Crítica de ‘Bahía de invierno‘: Amores imposibles y problemas raciales

Las críticas de David Pérez «Davicine»:
Bahía de invierno

En Bahía de invierno, Elisabeth y John-John residen en la misma ciudad, pero viven en mundos distintos. ¿Podrá la pasión de un primer amor derribar las barreras sociales y culturales? Esta historia de un primer amor imposible, basada en la aclamada novela homónima de Mats Wahl, está dirigida por Alexis Almström y protagonizada por Elsa Öhrn, Mustapha Aarab, Jonay Pineda Skallak, Magnus Krepper, Loreen, Albin Grenholm, Simon Mezher, Elsa Bergström Terent, Josef Kadim y Yohannes Frezgi. La película se estrena en Netflix el 8 de septiembre de 2021.

Otra historia de amores imposibles

Bahía de invierno está ambientada en Estocolmo en 2021, y narra la historia de amor entre Elisabeth y John-John. Aunque los dos jóvenes han crecido en la misma ciudad, sus vidas no pueden ser más distintas: entre ellos existe un abismo económico, social y cultural. Pero todo cambia cuando coinciden en la misma clase del instituto.

Conocida como Vinterviken en sueco, estamos ante otra de esas películas para adolescentes, un género que da muy buenos resultados en Netflix, aunque su calidad no destaque por encima de la media. John-John, interpretado por el actor sueco-marroquí Mustapha Aarab, y Elisabeth, interpretada por la actriz sueca Elsa Öhrn, vienen de mundos diferentes, pero a pesar de todo ambos experimentan dificultades en su hogar. Esos problemas favorecen que la pareja se acerque, y es que estar juntos hace que se olviden de los problemas de sus vidas y de la difícil que es ser un adolescente.

La narrativa no sorprenderá a nadie, manteniendo la misma estructura que el clásico de Shakespeare, pero por el camino hay muchos detalles inconexos y cabos sueltos que no favorecen el resultado final. Como valor añadido a esta historia de amor imposible tenemos también un buen reflejo de los problemas raciales actuales, y la película muestra la realidad de una persona árabe en Estocolmo con una novia blanca, lo que preocupa al padre de la joven. El hecho de tocar la etnia favorece que la película se haga eco de la diversidad de Suecia.

Buena arranque pero nada nuevo

El arranque de la película consigue mantenernos atentos a todo lo que sucede, cómo se conoce la pareja y la forma de mostrarnos poco a poco los problemas que tienen cada uno de ellos en casa. Incluso la estética es capaz de captar nuestra atención, gracias a unos movimientos de cámara que por momentos idealizan la vida haciéndola más real y auténtica, todo ello con una buena partitura de fondo.

Al ritmo de la música de moda, Bahía de invierno tiene buenos montajes estéticos y un color atractivo, idóneoa para esta historia de amor pero, por desgracia, no han sido capaces de mantener nuestra atención, y no han pasado ni 30 minutos cuando ya tenemos claro todo lo que va a suceder, no teniendo la intención de realizar giro alguno que pueda provocarnos una sorpresa. Efectivamente es la misma historia vista miles de veces, sin aportar nada más que clichés, no siendo tan profunda como podría, intentando combinar un drama social con un romance juvenil, pero ponerle fin en hora y media provoca que no todo se desarrolle más complejamente.

Reparto fresco y joven

Elsa Öhrn, de 18 años, nacida y criada en la capital sueca, casi es una debutante en el mundo del séptimo arte tras haber cursado estudios de interpretación musical y asistir a un programa de teatro. Aún tiene una larga carrera por delante, pues seguro que esta película orientada a un público global ayuda a que tenga muchos más proyectos entre manos, y el trabajo sobrio que ha realizado en Bahía de invierno a buen seguro ayuda, con una actuación que permite al espectador que conecte con ella como una rebelde que solo quiere hacer algo por sí misma.

Ella es capaz de proyectar emociones que ayuden a comprender que se está enamorando de JJ, interpretado por Mustapha Aarab, de 17 años y originario de Agadir, aunque se mudó a Suecia hace unos años y debutó en la serie de televisión Beartown de HBO. Sorprende que parece tener aún más tablas de las que tiene delante de las cámaras, y la frescura de ambos actores sirve para ostrar la buena química entre ambos de forma mucho más realista.

Bahía de invierno es literalmente como cualquier otra película para adolescentes, en esta ocasión en Estocolmo, con el claro problema de lo difícil que es enamorarte de alguien tan diferente a ti en una sociedad que prejuzga muchos tipos de relaciones. Una temática muy manida pero que no pasa de moda, en la que tenemos amor, dolor y traición, pero con demasiados clichés como para que la recordemos por encima de otras, agradeciendo combinen con algo de drama social.


¿Qué te ha parecido la película?

4.3/5 - (14 votos)

Bahía de invierno

5

Puntuación

5.0/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: