Crítica de ‘The Minister’: Un político distinto y carismático

Las críticas de David Pérez “Davicine”:
The Minister

The Minister (título original Ráðherrann) es un drama político islandés que explora la política desde una perspectiva diferente y audaz, nominada a mejor serie en los Venice TV Awards 2020 y mejor ficción televisiva en los Prix Europa 2020. El carismático Ólafur Darri Ólafsson (Animales fantásticos: Los crímenes de Grindelwald, True Dective) da vida al populista Benedikt Ríkhardsson, recién elegido presidente del Partido de la Independencia que forma una alianza con los socialdemócratas para las próximas elecciones. Nanna Kristín Magnúsdóttir y Arnór Pálmi Arnarson dirigen esta serie que cuenta también en su reparto con Anita Briem, Þuríður Blær Jóhannsdóttir, Logi Hrafn Jónsson, Gunnar Bersi Björnsson, Tinna Hrafnsdóttir, Ragnar Jónsson y Thor Kristjansson. La serie se estrena en AMC el lunes 8 de marzo de 2021, y para la realización de esta reseña se han visionado los cuatro primeros capítulos.

Un líder político distinto y carismático

Popular, poderoso y fuera de control, Benedikt Ríkhardsson es calificado de radical poco ortodoxo y se llama a sí mismo un ciudadano honesto de Islandia. Según él, no está interesado en el poder y quiere escuchar a la gente para cambiar y mejorar el país. ¿Quién mejor para ser la voz de la nación? Sin embargo, su pérdida de contacto con la realidad pondrá en peligro a su familia y a Islandia. Benedikt no está interesado en el poder; quiere escuchar a la gente, cambiar el país y mejorarlo. ¿Radical o justo? Una cosa es segura, será un líder como ninguno que hayamos visto antes.

Ahora bien, ¿estamos ante un visionario o un ingenuo? Esa es la pregunta que sirve de base para esta serie en la que su protagonista, como el presidente de El ala oeste de la Casa Blanca, Jed Bartlet (Martin Sheen), es un presidente innovador ideal adorado por el pueblo. Bartlet era un erudito religioso,  exitoso economista, con un Master y un Doctorado en economía y un Premio Nobel en economía, que incluso hablaba latín. Por su parte, Benedikt es también excepcional, habiendo estudiado teología, conocedor de la historia de su país, y con gran talento para la música y la poesía.

Pero ahí no quedan las similitudes entre dos personajes de series tan dispares y personas de nacionalidades tan distintas, pues ambos ocultan secretos relacionados con la salud, y también tienen a su lado mujeres que apoyan sus carreras y tienen su independencia. Steinunn, interpretada por Anita Briem, es la hija de una familia adinerada, propietaria de un periódico, de gran belleza y coherente con sus pensamientos aunque ello haga que no tenga cerca a su padre.

Por otro lado, Benedikt no es tan cuidadoso como Bartlet, siendo excesivamente impulsivo e infantil, respondiendo de forma poco reflexiva ante situaciones que quizá debieran tener respuestas más sopesadas. Y esa impulsividad es lo que realmente genera que estemos ante una serie distinta, con un personaje atípico, pero cuyo carisma nos engancha y queremos saber más de la política de un país tan lejano como Islandia.

Política, medios de comunicación y familia

Ólafur Darri Ólafsson ha encontrado un personaje a su medida en The Minister, en la que gracias al realismo de la serie podemos ver perfectamente a este personaje como alguien natural y cercano, capaz de hacer política con el apoyo de su pueblo -que no tanto de su partido-, pero también resulta convincente según crece su paranoia hasta puntos escalofriantes pero que no anulan la imagen agradable que tenemos de él.

Pero la serie no solo se centra en la parte humana de sus políticos, sino que también se molesta en reflejar cómo funciona la política del país así como la influencia de los medios de comunicación en la misma, algo que también han tocado algunas series estadounidenses. Y es que The Minister nos plantea en más de una ocasión si es más poderosa la política o los medios de comunicación, incluso acercando la política a las redes socales y como puede afectar si se deja en manos de la mayoría la toma de decisiones.

De hecho, este dilema surge desde la propia base de la serie, pues Benedikt y su esposa Steinunn son un matrimonio perfecto en el que ella, propietaria de un periódico, influye-y mucho- en la toma de decisiones de su marido. De la misma forma, durante la serie vamos viendo relaciones “parecidas” entre otros puestos del Gobierno y reporteros que pueden buscar algo más que amistad y confianza mientras vemos cómo podrán obtener información complicada de conseguir por otras vías.

La complicada relación entre los medios de comunicación y los políticos podría ser lo que más atraiga al espectador, pero también, de forma paralela, dejan ver la influencia de los miembros de la familia y cómo pueden afectar a la forma de hacer política en el país. Como ejemplo, el padre de Steinunn está involucrado en política, mientras que el padre de Benedikt trabaja para la iglesia, buscando cada uno su propio beneficio a partir de su relación familiar con el Primer Ministro.

No hace falta saber de política en general, ni de la política islandesa en particular, para disfrutar de este thriller político apasionante con la esencia de los mejores dramas, que ayuda a abordar temas políticos que no solo son populares en Islandia sino que puedan trasladarse a otras partes del mundo. The Minister ha encontrado en el encanto de Ólafsson el reclamo principal para que no queramos dejar de ver sus episodios, y nos demuestra que no todas las cosas en política se pueden sacar adelante fácilmente.


Episodios

La primera temporada de la serie The Minister está compuesta de 8 episodios de entre 48-56 minutos cada uno

¿Qué te ha parecido la serie?

The Minister

8

Puntuación

8.0/10

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: