Crítica de ‘Sevillanas de Brooklyn’: Quien baila su mal espanta

Las críticas de Daniel Farriol:
Sevillanas de Brooklyn

Sevillanas de Brooklyn es una comedia española dirigida por Vicente Villanueva (Señoras del (H)AMPA, Lo contrario al amor). El guion corre a cargo de Juan Apolo (Flipante Noa!, C.R.A.K.S.) y Nacho La Casa (productor de El Plan). La historia sigue a Ana, una joven sevillana que está harta de su familia y del conflictivo barrio en el que viven. Todo irá a peor cuando su madre, para evitar el desahucio, decide engañar a una agencia para acoger en su casa a Ariel Brooklyn, un estudiante afroamericano de familia adinerada, a cambio de 700 euros.

Está protagonizada por Carolina Yuste (Chavalas, El Cover), Sergio Momo (El vecino, Bienvenidos a Edén), Estefanía de los Santos (Jaulas, Ama), Manolo Solo (El buen patrón, Josefina), Canco Rodríguez (Operación Camarón, Cuerpo de Élite), María Alfonsa Rosso (La mancha negra, Antes de la quema), Adelfa Calvo y Andrea Haro. La película se presentó en la Sección Oficial del Festival de Málaga 2021. Se ha estrenado en cines comerciales de la mano de Filmax día 17 de Septiembre de 2021.

La picaresca española

Sevillanas de Brooklyn se estrenó en la Sección Oficial del Festival de Málaga con bastante éxito de público. El horrendo póster no auguraba demasiadas cosas buenas cuando me acerqué a verla, pero la verdad es que me encontré con una simpática y divertidísima comedia romántica de corte familiar que está llena de personajes entrañables y situaciones delirantes. Reconozco que me lo hizo pasar en grande. El director valenciano Vicente Villanueva sorprende con su puesta en escena sencilla, directa y efectiva de un milimétrico guion de comedia de enredos clásica que sabe hablar con distintas problemáticas sociales de actualidad desde un punto de vista bastante gamberro.

La trama tiene como protagonista a una peculiar familia de timadores, con abuela senil incluida, que recupera el espíritu de la picaresca y lo sainetesco de nuestra literatura clásica. Se moderniza y actualiza ese humor bufonesco para atraer también a las nuevas generaciones con una fórmula que recoge lo mejor del cine de Fernando Colomo o José María Forqué, constituyéndose como una de las comedias españolas del año.

La acción transcurre en Sevilla, en uno de sus barrios más humildes. Con multitud de facturas por pagar y al borde del desahucio, la «echá pa’lante» de Carmen urde un ingenioso plan junto a toda su familia para engañar a una agencia y recibir 700 euros que les saque del apuro. Solo tienen que hacerles creer que son una familia educada y adinerada que ofrece su casa para acoger a un rico estudiante norteamericano que viene a aprender el idioma. El problema es que ni saben inglés, ni tienen una casa lujosa, ni cumplen con ninguno de los otros requisitos necesarios para ser escogidos como la familia ideal de acogida…

¡Bienvenido, Mr. Brooklyn!

La hija mayor de la familia es Ana, una joven que acoge con recelo la loca idea de su madre. Su pasión es enseñar a bailar sevillanas a un grupo de niños. Cuando se instale en su casa el estudiante americano Ariel Brooklyn, este Marshall de nuestra era, enseguida surgirán los conflictos y enfrentamientos iniciales que irán dando paso a un acercamiento de posturas que involucrará entre ellos sentimientos inesperados. Y es que ya se sabe que el roce hace el cariño. El choque cultural y las diferencias de clase serán los ejes principales para potenciar el humor. La contraposición de los distintos modos de vida que pueden tener una familia sevillana del extrarradio y un afroamericano de la clase alta más elitista motivaran los típicos desencuentros y equívocos de esta screwball comedy que seguro encantará a toda la familia.

Se puede decir que el desarrollo de la historia es previsible y que muchos giros de guion se ven venir de lejos. Se tira de tópicos y estereotipos para caracterizar a los personajes, sin embargo, el libreto escrito por Juan Apolo y Nacho La Casa sabe lidiar con todo eso y salir adelante con solvencia gracias a unos diálogos ingeniosos y la inclusión de situaciones completamente hilarantes. Te reirás y emocionarás a partes iguales. Sevillanas de Brooklyn nos habla de la necesidad de aceptar nuestras diferencias y de valorar la autenticidad. No importa el color de la piel, la procedencia o el poder adquisitivo que uno tenga, lo que importa en las relaciones es la sinceridad, el amor verdadero y la fortaleza de los vínculos familiares.

Para que una comedia de estas características funcione es necesario contar con un gran reparto y aquí lo hay. Lo encabeza una grandiosa Estefanía de los Santos, pero no podemos olvidarnos del trabajo que hacen Sergio Momo, Manolo Solo o Andrea Haro y, claro, la fantástica Carolina Yuste que está en un momento dulce de su carrera y se ha convertido por méritos propios en una de las actrices jóvenes con un futuro más prometedor de nuestro país. Es injusto destacar a unos pocos porque cada miembro del cásting está perfectamente escogido y ajustado a su personaje. Si quieres pasar un buen rato, aquí tienes una de las comedias españolas más refrescantes de la temporada.


¿Qué te ha parecido la película?

4.5/5 - (2 votos)

Sevillanas de Brooklyn

6.8

Puntuación

6.8/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: