CutreCon VII: Entrevista a Luigi Cozzi (Parte 1)

Luigi Cozzi es una leyenda del cine de género italiano. Inició su carrera en el melodrama y el cine erótico, pero su gran pasión era el cine de ciencia ficción y fantasía. Gracias a él hemos podido degustar maravillas del cine cutre como Starcrash, Hércules o Simbad.

Tras más de 50 años de carrera recibirá el Premio ESLANG Jess Franco 2018, y gracias a tan honorable título tuvimos la ocasión de entrevistarlo. Descubrimos a un señor apasionado, tranquilo y parlanchín. Le encanta compartir sus experiencias con sus interlocutores, lo cual derivó en una extensísima entrevista que dividiremos en dos partes.

En esta primera parte abarcaremos desde sus inicios hasta el estreno de Starcrash, centrándonos en ella, ya que es su película más emblemática y que mayor éxito cosechó dentro del fantástico.

CutreCon le otorga el Premio ESLANG Jess Franco 2018 por toda una vida dedicada al fantástico, y proyectan Fantasticozzi, documental centrado en tu figura. ¿Cómo se sientes al respecto?

Me siento muy agradecido. Me entusiasma Jess Franco, sobre todo en sus inicios. Colaboró con Orson Welles, e hizo películas con ideas muy interesantes. Recibir un galardón con su nombre me enorgullece.

Y en cuanto al documental, cuando me lo propusieron me sorprendí mucho. Pero al verlo acabado me sorprendí todavía más, ya que tiene mucha calidad. Esta muy bien hecho. Además, me trajo muy buenos recuerdos ver entrevistas que di hace años y que ni siquiera recordaba.

Desde pequeño tuvo claro que se quería dedicar al cine. ¿Tuvo resistencia por parte de su entorno?

Todo el mundo me decía que estaba loco, pero no me importaba. Nunca tuve dudas al respecto. Además, sabía que las películas que me encantaban las habían hecho de una forma tan estúpida que yo no podía hacerlo peor.

¿De donde te viene ese amor incondicional por el fantástico?

No lo puedo explicar, me viene desde pequeño. Cuando vi 20.000 leguas de viaje submarino me quedé prendado. Es mi vida.

¿Cómo fue trabajar en Godzila en 1977? ¿Qué se siente al formar parte de la historia del monstruo más querido de Japón?

En el año 75 organicé un festival en Italia que tuvo mucho éxito. Las películas las proyectamos en un cine que formaba parte de una cadena de cines, y quedaron tan encantados que recorrimos todas las salas de la cadena con el festival.

A raíz de este éxito preparamos el festival del 76, pero todas las películas que me encantaban de los años 50 ya las habíamos programado para la edición anterior, así que decidí montar una pequeña distribuidora y comprar derechos de películas que yo amaba: Invasores de Marte, Cat People, The thing from another world… Uno de esos filmes fue Godzilla, porque me enteré de que Dino de Laurentiis tenía pendiente de estreno King Kong y yo quería estrenar Godzilla antes que él. El problema era que los exhibidores no querían proyectarla, porque estaba en blanco y negro y consideraban que la gente ya no quería ver esas películas.

Pensé en formas de actualizarla. En aquel momento había algo de colorización, que consistía en poner las películas en celuloide de color anaranjado, lo cual me parecía muy cutre. Di con un chico que tenía una máquina para grabar en stop motion, que también podíamos utilizar para dar color a parte del metraje. Es la primera colorización hecha en el mundo con este sistema, mucho antes de que llegara la colorización digital.

Además de darle color también le añadimos 6 pistas de audio estereofónico y le añadimos metraje sacado de la Segunda Guerra Mundial, la Guerra de Corea… Ya que la película tan solo duraba 88 minutos, duración poco habitual para la época. Con estos añadidos conseguimos que durara 50 minutos más.

Hablemos de Starcrash, su película más emblemática. ¿Cree que Christopher Plummer y Caroline Munro aceptaron trabajar en ella por el efecto llamada del éxito de Star Wars?

Yo quería tener a Caroline Munro. La vi en Simbad y, además de ser preciosa, había trabajado con el sistema stop motion de Harryhausen, y me interesaba tener a alguien con experiencia en este tipo de cine. 

En cuanto a Christopher Plummer, cuando escribí el guion lo hice desde un punto de vista de producción. Sabía que el presupuesto no sería muy alto, pero yo quería un actor famoso en la película, así que escribí el papel del Emperador para que aparecieran en el principio, en medio y al final de la película, de modo que pareciera que siempre está ahí pero que pudiéramos grabar sus tomar en unos pocos días. Plummer firmó por rodar 3 días, pero acabamos rodando en día y medio, así que todos felices.

En internet hay fotogramas de escenas de Starcrash que nunca llegaron al montaje final. ¿A qué se debe?

No las montamos porque no funcionaban. Creo que no quedaron con la suficiente calidad así que preferí no ensamblarlas.

Mirando la película con retrospectiva, ¿Ha cambiado su opinión o su visión sobre ella?

No. Cuando hago cualquier película trato de ser clásico en su estilo: en el vestuario, en los efectos… Porque me preocupa que el film sea víctima de su tiempo. Me preocupa que veas una película de los setenta y sepas que es de los setenta.

Hace poco la revisité con unos niños en un pase infantil y me sorprendió que todos la disfrutaron. Cuarenta años más tarde todavía aguanta el paso del tiempo.

Hubo un proyecto de pseudo secuela de Starcrash titulada Star Riders. ¿Qué ocurrió con ella?

No era una secuela, sino un guion original que escribí tras Starcrash. Llamé a Caroline Munro y a su marido y les pregunté si les interesaría buscar un productor para rodar ese guion. Encontraron a un productor y quedamos en vernos en Cannes.

Cuando nos encontramos descubrí que era Menahem Golam de Cannon, el cual se mostró muy interesado en rodar mi historia. Pero el texto que él recibió no es el que yo escribí, sino que había sido modificado de forma que apareciera Stella Star y algunos elementos de Starcrash. Así que dije que ese guion no era el que yo había escrito y no quería rodarlo. Golam respetó mi decisión y no la hicimos.

 

Podéis leer la segunda parte de la entrevista aquí.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *