Crítica de ‘Contagio en alta mar (Sea Fever)’: La cosa del agua

Las críticas de Daniel Farriol:
Contagio en alta mar (Sea Fever)
 

Contagio en alta mar es una película de terror irlandesa escrita y dirigida por Neasa Hardiman (Jessica Jones, Con ella empezó todo). Narra la historia de la tripulación de un barco pesquero que queda atrapado en mitad del océano por un extraño ente marino parasitario. Está protagonizada por Hermione Corfield (Rust Creek, Las reglas del Slaughterhouse), Connie Nielsen (Wonder Woman, La Herencia), Dougray Scott (Batwoman, La Mujer de Blanco), Olwen Fouere, Jack Hickey y Ardalan Esmaili. Tras su paso por el Festival de Sitges 2020, se ha estrenado comercialmente en España el día 27 de Noviembre de 2020, distribuida por A Contracorriente Films.

La Cosa del Mar

Contagio en alta mar nos propone un filme de terror donde prima más el suspense psicológico que los jump scares. Sin ser extremadamente original, sí que consigue atrapar nuestra atención gracias a su inteligente y efectiva dosificación de los elementos que integran esta aventura marina. La presentación inicial de personajes es escueta y enseguida nos meten en harina. La historia guarda algunas similitudes tanto con Alien, el Octavo Pasajero (Ridley Scott, 1979) como con La Cosa (John Carpenter, 1982), especialmente con ésta segunda trasladando la acción al interior de un barco pesquero.

Con referentes cinematográficos tan inmensos es fácil entender que Contagio en alta mar no esté a su altura, lo que no quiere decir para nada que estemos ante una película fallida o desdeñable. Durante su primera mitad, el barco manejado por la irlandesa Neasa Hardiman navegará por aguas bastante tranquilas. Esos minutos nos sirven para conocer un poco a los integrantes de la tripulación, en general, personajes dibujados con brocha gorda y bastante poca profundidad psicológica. Por suerte, el personaje central de Siobhan interpretado por una estupenda Hermione Corfield resulta mucho más interesante. Se trata de una estudiante de biología con problemas de adaptación social que se sube al barco para estudiar el comportamiento de las especies marinas. No imagina lo que se va a encontrar.

Un parásito desconocido con similitudes a la Covid-19

En ese inicio de Contagio en alta mar también se esbozará un sugerente trasfondo de superstición y leyendas arraigado a la gente de mar. La bióloga es pelirroja, lo que trae mala suerte y mala pesca. Mientras que el personaje de Freya, interpretado por Connie Nielsen en un rol pensado inicialmente para Toni Collette, introduce un elemento dramático nuevo que tiene que ver con la pérdida, para lo que se utiliza una leyenda gaélica sobre Niamh Chinn Óir. Tras esa introducción, la cosa se vuelve mucho más claustrofóbica y asfixiante. El barco quedará varado y atrapado por un ente marino desconocido de carácter parasitario. Poco a poco, se hará más presente en el barco y acabará afectando irremediablemente a la tripulación.

Durante la parte final de la película se puede trazar una analogía bastante terrorífica con la situación actual derivada por la pandemia del Coronavirus. El patógeno de origen desconocido, una especie de medusa viscosa, infectará a los marineros a través del agua y los supervivientes buscarán a contrarreloj una manera de llegar a tierra sin contagiarse para evitar que la enfermedad se extienda más allá del barco. El posicionamiento de cada personaje muestra los distintos comportamientos sociales que estamos viendo a nuestro alrededor, desde la persona preocupada por evitar un contagio masivo hasta la que quiere salvarse poniendo en riesgo a toda la humanidad.

Una directora debutante que promete

El gran problema que tiene Contagio en alta mar es un guion lleno de personajes estúpidos realizando cosas estúpidas. La mayoría de muertes y desgracias que les suceden son por su propia inconsciencia y, a veces, resulta complicado identificarse con algunos de ellos. Tan solo parecen tener un mínimo de sesera la joven bióloga y Omid, el ingeniero del barco interpretado por el iraní Ardalan Esmaili. Aunque incluso algunas de sus ideas para liberarse del ente parasitario son de lo más descabelladas (como el momento de la electrocución del barco). 

Quitando la poca verosimilitud de algunas acciones, la debutante en el largometraje de ficción Neasa Hardiman se muestra como una directora con buen manejo de los espacios reducidos y capaz de generar un adecuado suspense. Algunas de sus decisiones en la puesta en escena y su buen gusto en el tratamiento de la imagen, hacen presagiar una carrera prometedora. Los que se acerquen a Contagio en alta mar con la intención de pasar miedo, tal vez, salgan decepcionados de la sala. La película tiene pocas escenas de terror puro y aboga más por un ritmo sostenido con el que se construye la tensión dramática. Si te dejas llevar por la corriente y consigues evitar las comparaciones con sus referentes, podrás disfrutarla y sufrirla a gusto. 


¿Qué te ha parecido la película?  

4.2/5 - (4 votos)

Contagio en alta mar (Sea Fever)

7

Puntuación

7.0/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: