Ciclo Takeshi Kitano: Crítica de ’Hana-bi. Flores de fuego’ (1997)

Las críticas de David Pérez «Davicine»:
Ciclo Takeshi Kitano

Hana-bi. Flores de fuego

Ganadora del León de Oro en la Mostra, Hana-Bi. Flores de fuego es un antes y un después en la filmografía de Takeshi Kitano al aunar por vez primera el reconocimiento unánime de la crítica con un premio mayor. Escrita y dirigida por Takeshi Kitano, el cineasta también la protagoniza junto a Kayoko Kishimoto, Tetsu Watanabe, Ren Osugi, Susumu Terajima, Yasuei Yakushiji, Tarô Itsumi, Makoto Ashikawa y Yuko Daike.

La yakuza que tanto gusta a Kitano

Considerado por muchos como la obra magna de Takeshi Kitano, Hana-bi. Flores de fuego es también su trabajo más aclamado por la crítica, ya que le valió el León de Oro en el Festival de Cine de Venecia de 1997 además de una buena cantidad de premios más, tanto en Japón como en todo el mundo, y eso que la Academia Japonesa optó por ignorarlo de nuevo, premiando únicamente a Joe Hisaishi por la Banda Sonora, a pesar de contar con 10 nominaciones. El León de Oro supuso un reconocimiento bien merecido, sobre todo para poner en su sitio a todos sus detractores que criticaban la representación gráfica de la violencia nihilista que Kitano muestra en muchas de sus películas.

La película también logró una buena cantidad de nominaciones en los Premios César y se alzó con 23 galardones entre los que destacan el citado León de Oro​ y los de mejor película en los premios Blue Ribbon, Cahiers du Cinéma, Academia Europea de Cine, Hochi y Kinema Jumpō. El éxito internacional tanto de Hana-bi. Flores de fuego como de Sonatine hizo que Kitano se convirtiera en el cineasta japonés más destacado de su época, siendo comparado a menudo con John Woo y Johnnie To como algunas de las voces más singulares que surgieron en el cine asiático en la década de 1990.

Hana-bi. Flores de fuego nos presenta a Nishi (Takeshi Kitano), un violento e impredecible policía que abandona su carrera como agente de la ley después de que su compañero quede postrado en una silla de ruedas en un accidente. Acuciado por las deudas por culpa de la enfermedad terminal que sufre su mujer, se verá obligado a pedir un préstamo a la yakuza que antes combatía.

Takeshi Kitano comedido como siempre

Kitano interpreta uno de sus papeles favoritos como un detective de policía violento que abandona el cuerpo debido a la culpabilidad por el terrible resultado de su esfuerzo por arrestar a un criminal violento, que dejó lisiado a su mejor amigo. Pero a pesar de los problemas con su compañero, su mujer y la yakuza, Nishi no asume al papel de víctima, sino que se convierte en el ejecutor. El actor y cineasta actúa con su moderación habitual, ofreciendo una de las actuaciones más logradas de su carrera (hasta y desde ese momento), mostrándose físicamente capacitado pero agotado mental y emocionalmente. Cierto es que la violencia es una parte muy importante de su personalidad, pero donde realmente conocemos mejor a este personaje es cuando nos muestran la relación con su esposa, a quien no acostumbra a mostrar sus sentimientos, pero son patentes con cada uno de sus actos.

Ren Osugi como el compañero de Kitano, Horibe, también se muestra excelente retratando las consecuencias de la incapacitación de un hombre de acción, mostrando de forma muy veraz la lucha psicológica a la que tuvo que enfrentarse el propio Kitano cuando se encontraba en una situación similar, de ahí que la película contenga muchos elementos autobiográficos obvios. Cabe destacar también a Susumu Terajima como Nakamura, mostrándose convincente como narrador de la historia, siendo un papel comedido y poco habitual en su carrera.

Explosiones de tranquilidad y violencia

A lo largo de la filmografía de Kitano, la violencia juega un papel catalizador en la dramaturgia, y en esta ocasión el cineasta japonés dirige una película donde su violencia característica se atenúa con escenas de una belleza tranquila, una sensación que se refuerza gracias a las pinturas y, especialmente, a la galardonada música de Joe Hisaishi, quien con su cuarta colaboración con Kitano logra su trabajo más conmovedor para este cineasta, una partitura dolorosamente tierna que no hace más que subrayar el drama con más belleza de lo que podríamos haber esperado.

El título Hana-bi. Flores de fuego se materializa en ese contraste entre la violencia y la belleza, ya que la sucesión de momentos de extrema violencia así como los largos períodos de calma aparecen como fuegos artificiales ante nosotros. La narrativa, a su vez, está dominada por una expresión profunda e íntima de sentimientos y emociones, pero no está aplicada exclusivamente sobre las escenas de calma, sino que también hace uso de ella en las escenas violentas, gracias en parte a la fotografía de Hideo Yamamoto, con un encuadre y un colorido impresionantes.

A pesar de poder parecer que Hana-bi. Flores de fuego es un drama violento, el sentido del humor está presente como en muchas de las películas de Kitano, que pasa de lo sutil e inteligente a los momentos de comedia slapstick, reforzando la sensación de entretenimiento de la película.

En lo que se refiere al montaje, Kitano de nuevo se implicó en él, poniendo especial énfasis en los cambios de tono (de ahí lo de flores… y fuego), pasando de una simple mirada a una violenta salpicadura de sangre, todo ello con planos largos y estáticos que casi parecen imágenes fijas con Kitano inmóvil detrás de sus gafas de sol o jugando en silencio al tangram con su mujer.

Hana-bi. Flores de fuego es una joya del cine japonés e internacional, una obra poética convertida en imágenes en la que se aprecia en todo su esplendor la destreza de Kitano manejando el drama, la violencia y el humor, dando forma a una película bella y contemplativa con explosiones de violencia.


¿Qué te ha parecido Hana-bi. Flores de fuego?

Hana-bi. Flores de fuego

8.7

Puntuación

8.7/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: