Crítica de ‘Moneyboys’: Melancolía y desgarro

Las críticas de Laura Zurita:
Moneyboys

Fei se gana la vida en la gran ciudad trabajando en la prostitución. Su mundo se derrumba cuando se da cuenta de que su familia acepta su dinero pero no su forma de vida ni su homosexualidad. Con el corazón roto, Fei lucha por comenzar una nueva vida. Moneyboys ha sido escrita y dirigida por C.B. Yi, y protagonizada por Kai Ko y Bai Yufan. La película se estrena en cines de España el 8 de julio de 2022 de la mano de Avalon

Melancolía en los silencios

En el prologo de Moneyboys se presenta a Fei iniciándose en el mundo de la prostitución. Recibe ayuda de otro chico con más experiencia y se adentra en la tristeza de vivir en el armario, el difícil equilibrio entre el sexo por dinero y el primer amor, el dinero rápido y la sordidez y los peligros de la vida en la calle, hasta que ocurre un hecho fatídico.

Tras una elipsis, el tono de la película cambia, Fei tiene una vida ya hecha, con un floreciente negocio de prostitución en su precioso apartamento, y vive en una intensa y reconcentrada melancolía. En apariencia Fei es frío e insensible, pero en realidad su tersa apariencia oculta una profunda herida, que quizás nunca llegue a sanar. Sus comodidades materiales lo satisfacen, pero parte de él se ha quedado en su pueblo, y no puede dejar de avergonzarse en su fuero interno de la fuente de su dinero. Los encuentros entre Fei y su familia, que pretende con todas sus fuerzas no saber de dónde viene la prosperidad de su hijo/sobrino/hermano acomodado y soltero, son incómodos y tensos, nadie dice lo que todos piensan, y el silencio pesa como una losa.

Moneyboys está llena de muchos de esos silencios elocuentes, de secretos a voces y ocultaciones justo debajo de la superficie, con unas tensiones evidentes entre los personajes creando escenas intensas y llenas de contenido, aunque en apariencia casi no pase nada. En particular, el dolor que subyace a la  ligereza de la vida de los chicos que ejercen la prostitución es una sombra constante, y casi tangible. 

Delicada y hermosa

Moneyboys es delicada y hermosa, con una fotografía muy cuidada y una estupenda factura técnica. Destaca el uso de la luz, opaca y elegante en la vida acomodada en la ciudad, vívida en el pueblo, y sutil y suave, en los momentos de alegría, en los que la vida es, figurada y literalmente, de color de rosa. 

La cámara mantiene la distancia, es un testigo mudo de la vida de los personajes, pero esta distancia no es signo de alejamiento emocional, sino de pudor y comprensión.  El director transmite al espectador la empatía y el respeto que siente por Fei y sus amigos, que parecen atrapados en sus vidas. 

Para un occidental, Moneyboys también tiene valor como documento sobre la China contemporánea (aunque por motivos prácticos fue rodada en Taiwan). Los barrios obreros de las ciudades, las viviendas modestas de  los pueblos en los que las lavadoras son artículos de lujo, dan fe de la gran diferencia de clases y de poder adquisitivo en la  población. La vida en los pueblos y en la ciudad se ve marcada por esa profunda brecha, y las generaciones que han emigrado tienen que lidiar con las dificultades de encontrarse entre ambos mundos, como ocurría no hace mucho en España también, por cierto.

Moneyboys es una película hermosa y melancólica, una mirada lúcida y compasiva sobre el mundo de la prostitución masculina en una sociedad, como la china, en la que conviven la tradición y la economía de mercado, en este caso el despiadado mercado de cuerpos.


¿Qué te ha parecido la película?

Moneyboys

7.5

Puntuación

7.5/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: