Ciclo Takeshi Kitano: Crítica de ’Brother’ (2000)

Las críticas de David Pérez «Davicine»:
Ciclo Takeshi Kitano

Brother

Un mafioso japonés se ve exiliado a Los Ángeles, donde vive su hermano con una pequeña pero respetable banda multirracial, a la que inspira para expandir su influencia. Escrita y dirigida por Takeshi Kitano, Brother está protagonizada por el propio Kitano junto a Omar Epps, Claude Maki, Masaya Kato, Susumu Terajima, Royale Watkins, Lombardo Boyar, Ren Osugi y Tatyana Ali.

El salto a Estados Unidos

Al igual que el protagonista de Brother se marcha de Japón e intenta hacerse un hueco en Los Ángeles, el director japonés Takeshi Kitano también se atreve a dar el paso hacia Hollywood, aunque no renuncia a su estilo, manteniendo claramente lo que vimos en sus anteriores películas realizadas en Japón. De hecho, a pesar de ser la primera coproducción internacional de Kitano, rodada en Los Ángeles y traducida al inglés, tan sólo notamos como diferencia sustancial la presencia de actores estadounidenses, pues Kitano opta por repetir con su equipo habitual, además de encargarse de escribir, dirigir e incluso protagonizar la película bajo su alias «Beat» Takeshi.

En Brother, Yamamoto (Takeshi Kitano) es un experimentado yakuza que ve como su familia es eliminada por la banda rival, obligándole a escoger entre jurar fidelidad a los nuevos líderes o cometer seppuku (suicidio ritual). No obstante, Yamamoto decide tomar un camino distinto y emigrar a Los Angeles en busca de su hermano, Ken, quien está realizando unas operaciones de tráfico de drogas sin demasiado futuro junto con Denny (Omar Epps). Yamamoto decide ayudarle mostrándole cómo tomar los bajos fondos de Los Ángeles al estilo de la mafia japonesa, es decir, usando matones profesionales que basen sus acciones en un estricto código del honor que chocará con la mentalidad criminal norteamericana.

La mafia de Kitano, no la de Hollywood

En su momento, los fans de Kitano miramos de reojo lo que había hecho con Brother, pues temíamos que el estilo del cineasta se perdiera para acercarse a los estándares del cine de acción y mafias al más puro estilo estadounidense, pero quedamos satisfechos al comprobar que no se «había vendido» al vil metal, y ni muchos dólares hicieron que se alejara de su estilo. Kitano repite imágenes tranquilas, con un personaje protagonista algo taciturno, sin olvidarse de la representación implacable de la violencia, tal y como había hecho en trabajos anteriores como Sonatine o Hana-bi. Flores de fuego.

Bother no pretende glorificar la vida de un yakuza, y mientras que en el cine de acción estadounidense se reflejaba con adrenalina como la yakuza se movía impune por las calles asesinando a diestro y siniestro con escenas trepidantes, aquí Kitano prefiere sacar su lado más irónico y mostrar como el día a día de un yakuza consiste en esperar con calma estoica. El protagonista, como es habitual en sus películas, no es el típico héroe, pues de hecho no es ni el héroe de la película, sino un personaje trágico que se dirige hacia su perdición.

Hermanos en todos los sentidos

Puede que tan sólo se eche en falta algo más de historia de fondo en lo que respecta a los personajes principales, pues se vuelven muy estereotípicos, y Takeshi Kitano da vida a un personaje frio y silencioso como el que hemos visto en el pasado del director/actor, centrándose Brother en gran medida en la relación con gran química de Kitano con Omar Epps, lo que sugiere varias interpretaciones del título, y todas ellas se ven respaldadas en la película.

Ser hermanos no implica tan sólo tener los mismos padres, y en Brother vemos cómo se pueden encontrar lazos de unión que van más allá de la consanguineidad, lazos formados en las circunstancias más destructivas, pero también «hermanos» por cómo se llaman entre si muchos afroamericanos. Lo que hace que la película de Kitano sea tan fascinante es que muchas definiciones de ‘hermano’ se entrelazan a lo largo de la película.

Volviendo al elenco de la película, en el reparto nos encontramos a los actores habituales japoneses como Ren Osugi o Susumu Terajima, quienes encajan perfectamente en sus papeles, aunque sus contrapartes estadounidenses tienen muchas más dificultades para adaptarse, salvándose especialmente el citado Omar Epps. A pesar de los actos de sus personajes, Kitano se abstiene de juzgarlos, y nos muestra sin remilgos las consecuencias de sus elecciones, aunque para ello tenga que retratar con crudeza la violencia que rodea su mundo.

Nunca defrauda el estilo Kitano

Mas allá de los personajes, la película está presentada con un estilo extraordinario, en la que destaca un tono exuberante y elegante realzado por la banda sonora de Joe Hisaishi. Para evitar errores, matizar que «elegante» no quiere decir glamouroso, pues la película es explícita, con una violencia directa.

Así, la película no busca alejarse de lo que Kitano suele elegir para el aspecto visual de sus trabajos, y parece una película de la vieja escuela, con similitudes a películas previas, con escenas algo sombrías, con cierta ausencia de color y detalles, pero con una edición ágil y sorprendente. Está claro que no es la película más atractiva visualmente del cineasta, pero nos hace disfrutar del estilo visual característico de sus primeras películas de la yakuza.

Si visualmente es una película clásica de Kitano, la banda sonora también, principalmente debido a que Joe Hisaishi vuelve a estar implicado en ella y, aunque no es uno de los mejores trabajos del compositor para este cineasta japonés, al menos acompaña perfectamente la puesta en escena. Por momentos parece una banda sonora excesivamente relajante y algo fría, pero su piano melancólico basado en el jazz ambienta perfectamente las historias que se viven en los callejones de Los Ángeles, y su el tema principal, que se repite varias veces, otorga un tono especial a lo que vemos.

Brother es una película sobre el vínculo de la yakuza, del que se dice en Japón que es más fuerte que el de los hermanos de sangre, y Kitano traslada a Los Ángeles sus historias pausadas pero plagadas de violencia, combinando de forma sorprendente la seriedad y serenidad con el humor y la ironía.


¿Qué te ha parecido Brother?

Brother

7.5

Puntuación

7.5/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: