Crítica de ‘La lista final’: Los nombres de la venganza

Las críticas de Daniel Farriol:
La lista final

La lista final (The Terminal List) es una miniserie estadounidense creada por David DiGilio (Traveler) que combina thriller, acción y drama. Está compuesta de 8 episodios que están dirigidos por Antoine Fuqua (The Equalizer, Training Day), Ellen Kuras (Ozark, The Umbrella Academy), M.J. Bassett (En peligro de extinción, Solomon Kane), Frederick E.O. Toye (Snowpiercer: Rompenieves, Evil), Tucker Gates (Swimming with Sharks, The Sinner) y Sylvain White (Slender Man, Cuentos asombrosos), con guiones de David DiGilio, Max Adams, Tolu Awosika, Lisa Long, Olumide Odebunmi, Hennah Sekandary y John Lopez, que adaptan la novela de Jack Carr. En la producción ejecutiva también están Antoine Fuqua y el actor Chris Pratt.

La historia sigue a James Reece, un miembro Navy SEAL del ejército, cuyo pelotón sufre una emboscada durante una misión encubierta de alto riesgo. Cuando Reece regresa a casa con su familia, se cuestiona su propia culpabilidad con recuerdos confusos del suceso. Está protagonizada por Chris Pratt (Jurassic World: Dominion, La guerra del mañana), Taylor Kitsch (Los vencidos, Héroes en el infierno), Constance Wu (East Bay, Estafadoras de Wall Street), Jai Courtney (Black Site, Un ladrón honesto), Riley Keough (La cabaña siniestra, Lo que esconde Silver Lake), Jeanne Tripplehorn (We Only Know So Much, Morning), LaMonica Garrett y Christina Vidal. La serie se ha estrenado en Amazon Prime Video el día 1 de Julio de 2022.

James Reece, nuevo héroe de acción

La lista final es una miniserie de acción creada por David DiGilio que da vida al personaje de James Reece que protagoniza una serie de novelas escritas por Jack Carr compuesta por 5 libros «The Terminal List», «True Believer», «Savage Son», «The Devil’s Hand» y «In The Blood». Reece es un miembro de los Navy SEAL del ejército, grupo de élite militar especializado en operaciones especiales que es clave en la lucha antiterrorista en, por ejemplo, los países de Oriente Medio.

En la primera escena de la serie, vemos como el militar comanda un pelotón que sufre una terrible emboscada durante una de esas misiones, una trampa mortal de la que solo quedan dos únicos supervivientes. Tras regresar a casa con su familia, Reece (Chris Pratt) comienza a dudar de sus propios recuerdos mientras una serie de acontecimientos trágicos disparan su capacidad de autodefensa para enfrentarse a una conspiración de dimensiones inimaginables.

La lista final combina drama, acción y thriller conspiranoico de los años 70, en 8 capítulos de 1 hora de duración aproximada cada uno, que transcurren con un ritmo demasiado irregular para enganchar del todo, pero con un despliegue de medios espectacular en los momentos de mayor tensión que son cuando la acción pura y dura cobra el verdadero protagonismo en pantalla. No por casualidad tenemos en la dirección del episodio piloto al prestigioso Antoine Fuqua el cuál asume también labores de producción de la serie junto al protagonista Chris Pratt, mientras que en el resto de episodios también encontramos al mando a otros directores de prestigio en series de televisión.

Referencias cinéfilas

En La lista final encontraremos claras similitudes con las sagas protagonizadas por los agentes de la CIA Jason Bourne, donde un hombre lucha contra el sistema, o Bryan Millis en Taken, con la venganza como única forma posible de justicia, pero en Reece también tendremos las dotes de supervivencia del mismísimo John Rambo, con un episodio que recuerda especialmente a Acorralado (Ted Kotcheff, 1982), mientras debe lidiar con algunos problemas mentales derivados del trastorno de estrés postraumático (TEPT) que ya ha sido tratado en muchas películas sobre la Guerra de Vietnam como Jacknife (David Hugh Jones, 1989).

Un compendio ecléctico de referencias cinéfilas que nos sirve para entender mejor la contraposición de elementos a los que nos enfrentaremos en el lento trascurrir de los episodios de esta serie entretenida a ratos, pero muy estirada en cuanto a metraje y que no destaca precisamente por su originalidad argumental. Por muy enrevesada que se nos presente la trama, los giros de guion acaban siendo demasiado previsibles, es decir, sabremos quiénes son los «malos» desde el mismo momento en que van desfilando por primera vez en pantalla, mientras que el twist sorpresa reservado para el final me parece del todo innecesario y hasta incoherente.

Una investigación periodística en segundo término

La lista final intenta darle una dimensión dramática a su personaje protagonista introduciendo el elemento del trastorno/enfermedad que le provoca unas terribles jaquecas y también una confusión de la percepción entre realidad e imaginación, mezclando recuerdos del pasado con escenas del presente que hacen que él mismo comience a dudar de su propia cordura y de la fiabilidad de su memoria. Sobre el papel esto es bastante interesante, pero en la serie se utiliza de manera torpe y repetitiva, convirtiéndose más en un lastre que en una aportación útil para hacer avanzar la narración. El trauma de guerra/familiar es una constante que acompaña a Reece y le insufla las fuerzas necesarias para proceder con esa salvaje venganza simbolizada mediante una lista de nombres escrita tras un dibujo de su hija y que va tachando tras cada ejecución.

En paralelo a la trama del militar tenemos a Katie Buranek (Constance Wu), una implacable periodista que ha sido corresponsal de guerra y que emprende una investigación, en colaboración directa con Reece, para destapar las connotaciones políticas e intereses corporativos que hay detrás del asunto. Es una parte que recuerda al cine de Frankenheimer, Pakula, Pollack y compañía, pero tampoco consigue escapar a los convencionalismos de este tipo de historias. Al final, lo que de verdad funciona en la serie son las secuencias de acción, muchas de ellas realmente espectaculares y filmadas con un brío que te hace despertar de golpe del letargo que producen las escenas de transición.

La lista final es una serie para pasar el rato sin muchas pretensiones, poco novedosa y aún menos realista, que hubiera sido más atrapante con una adecuada mesura de su inflado metraje para mantener la tensión en alto más tiempo sin las caídas constantes del interés que sufre.


¿Qué te ha parecido la serie?

La lista final

6.3

Puntuación

6.3/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: