Crítica de ‘Jurassic World: El reino caído’: ¿Ha llegado el momento de extinguirse?

Las críticas de Cristina Pamplona “CrisKittyCris”: 
Jurassic World: El reino caído

Cuando en 2015 se resucitó la saga Parque Jurásico creada por Michael Crichton, el éxito fue inmediato. Jurassic World se convirtió en la tercera película más taquillera de la historia. Eso probó que la saga no estaba muerta, solo atrapada en ámbar y que Hollywood no tardaría en sacarla de allí. Esta semana se estrena su secuela, Jurassic World: El reino caído. Más dinosaurios, más acción, pero también menos originalidad y emoción.

Han pasado tres años desde que Jurassic World fuera destruido por los dinosaurios. La isla Nublar ahora les pertenece a ellos que han logrado sobrevivir en un hábitat alejado de la civilización. Sin embargo, el futuro de estos especímenes peligra por la inminente erupción de un volcán. Es hora de decidir si el hombre permitirá que los dinosaurios se extingan y se regrese a un orden natural, o si deberá tratarlos como especies en peligro de extinción y, por tanto, asegurar su supervivencia. Para Claire Dearing, exjefa de operaciones del parque, no hay duda de que se ha de proveer a esos animales de un hábitat donde permanezcan seguros. Pero para ello hay que rescatarlos y eso significa una cosa: han de regresar al parque.

La película mantiene la continuidad con la del 2015, y Colin Trevorrow y Dereck Connolly vuelven a hacerse cargo del guion. Sin embargo, esta vez faltan en la ecuación dos nombres, Rick Jaffa y Amanda Silver, quienes, además de haber resucitado la saga de El Planeta de los simios, escribieron la historia para la primera entrega de Jurassic World. Puede que esa ausencia sea la que haga que ambos guiones difieran en calidad, o puede que no, pero lo cierto es que Jurassic World: El reino caído no alcanza a su precuela. Sí, sigue funcionando como película de aventuras, pero su guion ofrece más y más grande, en lugar de más y mejor.

A un comienzo por todo lo alto que te hace esperar una película con más terror que acción, le sigue un desarrollo desigual que a mitad de cinta se precipita hacia los mismos errores que las secuelas de Parque Jurásico.

La decepción por una historia que delega en la acción y los sustos en lugar de en un mejor desarrollo argumental, le hace poco a favor a la cuidada dirección de Juan Antonio Bayona. A Jurassic World: El reino caído no se le puede echar en cara un descuido técnico. Las escenas en isla Nublar, que suman dinosaurios y ríos de lava, son sin duda de lo mejor de la película tanto en tensión como en efectos especiales. Decantarse por una fotografía más sombría casa perfectamente con ese cambio de historia, y el aumento de animatrónica hace los dinosaurios más tangibles. Bayona demuestra manejarse con destreza sin importar el tamaño del proyecto. Por eso me quedo con el amargor de haberle visto tras una historia mejor.

La misma decepción es ver el talento de James Cromwell (Babe, el cerdito valiente, LA Confidential), Toby Jones (El topo, Capitán América: El primer vengador) o Geraldine Chaplin (Hable con ella, Doctor Zhivago) malgastado en personajes sin desarrollar. Lo mismo ocurre con Rafe Spall (La gran apuesta, La vida de Pi) que, a pesar de tener más tiempo en pantalla, no dibuja un villano a la altura de Dennis Nedry o Vic Hoskins.

El protagonismo de Bryce Dallas Howard y Chris Pratt repitiendo como Claire y Owen nos vincula con la precuela, pero no solo no consigue rellenar el hueco de esos tres años que han pasado entre una película y otra, sino que además sus personalidades no parecen las mismas. Claire pasa de la frialdad de Jurassic World a un carácter más rebelde, más vulnerable, pero también menos atractivo. En cuanto a Owen, la falta de humor del guion hace de la presencia de Chris Pratt un desperdicio.

Michael Crichton creó una obra maestra del terror y la ciencia ficción. Steven Spielberg supo hacerla realidad y crear toda una generación de enamorados de la saga. Con cada entrega hemos vuelto a la infancia, a apasionarnos por esas criaturas que rozan lo mitológico. Jurassic World: El reino caído, alimenta de un modo muy superficial esa pasión. Nos ofrece dinosaurios tan reales como nuestra vista pueda captarlos, pero no llega a regalar la magia de Parque Jurásico o Jurassic World, y hace que nos preguntemos si no es hora de dejarlos fosilizar. 


Qué te ha parecido la película:

Crítica de ‘Jurassic World: El reino caído’: ¿Ha llegado el momento de extinguirse?
3.5 (70%) 2 votes

6

Puntuación

6.0/10

También te puede interesar

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.