Crítica de ‘Héroes en el infierno’: El fuego es un enemigo feroz

Las críticas de Daniel Farriol:
Héroes en el infierno

Héroes en el infierno (Only the Brave) (2017) es un drama estadounidense dirigido por Joseph Kosinski (Oblivion, Top Gun: Maverick). El guion corre a cargo de Ken Nolan (Black Hawk derribado, The Company) y Eric Warren Singer (La gran estafa americana, Ahora puedes verme 3), inspirándose en hechos reales como homenaje al heroico cuerpo de bomberos Granite Mountain Hotshots y en un artículo escrito por Sean Flynn para la revista GQ. La historia sigue a un grupo de bomberos que se convierten en especialistas y luchan contra la ferocidad del fuego en multitud de incendios, en especial, el acontecido en Junio de 2013 en Prescott (Arizona).

Está protagonizada por Josh Brolin (Old Boy, Sin City: Una dama por la que matar), Miles Teller (Whiplash, Deber cumplido), Jeff Bridges (Malos tiempos en El Royale, Comanchería), James Badge Dale (The Empty Man, Hightown), Jennifer Connelly (Snowpiercer: Rompenieves, American Pastoral), Andie MacDowell, Taylor Kitsch, Scott Haze, Ben Hardy y Alex Russell. La película se estrenó en cines en España el día 2 de Marzo de 2018. Ahora puedes verla desde el día 4 de Julio de 2021 en Netflix.

La batalla de los bomberos contra el fuego

Héroes en el infierno (Only the Brave) es un drama que concentra toda la habitual épica americana relatando unos trágicos hechos reales que acontecieron en los bosques de Arizona. El cuerpo de bomberos Granite Mountain Hotshots era un grupo de élite que se encargaba de participar en los escenarios más complicados contra los incendios forestales más salvajes. En la película veremos la formación del grupo desde que aún eran unos bomberos municipales sin la certificación de especialistas hasta su batalla final en Prescott.

El director Joseph Kosinski, tras un par de incursiones dispares en la ciencia-ficción, prefirió dar un giro a su carrera hacia un cine más enfocado a la acción y la épica con reminiscencias del cine ochentero. De ahí que fuera escogido para dar continuidad a la mítica Top Gun más de 30 años después con Top Gun: Maverick (2021). De ese modo, la caracterización que hace de los bomberos de su película, así como las secuencias de su preparación física, parecen extraídas de una película bélica sobre soldados en Vietnam. Aquí la guerra se libra contra el fuego que sustituye al vietcong. Pero la dinámica dramática que encontraremos es muy similar. 

También podemos hallar paralelismos con muchas películas de la época que relatan la superación deportiva. La camaradería del grupo y los roles establecidos para cada uno de los personajes, bien podrían pertenecer a un equipo de fútbol americano a las órdenes del entrenador cañero de turno. Teniendo en cuenta todo esto, se puede decir bien alto que Héroes en el infierno es una película llena de tópicos, sí, aunque yo no lo diría con tono peyorativo necesariamente.

El fuego como protagonista

Héroes en el infierno es un blockbuster de manual. Sabe como conjugar a la perfección el tono peliculero, el realismo de la acción y la emotividad de su desenlace. Siendo el director un experto en efectos visuales, no es de extrañar que todas las escenas con presencia del fuego estén tan bien realizadas. La metáfora del oso en llamas es una imagen de gran potencia visual que resume a la perfección la ferocidad de la naturaleza que empequeñece al hombre. La espectacularidad se combina con la íntima descripción de los personajes, algunos mejor definidos que otros, pero que en general cumplen una función específica en el conjunto.

En una película hormonada e inflada con testosterona masculina es habitual que se descuide a los personajes femeninos y aquí vuelve a pasar. Por suerte, contar con el talento de una actriz como Jennifer Connelly ayuda a crear capas invisibles más que interesantes en un personaje que podría haber sido devorado por la vistosa épica de sus compañeros de reparto. Es innegable que uno de los grandes atractivos que tiene la película son los actores que desfilan por pantalla. Tenemos a los fantásticos Josh Brolin, Jeff Bridges y James Badge Dale o a Miles Teller, el inolvidable baterista de Whiplash (Damien Chazelle, 2014). Como no podía ser de otra manera, el otro protagonista principal es el fuego que luce con una belleza aterradora. 

Personajes y clichés. Hombres y héroes.

El arco dramático de estos Héroes en el infierno es bastante previsible y se nota cierto regusto conservador cuando se abordan temas como la familia o el éxito. Sin embargo, el guion está bien escrito y los clichés se utilizan con inteligencia para hablar también sobre la amistad, la lealtad o la conciencia de grupo. Es fácil identificarse o coger cariño a los personajes y eso que algunos resultan bastante odiosos al principio. Héroes en el infierno es una película comercial que resalta los valores humanos por encima de la acción. Y funciona muy bien. 

Con Llamaradas (Ron Howard, 1991) y Brigada 49 (Jay Russell, 2004) en la retina, esta nueva incursión del cine en la épica de los bomberos supone un cruce entre el cine catastrofista artesanal de El coloso en llamas (John Guillermin e Irwin Allen, 1974) con la espectacularidad grandilocuente de The Bravest (Tony Chan, 2019). Todas ellas son buenos ejemplos que sirven como reconocimiento a tan noble profesión. En los créditos finales encontraremos un sentido y emotivo homenaje a los bomberos reales que protagonizaron esta historia. Si te gusta el cine de acción que se hacía en los 80 y 90 probablemente disfrutarás con esta película.


¿Qué te ha parecido la película?

Héroes en el infierno

6.8

Puntuación

6.8/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: