Crítica de ‘Boda sin fin‘: Una comedia romántica atrapada en el tiempo

Las críticas de David Pérez “Davicine”:
Boda sin fin

La comedia romántica Boda sin fin, dirigida y escrita por la cineasta alemana Maggie Peren (El color del océano, Escolta especial), es una divertida mezcla entre Atrapado en el tiempo de Harold Ramis y La boda de mi mejor amigo de P.J.Hogan, protagonizada por los jóvenes Alicia Von Rittberg (Resistencia, corazones de acero), Tim Oliver Schultz (El club de las pulseras rojas), Edin Hasanovic (La profesora de piano), Samuel Schneider (Destino Marrakech) y Emilia Schüle (La Fábrica de sueños). La película llega a los cines de España el 7 de mayo de la mano de Alfa Pictures.

Comedia romántica con toque fantástico

La película nos presenta a Zazie, quien comparte piso con el mujeriego Patrick y su fiel y dulce amigo Anton. Los tres son completamente incapaces de tener una relación. ¿Cómo encontrar el amor verdadero? Cuando Philipp, el mejor amigo de Zazie desde la infancia, le envía una invitación a su boda, se queda atascada en el buzón durante meses.

Zazie finalmente recibe la invitación y se sorprende al descubrir que la boda de Philipp está planeada para el día siguiente y que quiere casarse con la engreída y viciosa Franziska. Pero Zazie piensa que Franziska es definitivamente la chica equivocada para Philipp, así que decide hacer todo lo posible para salvarle antes que cometa el mayor error de su vida.

Con esta premisa estamos ante una comedia romántica al uso, la clásica película que podría verse un fin de semana por la tarde en cualquier canal en abierto, pero afortunadamente su directora y guionista deparaba para nosotros, y por tanto para su protagonista, un giro (o más de uno) inesperado para convertirla en una versión moderna y romántica de Atrapado en el tiempo.

Reiniciando el día

¿Cuántas veces hemos deseado volver a empezar un día para deshacer algún error o intentar algo distinto con tal de cambiar el resultado de nuestras acciones? Desde que vimos la película protagonizada por Bill Murray somos muchos los que nos hemos imaginado que eso podría hacerse, y de la misma forma no son pocos los guionistas que se las han ingeniado para dar una vuelta de tuerca a este tipo de historia.

No hace falta irse muy lejos para ver películas que han tomado esa idea como base para su historia. El terror ha usado el concepto del día en bucle en Feliz día de tu muerte con bastante acierto, en la que una joven revive el mismo día de su muerte desde primera hora de la mañana, una y otra vez, sin lograr averiguar quién la asesina todos los días. Más recientemente hemos disfrutado con Palm Springs, una divertida e insólita comedia con dos protagonistas con un humor y química excepcional en la que también había una boda por medio.

A pesar de los ingredientes conocidos, no hay que tener una actitud negativa hacia esta película por el mero hecho de existir un clásico como Atrapado en el tiempo, lo que no sería hacer justicia con Boda sin fin, la cual funciona a la perfección como fusión de dos géneros, teniendo un toque refrescante al ser la catástrofe a evitar la boda de su amigo, lo que va en contra de muchas comedias románticas.

Boda sin fin quizás no tenga el humor ácido de Palm Springs, pero sabe usar muy bien sus cartas, ofreciendo una comedia blanca, con el claro y único objetivo de entretenernos, con unos protagonistas capaces de empatizar muy bien con el público millennial, pero también alegrar a los espectadores que adoran una buena comedia romántica como La boda de mi mejor amigo.

El amor como eje de la historia

En este día que nunca deja de repetirse, Zazie insiste en prevenir la desgracia a la que se enfrenta su amigo Philipp, y una y otra vez intenta evitar esa boda, surgiendo en su cabeza universos paralelos con todas las alternativas posibles. Con cada nuevo (y repetido) día ella va descubriendo sus opciones, va viendo la luz hacia donde debe dirigir sus decisiones, pero también se incluyen personajes que van cogiendo más protagonismo. Curiosamente, aunque las perspectivas cambian al ir viéndose las debilidades y puntos fuertes de cada uno, el amor es el objetivo final de casi todos, aunque pueda parecer lo contrario.

Aunque se trate de una comedia, el personaje principal evoluciona a lo largo de la historia, y va dotando a la película de la suficiente profundidad como para tener una moraleja sobre el amor y la amistad mientras disfrutamos con las inverosímiles situaciones a las que se expone Zazie. La boda suele ser el objetivo a conseguir en este género, por lo que ver cómo la idea de un matrimonio para toda la vida es un infierno que debe evitarse es el toque de distinción que deja patente desde el principio la directora y guionista Maggie Peren.

No hay comedia romántica sin clichés

Por mucho que Zazie no quiera ver a su amigo casado, en este género la protagonista debe ser agradable, y Alicia von Rittberg encarna con encanto a una joven desordenada pero bien intencionada, totalmente opuesta a la futura esposa interpretada por Emilia Schüle, que esconde una bestia mentirosa y manipuladora tras una máscara de simpatía. Pero como no todo es tan sencillo, no todo es blanco o negro, se guardan suficientes giros para que a pesar de saber lo que puede suceder, sigan sorprendiéndonos.

Por mucho que quieran sorprender, es difícil hacer una comedia romántica sin ciertos clichés, los cuales permiten a los espectadores que tengamos algunos déjà-vus de otras comedias del estilo, pero forman parte de la gracia de la película y saben cómo exprimirlos, sobre todo cuando nunca acaba idealizando el amor y las relaciones.

Boda sin fin es, sin duda, una comedia entretenida y con mucho encanto, un soplo de aire fresco entre tanta comedia romántica, a la que le sienta de maravilla el toque de ciencia ficción (o fantasía, como prefiráis), siendo capaz de sacar más de una sonrisa hasta al espectador más experto en este género.


¿Qué te ha parecido la película?

Boda sin fin

6.5

Puntuación

6.5/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: