Centenario Alain Resnais: Crítica de ‘Mi tío de América‘ (1980)

Las críticas de José F. Pérez Pertejo:
Mi tío de América

Tras siete películas con una acogida crítica mayoritariamente favorable pero desiguales resultados de taquilla, Alain Resnais consiguió con Mi tío de América su primer gran éxito de público. Las primeras semanas de exhibición superaron notablemente las expectativas y la distribuidora casi tuvo que triplicar el número de copias previstas inicialmente para toda Francia. El film alcanzó también un notable éxito internacional incluyendo nuestro país donde fue la película más vista del año en lo que hoy se conoce como cine de autor y por aquel entonces se denominaba cine de arte y ensayo.

Esto, que no tendría nada de particular, resulta especialmente llamativo por cuanto no se trata de una película “fácil”. A pesar de ser una obra dramática de ficción, el sustrato del film es inequívocamente científico. Las teorías sobre la psicología evolutiva y el comportamiento animal (y humano) del médico, biólogo, etólogo y psicólogo francés Henri Laborit cobran vida en un guion escrito por Jean Gruault, uno de los guionistas más importantes del cine francés de la época fundamentalmente gracias a sus trabajos con François Truffaut (en Jules et Jim o El pequeño salvaje entre otras), Jacques Rivette (París nos pertenece), Jean-Luc Godard o el italiano Roberto Rossellini.

Para hacer estas teorías científicas digeribles al espectador cinematográfico, Gruault creo tres personajes de ficción y un cuarto personaje real, el propio Henri Laborit, cuya presencia en pantalla resulta ligeramente didáctica y da al conjunto un leve aire documental.

Mi tío de América comienza con un coro de voces que se intercalan y se superponen, a este coro le sigue una voz en off que, acompañada de imágenes, va de desgranando un breve perfil biográfico de los tres personajes principales, desde su nacimiento y orígenes familiares hasta la posición social que ocupan en el momento en el que se desarrolla la trama. El primero de ellos es Jean Le Gall (un mediocre Roger Pierre en una más que cuestionable interpretación), de familia burguesa se convierte en profesor, periodista de radio y, finalmente político. El segundo es Janine Garnier (una fantástica Nicole García), una joven de baja clase social, militante en las juventudes comunistas que en contra de la voluntad de su familia decide convertirse en actriz y dedicarse al teatro, finalmente irá ascendiendo socialmente hasta trabajar en el mundo empresarial. Por último, se nos presenta a René Ragueneau (un joven Gerard Depardieu dando ya muestras del gran actor que llegaría a ser), un hombre nacido en el mundo rural, en una familia de campesinos dedicados a la agricultura de la que finalmente saldrá para trabajar en la industria textil.

Estos determinantes biográficos de los personajes, no serán ajenos al devenir de Mi tío de América pues, aunque no sea el propósito principal del film, a lo largo del metraje se habla de la transformación industrial y las repercusiones laborales y sociales que tienen sobre los individuos y, por extensión, sus familias.

Tras una introducción naturalista, demasiado aleccionadora, con imágenes de animales desarrollando diferentes comportamientos en su hábitat natural y la presentación de los cuatro personajes, los tres de ficción más Laborit, el film arranca con un primer acto argumental en el que los personajes salen de sus anodinas vidas para alcanzar algo parecido al éxito. Las intervenciones de Laborit se van espaciando cada vez más y cobran protagonismo los conflictos vitales de Jean, Janine y Ragueneau, tres personas “corrientes” cuyas vidas terminan cruzándose accidentalmente. Una vez alcanzado el éxito, en un segundo acto, la situación vital de cada personaje empeora, lo cual sirve para desarrollar el discurso científico del film.

Es fundamentalmente a partir de aquí cuando Resnais utiliza el montaje como herramienta lingüístico para desarrollar argumentalmente las vidas de sus personajes (mediante recurrentes flashbacks) y expresar con imágenes las teorías científicas que dan sentido al film. Volvemos a las disertaciones del profesor Laborit que explica, a través de la experimentación animal con ratas de laboratorio, los cuatro comportamientos básicos animales ante los problemas: la lucha por la supervivencia, la dominación vehiculada a través de la agresividad, la huida o la inhibición. Estos cuatro comportamientos animales son trasladados al ser humano a través de las reacciones de Jean, Janine y Ragueneau ante sus problemas vitales (separaciones, despidos, cambios de trabajo, desencantos amorosos…) que Gruault convierte en luchas, agresividad, huidas o inhibición y su consecuencia directa que no es otra que el desarrollo de enfermedades.

Por si todo esto no fuera ya lo suficientemente complejo de por sí, guionista y director añaden otro elemento más: la identificación de cada uno de los tres personajes principales con una vieja gloria del cine francés, Danièle Darrieux en el caso de Jean (Roger Pierre), Jean Marais vinculado a Janine (Nicole García) y Jean Gabin como representación de René (Gerard Depardieu). De estos tres actores clásicos se irán mostrando fragmentos de algunas de sus películas (en glorioso blanco y negro) en algunos de los momentos cumbre del devenir vital de sus personajes referenciados.

Así expuesto, es difícilmente cuestionable que la película se sitúa más allá de lo pretencioso, sin embargo ni Gruault ni Resnais pretendieron algo más que una pura experimentación mezclando el discurso científico y un relato novelesco para tratar de alumbrar una película con entidad propia. Algo que consiguieron a tenor del éxito de taquilla con el que empezábamos este escrito unos párrafos más arriba y los numerosos reconocimientos que la película obtuvo en diferentes festivales, incluyendo el Gran premio del jurado en el Festival de Cine de Venecia, el Premio del Círculo de Críticos cinematográficos de Nueva York o, incluso, una nominación al Óscar al mejor guion original para Jean Gruault.


Mi tío de América está disponible en la plataforma MUBI. En España existe una edición en DVD de VELLAVISIÓN descatalogada que, no sin dificultades, puede encontrarse en alguna página de venta de segunda mano.

Mi tío de América

7

Puntuación

7.0/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: