‘Fast & furious 5’: Más espectacularidad con menos guión

Las críticas de Óscar M.: Fast & furious 5

Que una saga de películas llegue a la quinta parte ya es digno de elogio (sobre todo teniendo en cuenta lo limitado y vacío de sus guiones), que consiga volver a traer a parte de los actores originales (a pesar de su escaso talento interpretativo) también es destacable, pero que el resultado final sea una película en la que se cometen errores (de guión y de rodaje) de novato principiante no es tolerable.
Justin Lin (el flamante director de secuelas) retoma a los personajes principales de la saga Fast & furious (que desde la cuarta parte dejó de llamarse A todo gas, y cuyo título original es Fast Five), interpretados por Vin Diesel, Paul Walker y Jordana Brewster, y nos cuenta sus nuevas aventuras, ahora en Rio de Janeiro, a través de un guión de Chris Morgan (guionista de las partes 3 y 4 de la saga).

Fast & furious 5 no sólo es predecible, pretenciosa, absurda, irreal y fantasiosa, además tiene agujeros en el guión que convierte a los de la saga Crepúsculo en obras maestras; los malos menos malos se vuelven buenos, los malos malísimos son super-poderosos y super-resistentes a los golpes, disparos, accidentes y todo lo demás; los lacayos de los malos tienen muy mala puntería (siempre), mientras que los buenos tienen una puntería excelente y siempre se salvan sin el más mínimo rasguño (y ésto es extensible a sus coches, que, además de ser blindados, están entrenados para esquivar las balas).
Pero si con todo ésto no era suficiente, las escenas de acción (descaradamente promocionadas por ae performance) que rellenan el metraje de esta película están interrumpidas por escenas pseudo-melancólicas que, además de resultar aburridas y pretender enternecer al espectador (los malos son muy malos y los motivos de los buenos son los más legales) alargan en exceso el metraje para llegar a las dos horas. Y para ello han utilizado la deplorable técnica de incluir preguntas entre frases (¿qué?, ¿qué has dicho? o repite éso) y repetir la frase anterior, así consiguen alargar las escenas con un contenido mínimo.
La escenas de acción o persecución (que, básicamente, son la base de toda la trama) son tan fantásticas e irreales que cambian el género de la película, convirtiéndola en una de ciencia ficción. Los saltos, peleas, carreras y persecuciones están excelentemente montados y en pocas ocasiones pueden detectarse a los dobles (gracias a Universal y La escuela de especialistas de Ángel Plana sabemos cómo se hacen la mayoría de ellas), pero abusan en exceso de la espectacularidad y el oportunismo del último momento (en algunas caídas sólo falta saludar a la cámara), como el robo y la huida del tren o la persecución por los tejados de las favelas.

De hecho, es tan irreal que los planos finales creados por ordenador (que decoran los títulos de crédito finales) sólo se diferencian de las escenas de persecución de la película en la textura de los edificios, bien podrían haber hecho toda la película por ordenador (como Avatar) y se hubieran ahorrado decir en las entrevistas que las escenas son tan espectaculares porque fueron realizadas por especialistas (hubieran ahorrado mucho dinero en producción si accidentaran coches digitales).

El guión tiene tantos agujeros e incoherencias que parece hecho con la única finalidad de unir entre sí las diferentes escenas de acción que le han pasado por la imaginación de Justin Lin, Chris Morgan o alguno de los productores. Hay escenas sin resoluciones creíbles o sin terminar, explicaciones necesarias que se obvian de la forma más descarada, elipsis absurdas, reencuentros fantásticos (a pesar de que la policía y el cuerpo especial los persiguen siempre se reúnen en el mismo lugar), extras que pasan una y otra vez por detrás de los protagonistas (hasta cinco veces en la escena de la playa), cables que se cruzan y desenredan mágicamente sin ningún esfuerzo; más los ya clásicos personajes con super-resistencia a las caídas, a los golpes y a los accidentes.
Además, hay que sumarle el talento interpretativo de una piedra que tienen tanto Vin Diesel como Dwayne Johnson (por algo lo llaman ‘La roca’) que consiste en no mover ni un músculo ni hacer el mínimo gesto (Vin Diesel no es capaz ni de fingir lástima en una escena dramática) excepto para darse de puñetazos en una pelea del más puro estilo de lucha libre americana (otro ejemplo más de que pueden estamparse contra las paredes o las ventanas y no sufrir el más ínfimo daño o herida). Por su parte, Elsa Pataky tiene un gran entrenador vocal y su inglés es excelente, pero toda su interpretación se basa en poner “morritos” y entrecerrar los ojos, lo cual deja mucho que desear. En otro orden de cosas, Dwayne Johnson tiene que solucionar su problema glandular (porque es el único que suda, a chorros, durante toda la película).
La imagen que se transmite de Rio de Janeiro (con continuos planos desde El Cristo Redentor) es bastante realista y cruel a la vez, ya que muestra una ciudad pobre y sucia, pero que tiene acceso ilimitado a armas o que organiza carreras ilegales de coches inmaculados (en un intento de enlazar con la película original); además de la descarada moralina que pretende inculcar: los buenos viven en cochambrosas favelas, mientras los malos y poderosos en lujosas, impolutas y enormes edificaciones; y todo ello está salpicado con la típica música de la franquicia, mezcla de hip-hop y reaggeton, tanto de autores americanos como hispanoamericanos.
En definitiva, una continuación innecesaria y que no aporta nada destacable a la saga (según las notas de producción la película es una excusa para la escena de la caja fuerte, que se les ocurrió mientras rodaban la parte 4), hecha para los devotos seguidores de los musculosos Diesel y Johnson y que no acabará aquí, tras la primera parte de los créditos finales hay una escena que indica que ésto no ha terminado, aún hay más.

También te puede interesar

Un comentario sobre “‘Fast & furious 5’: Más espectacularidad con menos guión

  • el 25 abril, 2011 a las 6:55 pm
    Permalink

    Sabiendo ya lo que vas a ver, entretiene y no le ves fallos, al menos graves. Sobra decir que recaudará bastante. PS: hace unos días confirmaron la sexta entrega.

    Saludos

    Respuesta

Deja un comentario