Crónica (y crítica) de la Gala de entrega de los Premios Feroz

Ayer noche se celebró en el Palacete de los Duques de Pastrana en Madrid la gala de entrega de los Premios Feroz otorgados por los miembros de la AICE (Asociación de Informadores Cinematográficos de España), es decir por la crítica y la prensa cinematográfica. No es cine todo lo que reluce que pertenece a dicha asociación desde hace tiempo, estuvo presente ayer por primera vez en dicha gala a través de nuestro director David Pérez y yo mismo que tuvimos ocasión de asistir personalmente a la entrega de premios.

La gala que dio comienzo con exquisita puntualidad tras los pertinentes photocall y cóctel de bienvenida estuvo conducida por el actor Antonio de la Torre que precisamente estaba nominado en la categoría de mejor actor de cine por Tarde para la ira. De la Torre estuvo francamente bien a pesar de moverse (como él mismo se encargó de recalcar) en un terreno que no es el suyo. Con un desigual guion de Diego San José, José Antonio Pérez Ledo y Borja Echevarría, el actor malagueño realizó cuatro o cinco intervenciones durante la gala. El momento más brillante fue sin duda el monólogo inicial precedido de un vídeo con referencias a Un monstruo viene a verme. Fueron varias las pullas, algunas con cierta mala leche, que lanzó hacia algunos de los invitados. Poca gracia le hizo a Adriana Ugarte la referencia a su cacareado enfrentamiento con Emma Suárez o al equipo de Allí Abajo la velada acusación de ser un plagio de Ocho apellidos vascos (uno de cuyos guionistas, tengámoslo en cuenta, era David San José, coguionista de la gala). Hugo Silva, Quim Gutiérrez también fueron blanco de sus chascarrillos y Pedro Almodóvar y Antonio Banderas de sus (breves) imitaciones.

El resto de presentadores de la gala estuvo francamente desigual, el mejor fue sin duda Julián López encargado de entregar los premios al mejor tráiler (Rafa Martínez por Kiki, el amor se hace), al mejor cartel (Gabriel Moreno por El hombre de las mil caras) y a la mejor música original (Fernando Velázquez por Un monstruo viene a verme). Su intervención fue divertida, llena de sarcasmo inteligente y fue coronada con un tronchante tráiler falso de Julieta que contenía alguno de los mejores golpes de humor de la noche. En las antípodas se sitúa la desafortunada intervención de Ángel Martín que se dedicó a faltar gratuitamente a todo bicho viviente, para ser transgresor hace falta tener suficiente talento e inteligencia, si no se tienen, lo que se consigue es ser grosero y maleducado; hubo poco de aquello y mucho de esto último en un tipo al que alguien debería decirle que si está enfadado con la vida se lo haga mirar, según dijo ya lo hace, al parecer no lo suficiente. Tampoco estuvo fina la habitualmente divertida Eva Hache, la reivindicación de su papel de presentadora estuvo falta de gracia y cuando se puso a hacer promoción de su serie, que al parecer no ve nadie, resultó más pesada que Santiago Segura promocionando sus Torrentes.

En cuanto a los premiados también hubo cierta desigualdad en la brillantez de sus discursos. Elegante como siempre estuvo José Sacristán (mejor actor de reparto de televisión por Velvet) y emotivo Hugo Silva que recibió el mismo premio compartido con Sacristán en lo que fue el único empate de la noche, en su caso por El Ministerio del Tiempo. Muy emocionados estuvieron Manolo Solo y Ruth Díaz al recibir los premios de reparto en la categoría de cine ambos por Tarde para la ira. Brais Efe (mejor actor de televisión por Paquita Salas) reivindicó los papeles para intérpretes que no se ciñen al canon de belleza al uso y Aura Garrido compartió su premio con el todo el equipo de El Ministerio del Tiempo. Roberto Álamo tras sus agradecimientos pertinentes reivindicó como uno de los mejores directores del mundo a un Rodrigo Sorogoyen que se tapaba la cara con un plato para cubrir su rubor. Sin duda la más espontánea de la noche fue la gran Bárbara Lennie a la que se le notó clarísimamente que no contaba con ganar, su estupor le impidió articular una frase coherente durante los primeros momentos y finalmente tras un cariñoso guiño a Emma Suárez (que era la gran favorita) ensalzó las virtudes de la película que le ha dado el premio y de su directora, la debutante Nely Reguera.

Raúl Arévalo que tuvo que dirigirse a la audiencia hasta en tres ocasiones, reservó su discurso para el premio al mejor director y con una honestidad tremenda declarar que “ahora es cuando esto pasa de ópera prima prometedora a película sobrevalorada” y dedicar el premio a los directores con los que ha trabajado (con muchos de los cuales compartía nominación) y de los que aseguraba haber aprendido mucho.

El premio especial Feroz, con el espíritu de hacer visible un cine casi invisible para las distribuidoras fue entregado a Albert Serra por La muerte de Luis XIV, quien en su discurso de agradecimiento destacó que la película ha tenido más éxito en otros países que en España y tiró de sarcasmo para tranquilizar a la audiencia asegurando que habían premiado “algo serio”. El premio al mejor documental para Dead Slow Ahead fue recogido por su director Mauro Herce. Pero sin duda, el momento más emotivo de la noche fue la entrega del Feroz de Honor a Chicho Ibáñez Serrador que a su avanzada edad recogió el premio entregado por el “ex gordito” (palabra de Chicho) Alex de la Iglesia. En su discurso agradeció el reconocimiento asegurando que le gustaría hacer todavía “algo más” para finalizar su carrera.

En resumen, en la categoría de televisión las grandes triunfadoras fueron la estupenda El Ministerio del Tiempo en la categoría de drama y Paquita Salas en categoría de comedia, una serie divertida que amenizó la noche pues indudablemente su troupe fueron los grandes animadores (alborotadores incluso) de la gala celebrando por todo lo alto cada uno de los premios. Velvet consiguió un único galardón, el de mejor actor de reparto para el gran José Sacristán.

En cuanto al cine, la gran triunfadora, como estaba cantado, fue la extraordinaria Tarde para la ira. No coincido con Raúl Arévalo en que tanto premio la vaya a convertir en una película sobrevalorada, pero sí en la enorme dificultad que se le plantea para continuar su carrera como director tras una ópera prima capaz de despertar tanta unanimidad, fue la gran triunfadora de los Forqué (entregados por los productores), ahora de los Feroz (entregados por la crítica) y todo hace prever que también lo será de los Goya (de la Academia). No creo que Arévalo caiga aplastado por el éxito, parece tener la cabeza muy bien amueblada y demuestra demasiado talento dirigiendo como para morir de éxito. Le deseamos la mejor de las suertes.

El problema es que siempre que hay una triunfadora, detrás hay unas derrotadas. De vacío se va una película excelente como Julieta, el regreso de Almodóvar al drama tras el fiasco de Los amantes pasajeros. Casi de vacío se van la más que notable El hombre de las mil caras que tiene que conformarse con el premio al mejor cartel y la sobresaliente Un monstruo viene a verme que únicamente recibe el Feroz a la mejor música original para Fernándo Velázquez. Que Dios nos perdone se mete en el palmarés con el merecidísimo premio para Roberto Álamo, María (y los demás) con el de Bárbara Lennie y Kiki, el amor se hace recibió los premios a la mejor película en la categoría de comedia (género que acertadamente reivindicó su director Paco León) y al mejor tráiler.

Como balance tenemos una gala entretenida pero con un largo camino para mejorar. Creemos que hay que ser indulgentes con unos premios jóvenes que apenas en cuatro años han conseguido una enorme relevancia gracias a sus patrocinadores y a la emprendedora tarea del equipo directivo de la AICE, pero hay algunos fallos organizativos que subsanar, la realización técnica de la gala tuvo notables errores (al encuadrar en plano a los nominados, por ejemplo) que no son tolerables en una gala que quiera crecer en consideración. Tiempo habrá para mejorar, la AICE debe asumir con satisfacción los merecidos elogios y tomar nota de los errores cometidos para no perpetuarlos. Esperemos que sea así.

La relación de los galardonados con los IV Premios Feroz es la siguiente:

Nota: Pichando en el título resaltado de cada película se accede directamente a nuestra crítica a cada film.

También te puede interesar

Un comentario sobre “Crónica (y crítica) de la Gala de entrega de los Premios Feroz

  • el 27 enero, 2017 a las 7:11 pm
    Permalink

    Horrorizada me he quedado con tantìsima irreverencia y poca educaciòn de los presentadores y actores,no se han dejado ni una palabrota por decir,los discursos llenos de un “humor” irònico que no venìa a cuento,de pena.
    Para decir palabrotas y estupideces siempre hay tiempo,no procedìa.De vergüenza la poca clase.

    Respuesta

Deja un comentario