Crítica de ‘Hitchcock/Truffaut’: El maestro del maestro

Las críticas de José F. Pérez Pertejo: 
Hitchcock/Truffaut

Saludamos con gran entusiasmo el estreno en salas comerciales del fantástico documental Hitchcock/Truffaut que tuvimos ocasión de ver en la pasada edición de la SEMINCI de Valladolid y que meses antes había sido presentado en el Festival de Cannes de 2015

El documental, cuyo explícito título no requiere demasiadas explicaciones sobre su contenido, está dirigido por Kent Jones con un guion del propio Jones y Serge Toubiana.
A lo largo de sus 80 minutos, se nos muestran los entresijos de la
creación de uno de los libros más célebres de la historia del cine, el
que en 1962 escribió François Truffaut a partir de la semana de conversaciones que mantuvo con su admirado maestro Alfred Hitchcock.
El libro, que Truffaut
se tomó con el mismo rigor y seriedad que hubiera dedicado a uno de sus
largometrajes, se convirtió pronto en una obra de culto para los
cinéfilos de todo el mundo y libro de cabecera para los más prestigiosos
cineastas. Dudo que haya una sola facultad o escuela de cinematografía
en el mundo donde no se enseñe el libro Hitchcock/Truffaut (o “El cine según Hitchcock” de François Truffaut) como un auténtico manual sobre “cómo hacer cine”.
Pero
además, esta obra literaria (y gráfica, pues la estupenda edición
definitiva consta de numerosas fotografías) sirvió para abrir los ojos
al mundo del cine, especialmente a las productoras de Hollywood y a la crítica estadounidenses que consideraban a Hitchcock como “sólo” un director de películas de entretenimiento (cómo si eso fuera poco). François Truffaut con su libro y sus compañeros de la redacción de Cahiers du Cinema (Claude Chabrol especialmente) colocaron a Alfred Hitchcock en el lugar que merece en la historia del cine.
El
armazón del documental está constituido por las grabaciones
(desafortunadamente sólo de audio) de las conversaciones originales
entre ambos cineastas con la voz de la traductora acompañándoles y
adornado por multitud de fotografías de archivo y varios extractos de
películas de ambos directores que ponen de manifiesto la maestría de Hitchcock
en cuestiones como la puesta de escena, la férrea dirección de actores o
su célebre manejo del suspense. Al mismo tiempo, algunos fragmentos de Los Cuatrocientos Golpes o Jules y Jim, dejan a las claras como Truffaut, a pesar de las aparentes diferencias temáticas entre sus films, bebió de Hitchcock
en cuestiones como la puesta en escena y la consideración de la
narración cinematográfica como una cuestión autoral en la que la figura
del director “escribe con la cámara como el escritor lo hace con la
pluma”.
Pero por si todo esto fuera poco, lo que convierte en genial e imprescindible el documental de Kent Jones
es que se trata de una nueva revisión al lenguaje cinematográfico de
estos dos geniales maestros a través de las intervenciones de directores
de la talla de Martin Scorsese, David Fincher, Wes Anderson, James Gray, Richard Linklater, Kiyoshi Kurosawa y desde el lado francés Arnaud Desplechin y Olivier Assayas.
Todos estos cineastas, destacan la influencia que Hitchcock ha tenido en su propia obra, y cómo el libro de Truffaut sobre Hitchcock marcó su trayectoria. El propio David Fincher recuerda cómo su padre le regaló ese libro cuando tenía solamente siete años.
El análisis que estos cineastas de hoy hacen de fragmentos de Vértigo o Psicosis supone una auténtica clase de cine que lejos de contravenir, otorga plena vigencia al libro que el visionario Truffaut concibió en 1962. Un repaso no estructurado a la filmografía de Hitchcock
y el relato de la entrañable amistad que, a pesar de la diferencia de
edad, unió para siempre a estos dos grandes genios del cine terminan de
convertir el documental de Kent Jones, como dije al principio, en absolutamente imprescindible para cualquier aficionado al cine.
Parece que finalmente la misma distribuidora que ha tenido el buen gusto de estrenar Hitchcock/Truffaut en salas de cine lo editará en formato doméstico y lo pondrá a la venta dentro de unos meses. No tardaré
en comprarme una copia para ponerla al lado del ejemplar del libro que
guardo como un tesoro desde hace muchos años.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *