Crítica de ‘Fast & Furious 9‘: Descontrolada, desternillante e interminable

Las críticas de Óscar M.:
Fast & Furious 9

Fast & Furious 9 vuelve a reunir a la “familia” con el regreso de las estrellas de la saga (Michelle Rodríguez, Tyrese Gibson, Chris “Ludacris” Bridges, Jordana Brewster, Nathalie Emmanuel y Sung Kang) e incorpora a John Cena como el villano de esta nueva entrega. Dom Toretto (Vin Diesel) deberá enfrentarse a su pasado si quiere salvar a aquellos que más quiere. El equipo se vuelve a reunir para impedir un complot a escala mundial, liderado por uno de los asesinos más peligrosos (Thue Ersted Rasmussen) y el mejor conductor al que se han enfrentado: el hermano desaparecido de Dom, Jakob (John Cena). Justin Lin vuelve a ocupar la silla del director, después de haber dirigido la tercera, cuarta, quinta y sexta entregas y haber convertido la saga en un fenómeno mundial. La película se estrena en cines de España el 2 de julio de 2021 de la mano de Universal Pictures.

Después de Fast & Furious 5 y la escasez de argumento en favor de la espectacularidad, de Fast & Furious 7 abusando, aunque con gran acierto, del esquema básico de la franquicia, o de Fast & Furious 8 abriendo un camino argumental que empezaba a ser excesivamente familiar y reiterativo para el espectador (puesto que se planificó como la primera parte de una trilogía), hemos llegado hasta Fast & Furious 9, algo que parecía, sinceramente, imposible hace cuatro películas.

Nadie hubiera apostado por ello hace veinte años cuando A todo gas (título original con el que se estrenó The Fast & the Furious en España) llegó a los cines en el año 2001 como una pequeña apuesta para satisfacer al público “bakala” o “choni”, a los amantes de los coches modificados y de la música hip-hop y reaggeton. La propia productora parecía cerrar la saga principal con A todo gas: Tokio race con un nuevo reparto, pero, en un inesperado giro, se recuperó a los actores originales para la cuarta parte y llegaron las secuelas cronometradas cada dos años.

Una película de transición

Después de ocho entregas (y una película derivada) es muy difícil que la novena parte ofrezca algo novedoso y tengo que confesar que me cuesta mucho entrar en este tipo de películas (como me pasa con las películas de Transformers), porque siempre intentan vender lo que no son, pretenden transmitir una profundidad, una grandilocuencia y una pretenciosidad que, en el fondo, no tienen, son puro entretenimiento y les cuesta mucho asumirlo, sobre todo a nivel dialéctico (en la séptima parte repetían constantemente la palabra familia y aquí la acompañan con el apellido Toretto, para que el espectador no se olvide de quién es el centro de la trama -conocen bien a su público-).

Hasta que la audiencia (y yo mismo) no sea capaz de desconectar mentalmente, quitarse el cinturón de seguridad de la realidad y dejarse llevar por las carreteras sin fin (y sin quitamiedos) del guión de los novatos (como guionistas en la saga) Justin Lin y Daniel Casey, no disfrutará al máximo de esta secuela. Lin y Casey se ponen por primera vez a escribir una aventura de Toretto y compañía y el resultado les ha quedado bastante irregular y con algunos socavones.

Puestos a ofrecer algo diferente (porque como novedad, derrapa) y dado el agotamiento argumental al que están llegando, los tres participantes del guión (también les ha ayudado Alfredo Botello, que fue compañero de Lin en Hollywood Adventures y Star Trek: Más allá) han decidido tirar de historia antigua, incluyendo unas forzadísimas y reiterativas analepsis (“flashbacks” para los angloparlantes) sobre la adolescencia del personaje de Toretto para introducir al personaje de John Cena (que viene a cubrir las férreas bajas faciales de Dwayne Johnson y Jason Statham) como nuevo enemigo. Si siguen incluyendo actores a este ritmo, necesitarán un desplegable para el póster de Fast 10.

La plantilla esquemática argumental de anteriores entregas la copian bien, pero el estancamiento central (cuando realizan la planificación y la organización de la misión) es más soporífero de lo habitual, hasta la aparición de Helen Mirren. La veterana actriz, al igual que Charlize Theron (quien, aunque tenga un corte de pelo poco favorecedor, siempre está deslumbrante), sabe a lo que viene a esta franquicia y la sola presencia de ambas en pantalla eleva la película, aumenta el disfrute, porque las vemos regodearse en sus personajes y pasárselo bien (no como Vin Diesel o Michelle Rodriguez, a quienes parece que cada vez les cuesta más justificar el cheque), y del grupo original sólo Nathalie Emmanuel y su aventura con el camión hace que soltemos unas carcajadas incontrolables.

Porque la saga Fast & Furious ya se ha saltado todas las reglas, las cinematográficas y las propias, ya han explorado y explotado todas las posibilidades, lo único que les faltaba era la última frontera y llega un momento en el que, hasta tiene sentido que lo hagan. Igual que lo tenía para la serie Agentes de S.H.I.E.L.D. (incluso en los propios diálogos bromeaban sobre ello), aunque no deje de ser absurdo y ridículo, pero ya todo da igual, llegados a ese punto hemos venido a disfrutar y da igual si en cualquier momento aparecen dinosaurios o se transforman en superguerreros.

Las bromas sobre la supervivencia de los protagonistas, sus falsos y constantes fallecimientos y resurrecciones, la resistencia sobrehumana que muestran tras sus accidentes y la heroicidad suprema no terminan de cuajar porque el resto de los personajes no continúan esos diálogos cómicos, pero ese intento de sentar las bases para algo posterior (aunque ya existían estos detalles -y eran apreciables- desde hace cuatro o cinco películas) dará que hablar.
 

La incapacidad para cerrar tramas

Aunque quizás lo más curioso es que la historia de Fast & Furious 9 se haya vuelto tan blanca e impoluta como la camiseta que luce Vin Diesel en toda la película. Sólo se mancha casi al final, al igual que su personaje. El nivel de familiaridad con el que se ha desteñido a la saga va a ser digno de estudio y análisis. Lo que empezó como una saga de tetas, culos, coches y música de discoteca ha pasado a ser la de una familia de amigos que hacen misiones peligrosísimas como si fueran espías secretos pero que siempre viajan en coches modificados de colores poco discretos, pero ya sin mancharse las manos, sin sangre, con calificación para todos los públicos.

Por otra parte, la secuela continúa arrastrando el lastre de la pérdida de Paul Walker (fallecido durante el rodaje de Fast & Furious 7) y no parece querer abandonarlo pronto. La recuperación del personaje de Jordana Brewster parecía poner punto y final a ese capítulo, pero los guionistas continúan hundiendo el dedo una y otra vez en esa herida. En esta ocasión, el daño que causa en el espectador refleja más la incapacidad de los productores y los guionistas para olvidar y seguir adelante que el intencionado homenaje, además de expresar con palabras e imágenes que esta novena parte no es, ni por asomo, la última de la saga.

Hay demasiados detalles en Fast & Furious 9 que dejan explícitamente claro que lo que estamos viendo en pantalla no es real para los personajes (desde hace varias secuelas), el nivel de realidad o fantasía de los acontecimientos lo descubriremos en la próxima entrega o en Fast 25, lo que decida la taquilla. Mientras tanto, disfrutemos de la destrucción masiva sin control, de los diálogos superlativos, de los reencuentros familiares y de las escenas imposibles como si estuviéramos colocados A todo gas (de la risa).

¿Qué te ha parecido la película?

Fast & furious 9

6

Puntuación

6.0/10

Un comentario en «Crítica de ‘Fast & Furious 9‘: Descontrolada, desternillante e interminable»

  • el 6 julio, 2021 a las 13:03
    Enlace permanente

    La saga es buena pero lo que la lanzó son la uno y la dos. Y tendría que volver. Carreras, adrenalina, la calle, coches de la calle, las qdds, etc. Esa es la realidad de la saga a todo gas.

    Respuesta

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: