Crítica de ‘Fuimos canciones’: Manual de autoayuda para mujeres en crisis

Las críticas de Daniel Farriol:
Fuimos canciones

Fuimos canciones es una comedia romántica española dirigida por Juana Macías (Planes para mañana, Embarazados). El guion es de Laura Sarmiento (Isabel, La zona) adaptando las novelas de Elísabet Benavent. Es la historia de Maca que trabaja como asistente de una influencer de moda y pasa el rato con chicos con los que nunca llega a comprometerse emocionalmente. Tanto ella como sus dos mejores amigas, Jimena y Adriana, están pasando por un momento vital en sus vidas darán un vuelco. Está protagonizada por María Valverde (Distancia de rescate, Araña), Álex González (3 Caminos, Alacrán enamorado), Elisabet Casanovas (Chavalas, The Devil’s Tail), Susana Abaitua (Loco por ella, Estándar), Eva Ugarte (García y García, El juego de las llaves), Roger Berruezo, Ignacio Montes y Artur Busquets. La película se ha estrenado en Netflix el día 29 de Septiembre de 2021.

Tres amigas y sus traumas sentimentales

Fuimos canciones es la insatisfactoria adaptación de la biología «Canciones y recuerdos» de Elísabet Benavent, conocida en redes como Betacoqueta, y que está formada por las novelas Fuimos canciones y Seremos recuerdos. La película nos habla de los lastres emocionales de tres amigas de toda la vida, Maca, Jimena y Adriana. La primera trabaja en la actualidad para una insoportable influencer que abusa de ella todo el tiempo y es incapaz de comprometerse emocionalmente con nadie tras la ruptura traumática que tuvo en el pasado con su prometido Leo. Por su parte, Jimena, aún no ha superado la muerte de su novio y busca en todos los hombres que conoce la reencarnación del mismo. Y por último, Adriana, vive una relación de mentira que intenta revitalizar con prácticas sexuales diferentes hasta que descubre que se ha enamorado de una mujer.

Fuimos canciones utiliza un tono desenfadado y presuntamente moderno en su puesta en escena para darle dinamismo a una historia que nunca profundiza en sus personajes y se queda en el mero retrato de las inseguridades sentimentales ya reflejadas en personajes del pasado como Ally McBeal, Bridget Jones o Carrie Bradshaw. Así que lo moderno acaba siendo bastante trasnochado. Poco importa esa ruptura de la cuarta pared en la que Maca se dirige directamente a cámara como si fuera Woody Allen en Annie Hall (1977) para hacer partícipe al espectador de sus confidencias y pensamientos más íntimos. Es un recurso que bien utilizado hubiera tenido su gracia, pero que aquí termina perdiendo el sentido a medida que avanza la trama.

Feminismo de revista

El gran problema de Fuimos canciones es su enfoque. En varias ocasiones, la voz en off de Maca nos dice aquello de «Si esto fuera una película romántica…», para luego buscar un giro que debería apostar por el realismo y alejarse de las convenciones fantasiosas del subgénero. Sin embargo, es todo lo contrario. Todas las decisiones de la película van enfocadas a mantener paso por paso los clichés del romanticismo edulcorado de los cuentos de hadas y su extrapolación al cine. El discurso feminista queda asfixiado y relegado a un desenlace que incluso se boicotea así mismo con el plano final. La historia de liberación, autoconocimiento y superación acaba siendo más un chiste que un verdadero posicionamiento reivindicativo. Que me parece muy bien, pero si no se intenta vender como otra cosa.

Me gusta mucho el título de Fuimos canciones porque refleja aquello de que tenemos una banda sonora propia para remarcar los momentos importantes de nuestras vidas. Aunque la película contiene una buena selección de temas musicales, tampoco veo reflejado eso en la trama más allá de utilizar el «Last Nite» de The Strokes como detonante traumático para Maca al recordar a Leo. Solo encuentro un momento donde la música adquiere la importancia que debería tener en una película con ese título. Es la escena de las tres amigas bailando y cantando la festiva canción «La revolución sexual» de La Casa Azul. Lástima que tal revolución se limite a unos consejos dignos de una columna del Cosmopolitan.

Ni siquiera la estupenda María Valverde es capaz de levantar la película, su vis cómica emerge de manera intermitente y no parece estar del todo cómoda en la piel de su personaje. Mucho mejor resueltas que las respectivas subtramas románticas están las escenas de las tres amigas juntas. Hay una buena química entre la Valverde, Elisabet Casanovas y Susana Abaitua, casi lo único a rescatar de esta mediocre comedia romántica que pretendía no serlo. Esta canción ya la he escuchado antes y cantada mucho mejor.


¿Qué te ha parecido la película?

2.1/5 - (10 votos)

Fuimos canciones

5

Puntuación

5.0/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: