Crítica de ‘The Voyeurs’: La mirada indiscreta

Las críticas de Daniel Farriol:
The Voyeurs

The Voyeurs es un thriller erótico estadounidense escrito y dirigido por Michael Mohan (Todo es una mierda, Save the Date). La historia gira en torno a Pippa y Thomas, una joven pareja que se acaba de mudar al apartamento de sus sueños. Pronto descubren que las ventanas permiten ver el interior del piso de enfrente y no pueden resistirse a observar a sus vecinos de manera obsesiva. Está protagonizada por Sydney Sweeney (Euphoria, Nocturno), Justice Smith (Generation, Violet y Finch), Ben Hardy (Pixie, Bohemian Rhapsody), Natasha Liu Bordizzo (The Society, Guns Akimbo), Katharine King, Cait Alexander, Caitlyn Sponheimer, Daniel Grogan y Madelline Harvey. La película se ha estrenado en la plataforma de Amazon Prime Video el día 10 de Septiembre de 2021.

Erotismo, referencias cinéfilas y mucho morro

Es extraña y errática The Voyeurs una película que se boicotea y se contradice así misma en cada decisión que toma. Tomando como referencia a los thrillers eróticos que se pusieron tan de moda en los años 80 y 90, busca actualizar el género introduciendo temas de actualidad y preocupaciones de las generaciones millennials e instagramers. El punto de partida de la trama gira en torno a una joven pareja formada por Pippa y Thomas, ella oftalmóloga y él compositor de jingles, que se acaban de mudar a un lujoso apartamento de Montreal. Pronto descubren que su nido de amor les permite observar con todo tipo lujo de detalles lo que sucede en el interior del piso de enfrente. Allí viven Seb y Julia, un fotógrafo profesional y una ex modelo, que no tienen reparos en mantener relaciones sexuales junto a las ventanas.

Los protagonistas comenzarán un peligroso juego en el que observar a sus vecinos se convertirá en una verdadera obsesión de consecuencias inesperadas. La premisa puede recordar a La ventana indiscreta (Alfred Hitchcock, 1954) y más especialmente a su remake apócrifo Doble cuerpo (Brian De Palma, 1984). De hecho, encontraremos bastantes conexiones con el estilo morboso y retorcido del cine de éste último director, aunque Michael Mohan nunca logra mostrarse tan arriesgado ni creativo en su puesta en escena. No es casualidad que entre la decoración del apartamento encontremos un póster de Blow-Up (Deseo de una mañana de verano) (Michelangelo Antonioni, 1966) al que el propio De Palma rindió un homenaje en Impacto (1981).

Entre la curiosidad gatuna y la intrusión malsana en la privacidad ajena, Pippa y Thomas dejarán de lado su propia relación para centrarse en observar y escuchar (a través de un complejo sistema de amplificación de audio) todo lo que sucede en la vida de sus vecinos. Es como si estuvieran sentados frente a un reality show televisivo a lo Gran Hermano o como si se hubieran transformado en los amantes despechados de la infravalorada comedia romántica Adictos al amor (Griffin Dunne, 1997). Por un momento el juego se vuelve erótico y fetichista con una escena sexual que implica orgasmos sincronizados en ambas casas, no es broma, pero poco después la película cambia nuevamente de rumbo hacia una intriga más convencional.

 

De ojos y huevos

The Voyeurs está protagonizada por la actriz emergente Sydney Sweeney, la cual ha sufrido en sus propias carnes el acoso indiscriminado por redes sociales. Es algo de lo que habla la película, pero de manera contradictoria. Por un lado en la escena de apertura pre-créditos podemos vislumbrar a la actriz entre las cortinas de los probadores de una tienda de lencería hasta que nos descubre y cierra las cortinas para evitar nuestra mirada fisgona, pero más tarde en diversas escenas de la película no se escatima en mostrarnos el cuerpo desnudo de la actriz para regocijo de sus fans. Por eso el discurso crítico que contiene el filme me parece tramposo. Se cuestiona nuestra intrusión en la vida de los demás y el uso de las imágenes ajenas como una violación de la intimidad no consentida y, sin embargo, The Voyeurs saca todo el partido posible al morbo que despierta la actriz para captar nuestra atención con escenas explícitas de alto voltaje sexual.

Otro tema que se toca de soslayo y con poco tacto es el del consentimiento y el abuso. Tras sus flamantes nuevos prismáticos Pippa y Thomas (¡qué aburrido e insípido es este personaje!) descubrirán que su atractivo vecino se comparta de manera déspota con su esposa y la engaña de forma continuada acostándose en su ausencia con las modelos a las que fotografía. El método de seducción que emplea va ligado a su posición de poder ya que es un fotógrafo reconocido con el que es necesario trabajar para hacerse un nombre en el mundillo, algo que adereza con una buena copa de vino o unos billetes de más. Thomas se siente incómodo mirando una de esas escenas, pero lo hace en la distancia y sin intervenir como suele pasar en la vida real.

Entre el telefilme de media tarde y el cine exploitation ochentero, la película avanza con decisiones de guion cada vez más absurdas hasta una traca final llena de giros imposibles (algunos previsibles) que funcionan con desigual suerte. En lo particular a mi me seduce más cuando se desprende de lo trascendental y se vuelve absolutamente demencial (la venganza ocular) que cuando busca el tono discursivo y aleccionador sobre los peligros de cotillear (la exposición fotográfica en la que se relatan los problemas del primer mundo internaútico). Tal y como se desprende de ese recurrente y perverso símil visual entre ojos y huevos, creo que por el camino del terror, el gore y el body horror este guilty pleasure hubiera sido aún más disfrutable aunque probablemente también más minoritario. Es como si la película quisiera ser salvaje sin ser desagradable o ser perversa pero no retorcida. The Voyeurs es una experiencia insana realizada con pudor profiláctico que no posee la valentía ni de los thrillers eróticos de antaño ni de películas clásicas como Ojos sin rostro (Georges Franju, 1960) a la que se homenajea en la letra la canción de los créditos finales interpretada por Angel Olsen


¿Qué te ha parecido la película?

4.1/5 - (28 votos)

The Voyeurs

5.2

Puntuación

5.2/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: