Crítica de ‘The One’: Una prueba de ADN para encontrar la pareja perfecta

Las críticas de Daniel Farriol:
The One
 
The One es una serie británica creada por Howard Overman (Misfits, Atlantis, Future Man) que también escribe los guiones adaptando la novela “Eres tú” de John Marrs. Está compuesta de 8 capítulos de entre 39 y 44 minutos cada uno, dirigidos por Jeremy Lovering (In Fear, Sherlock: El coche funerario vacío), Catherine Morshead (Resistance, Ashes to Ashes) y Brady Hood (El detective Endeavour). Se recrea un futuro inmediato donde una prueba de ADN rápida puede servir para encontrar a tu pareja perfecta. La empresa The One, fundada por Rebecca Webb, sirve para encontrar el amor verdadero, pero también está motivando gran cantidad de divorcios. La aparición de un cadáver y muchos interrogantes abiertos en la gestación de la empresa ponen en alerta a la agente de policía Kate Saunders que se convertirá en un incordio para la empresaria.
 
Está protagonizada por Hannah Ware (Betrayal, The Angel), Zoe Tapper (Liar, The Good Traitor), Lois Chimimba (Trust Me), Eric Kofi-Abrefa, Dimitri Leonidas, Diarmaid Murtagh, Jana Pérez, Stephen Campbell Moore, Gregg Chillin, Albano Jerónimo, Pallavi Sharda, Amir El-Masry, Simone Kirby, Wilf Scolding, Eduardo Lloveras, Miguel Amorim, Paula Muñoz, Olivia Chenery y Carlos Kaniowsky. La serie está distribuida en España por Netflix desde el día 12 de Marzo de 2021.
 

Amor y ciencia en ‘The One’

¿Existe la pareja perfecta? ¿Es la persona que tienes a tu lado la más compatible contigo de entre todas las personas del mundo? ¿El amor dura para siempre? Todas esas cuestiones se podrían contestar desde la idealización romántica o desde la racionalidad, probablemente con respuestas bastante dispares en ambos casos. Porque la verdadera pregunta es, ¿cuánto hay de amor en nuestras relaciones y cuánto de necesidad de ser amados y/o miedo a la soledad? Netflix trae a nuestras pantallas esta serie británica titulada The One que ahonda sobre esas cuestiones y promete ser un nuevo éxito de la plataforma.
 
El argumento nos sitúa en una distopía ambientada en el presente. Una empresa de investigación científica ha descubierto cómo encontrar, a través de una sencilla prueba de ADN, quién es tu pareja genéticamente perfecta de entre los millones de habitantes que hay en la Tierra. La curiosidad de muchos usuarios en hacerse la prueba y la comprobación de que su funcionamiento es real, propicia una cadena imparable de rupturas y divorcios de parejas aparentemente sólidas, algo a lo quieren poner freno las autoridades políticas y los estamentos religiosos. La serie basa el amor en el flechazo. Basta una sola mirada a nuestro match (que es la forma en que se denomina el emparejamiento) para saber que hay algo especial con esa persona que nunca habrás sentido por nadie más. El problema es que esas personas vienen con un pasado que no conocemos y muchos secretos inconfesables. 
 

La eterna búsqueda de nuestra alma gemela

No es la primera vez que en la ficción se aborda una historia donde la ciencia nos insta a encontrar nuestra media naranja perfecta. Tenemos ejemplos recientes como la serie Soulmates (2020), en la que se plantea un futuro a corto plazo donde también es posible encontrar a tu alma gemela a través de una prueba, eso sí, con resultados no siempre satisfactorios. En la comedia romántica japonesa, Love Alarm (2019), hay una app de móvil que te avisa cuándo te encuentras cerca de alguien a quien le gustas. En la extraordinaria Gattaca (1997) se planteaba un futuro en el que se tenían hijos perfectos y “a la carta” con la ayuda de la ingeniería genética, al mismo tiempo que para emparejarte con alguien era imprescindible someterte a un examen de ADN que descartara enfermedades o dolencias futuras.
 
Pero, posiblemente, la propuesta más radical y crítica con la búsqueda del amor perfecto es el episodio Hang the DJ de la serie Black Mirror creada por Charlie Brooker, donde otra aplicación de móvil te emparejaba con desconocidos por un tiempo limitado y de forma obligatoria, ya fuera una hora o 10 años. En general, todas estas distopías y acercamientos al amor desde la tecnología tienen una moraleja que habla sobre lo incontrolable que resulta el amor desde la ciencia. En The One se da una nueva vuelta de tuerca al asunto, sin profundizar demasiado, dicho sea de paso.
 

¿Qué encontraremos en la serie ‘The One’?

The One es principalmente un thriller con varias historias cruzadas y muchos secretos por descubrir. No esperes encontrarte una serie centrada en la ciencia-ficción ni tampoco en el aspecto romántico. La protagonista es Rebecca Webb, creadora de la empresa que puede emparejarte a través del ADN. Es una mujer manipuladora y maquiavélica que bajo su apariencia de empresaria de éxito, esconde un pasado oscuro relacionado con la creación de The One. Será capaz de cualquier cosa por mantener a salvo sus secretos y el liderazgo de una empresa donde empieza a ser discutido su liderazgo. Es un personaje muy potente interpretado de forma espléndida por la actriz Hannah Ware. Su caracterización incorpora desde una masculina forma de vestir que no le hace perder ni un ápice de feminidad, hasta una calculada manera de expresar su egoísmo interior con inteligencia y calma. Es posible que empatices más con su ambigüedad moral que con la antagonista que representa a la ley y la justicia.

Kate Saunders, interpretada por Zoë Tapper, es la detective de la policía que investiga la aparición de un cadáver relacionado con el pasado de Rebecca. Se obsesionará de tal manera con descubrir la verdad que se volverá un poco acosadora. Es capaz de aparecer en un funeral para hacer un interrogatorio y lanzar amenazas poco ortodoxas para el cargo que desempeña. Es otro personaje de mujer fuerte y decidida bien caracterizado. Su única debilidad será Sophia, la chica que curiosamente ha conocido a través de la aplicación de emparejamientos creada por su rival. El duelo entre ambas mujeres será el eje central que mueve todos los episodios y el buen trabajo de ambas actrices hace que se sostenga muy bien esa constante confrontación dialéctica. En definitiva, son dos caras de una misma moneda que, por circunstancias, se encuentran a un lado u otro de la ley.

Un triángulo sentimental

Entre los demás personajes y tramas secundarias de The One, destaca el triángulo sentimental que se formará entre Hannah, Mark y Megan. Los dos primeros están casados entre sí, pero todo se complica cuando las inseguridades de Hannah le llevan a descubrir quién sería la pareja ideal de su marido, para lo que decide hacerle la prueba de ADN en secreto. La idea (loca) inicial de Hannah es hacerse amiga de Megan (el match de Mark según la app de emparejamientos). Lo que de verdad quiere saber es que cosas de la chica puede aplicar a su vida para mantener enamorado a su marido. 

Lo inevitable sucederá y no conseguirá que el azar haga que ambos acaben conociéndose. Se forma, entonces, un triángulo lleno de recovecos emocionales al más puro estilo de Detrás de sus ojos, pero quitando los viajes astrales. Los tres intérpretes que ponen rostro a los vértices del triángulo son Lois Chimimba, Eric Kofi-Abrefa y Pallavi Sharda. Es curioso como la primera consigue hacer encantador a un personaje que en la vida real sería absolutamente insoportable y tóxico. Acaba siendo uno de los hallazgos de la serie y en su subtrama se deslizan algunos momentos divertidos dentro del contexto dramático general.

Una producción cuidada y elegante

En The One hay muchas más historias y personajes, pero os dejaré que los descubráis vosotros mismos. A los españoles nos puede sorprender la aparición de Tenerife como uno de los escenarios, así como algunos personajes/actores españoles entre las diversas tramas, aunque he de reconocer que hay un par de cosillas que me han rechinado bastante. La mayoría de subtramas tienen un halo de misterio que impregnan la serie con un suspense dramático que será la característica principal para engancharnos a los capítulos. Siempre terminan con un cliffhanger que provoca adicción en su visionado. 

En el aspecto formal, The One está cuidada al detalle. Se cuenta con buenos cinematógrafos como Ruairi O’Brien (Sea Fever. Contagio en Alta Mar, La caza) y el diseño de producción consigue un acabado más que elegante. Es cierto que las tramas criminales y empresariales son bastante convencionales, pero igualmente están bien llevadas para que no perdamos el interés. El desenlace del último capítulo parece indicar la posibilidad de una segunda temporada. No es que no tenga un final, pero sí que quedan algunas cuestiones en el aire sobre las que se podría profundizar en el futuro. El duelo entre Rebecca y Kate tiene suficiente fuerza para seguir dando guerra. Veremos que sucede. 

Listado de episodios

La primera temporada de The One está compuesta por 8 episodios de entre 39 y 44 minutos cada uno.

 

¿Qué te ha parecido la serie?

The One

7

Puntuación

7.0/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: