Centenario Fernando Fernán Gómez: Crítica de ‘Cómo casarse en 7 días‘ (1970)

Las críticas de José F. Pérez Pertejo:
Cómo casarse en 7 días

Después del fracaso de Mayores sin reparos, Fernando Fernán Gómez pasó cuatro años sin dirigir cine hasta que en 1970 regresó por partida doble con dos nuevos fiascos: Como casarse en 7 días y Crimen imperfecto, la primera de ellas suponía una nueva adaptación teatral de Alfonso Paso tras Los Palomos y la segunda fue la primera colaboración con el productor, guionista y director Pedro Masó.

Alfonso Paso fue un dramaturgo enormemente prolífico. A lo largo de treinta años escribió 230 obras de teatro de las que 189 llegaron a ser estrenadas. Valen para él algunas de las apreciaciones que hace unos días escribíamos para Juan José Alonso Millán, a pesar de que su calidad literaria era escueta y la profundidad de sus temas muy limitada, su capacidad de conectar con los gustos del público era incuestionable y, salvo rarísimas excepciones, se dedicó al teatro de entretenimiento para una clase media española que, durante décadas, abarrotaba los teatros donde se representaban sus obras. Ha sido traducido a más de veinticinco idiomas y representado en multitud de países incluyendo un estreno en Broadway que no es poca cosa.

Soy un firme defensor de no juzgar las obras artísticas con otros criterios que no sean los de la época en que fueron creadas, cada obra pictórica, literaria, musical o cinematográfica es hija de su tiempo y someterla a los códigos actuales me parece aberrante y peligroso. La política de la cancelación y las quemas de libros ya han empezado a manos de los guardianes de la corrección política. Dicho esto, la mayoría de las obras de teatro de Alfonso Paso han resistido mal, cuando no muy mal, el transcurrir del tiempo. Dudo que Cómo casarse en 7 días tuviera verdadero valor en su momento (de hecho, fue uno de los pocos fracasos de su autor) pero vista hoy, medio siglo tras su estreno, resulta absolutamente esperpéntica.

Para el nudo argumental, Alfonso Paso bebe de «La señorita de Trevélez», una obra previa de escritura mucho más refinada compuesta por Carlos Arniches y estrenada en 1916. En aquella, dos hombres que pugnaban por el amor de una mujer fingían amor a otra, una solterona poco agraciada, que se ilusiona con la situación hasta el punto de planificarse una boda. De ese mismo material literario se valió Juan Antonio Bardem para, desprendiéndose de la comicidad, escribir y dirigir su gran obra maestra Calle Mayor. Es decir, tenemos aquí un claro ejemplo de cómo una misma idea argumental puede dar lugar, según sea llevada, a una obra maestra o a un despropósito.

Y es que no es ni más ni menos que un despropósito esta Cómo casarse en 7 días a la que ni siquiera salvan los esfuerzos de un reparto comandado por la innata comicidad de Gracita Morales, la apoteosis gestual de Sazatornil, la cara de palo de Manolo Gómez Bur, las pintas de Antonio Ozores o la candidez de un jovencito José Sacristán. Todos ellos grandes actores, pero en otras películas.

La película aborda en tono paródico el retrato de determinado tipo de mujer de la época (acaso más abundante de lo que nos gustaría) cuya única aspiración en la vida era casarse. Laura (Gracita Morales) ve como todas sus conocidas se van casando y sobre ella se cierne la amenaza de convertirse en solterona. A partir de ahí, una sucesión de pretendientes, fingidos o reales, aparecerán a su alrededor para dar lugar a una continua sucesión de secuencias rocambolescas y disparatadas.

La dirección de Fernando Fernán Gómez es desganada y funcional, la música de Adolfo Waitzman y la colorista fotografía de Vicente Minaya contribuyen al tono kitsch del conjunto. Película prescindible cuya visión solo tiene sentido si alguien, como quien escribe, quiere repasar la filmografía completa de su director. Ver películas excepcionales como El mundo sigue u obras maestras como El extraño viaje o Viaje a ninguna parte exige pagar peajes como este. Todo sea por Don Fernando.


Cómo casarse en 7 días no está disponible en ninguna plataforma. Tampoco existe ninguna edición en DVD o Blu-ray aunque en su momento existió una edición en VHS a cargo de Arturo González Vídeo distribuida por Cine Base. Actualmente, la única manera de verla es disponer de una copia doméstica de alguna de las múltiples veces que ha sido emitida por televisión.


¿Qué te ha parecido la película?

1/5 - (1 voto)

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: