críticas de Óscar M.: The Mechanic


Jason Statham interpreta a Arthur Bishop, un mercenario que pertenece a un grupo de asesinos de élite conocidos como “Los mecánicos” que se encargan de asesinar a traficantes, pederastas, asesinos o violadores mediante “misiones” que reciben de un grupo de empresarios a cambio de una alta suma de dinero.
Arthur es diferente a los demás mecánicos: le gusta la música clásica, es muy minucioso en su trabajo y, por lo tanto, el mejor: consigue que sus trabajos pasen totalmente desapercibidos y siempre parezcan un accidente. Su mejor contacto con el grupo es Harry McKenna (Donald Sutherland), fue su maestro y es, además, su mejor amigo. 

Su vida cambiará completamente cuando reciba una misión de otro miembro del grupo: asesinar a Harry. Arthur debe debatirse entre su amistad con Harry o la lealtad al grupo, que implicaría dejar al problemático hijo de Harry (Ben Foster) huérfano.

Aunque el punto de partida de esta película puede hacer pensar, intencionadamente, que se trata de The transporter 4, se trata de un argumento totalmente diferente. El mecánico (incomprensíblemente no se ha traducido el título al castellano, del mismo modo que tampoco se tradujo The transporter) supone un cambio de registro de Jason Statham de la comedia de acción pura y dura al drama salpicado con escenas de acción.
El tráiler está realizado para que los seguidores de la trilogía de The transporter no noten la diferencia, pero muchos saldrán del cine decepcionados al ver a un héroe que sufre, se lamenta y se redime cuando, tras asesinar a su mejor amigo, tiene que hacerse cargo del hijo de éste para contrarrestar su culpa.
Y no va a ser un camino fácil, ya que Steve McKenna (el personaje interpretado por Ben Foster) es todo lo contrario al interpretado por Jason Statham: es torpe, sucio, impulsivo, alcohólico y está lleno de ira y venganza por el asesinato de su padre. La confrontación entre los dos personajes es inevitable.
Este intento de cambio de registro de Jason Statham es más que evidente, ya que está encasillado en papeles de acción y de tipo duro. El mismo problema que arrastra uno de los secundarios: Tony Goldwin desde que hizo Ghost y del que con este papel de malvado implacable no consigue librarse.
El director (Simon West) maneja el guión para intercalar las escenas de acción entre el drama que sufre el personaje; aunque continúa con la carga del cine de acción actual del “más difícil todavía” que se ha convertido en “más absurdo e increíble todavía” como son las escenas de huida por la fachada del edificio o el ataque final que implica a una grúa y a un autobús, donde los efectos especiales están a pleno rendimiento para intentar dar verosimilitud a la secuencia.
A pesar de todo, el guión es bastante sólido (aunque poco creíble) y deja pocas vías abiertas; pero se han cubierto bien las espaldas y han dejado posibilidades para realizar secuelas si esta película tiene éxito: no se desarrolla, por ejemplo, ni el origen ni los miembros de la compañía encargados de seleccionar y asignar las misiones; ni la existencia de más “mecánicos”; elementos que, aunque se intuyen que pueden dar mucho juego, se muestran brevemente para poder desarrollarlos más adelante en un futuro.
Hay que destacar también las dosis de carne (masculina y femenina) gratuita que muestra la película en su primera parte y que no tiene gran repercusión sobre el argumento; sin embargo, provocaron que el primer tráiler exhibido fuese censurado en cines y obligaron a la realización de uno (incomprensiblemente) más violento, pero menos sexual. Ambos consiguieron lo que pretendían: crear más expectación sobre el producto.
En definitiva, mucha acción, pero con sentimiento (de culpa del protagonista) y mucho asesinato a tiros, pero, ahora, justificado (por el trabajo que desarrolla el mecánico y la persecución posterior)… probablemente aspectos que no gustarán a los aficionados al género de la acción a raudales ni a los leales seguidores del actor protagonista.

También te puede interesar

Deja un comentario